Después de treinta y cinco años años de camino como docente , llegó el día de decir adiós.

En este día se atropellan los recuerdos, las experiencias, los rostros de muchos alumnos y de compañeros de profesión. Sería injusto señalar a unos y obviar a otros.

Un alumno no es un nombre.
Un alumno no es un número de lista, por cierto, recuerdo que yo era el 9, el 10 o el 11, no es un expediente personal, no es un preinforme ni un informe educativo o psicopedagógico, no es una página en blanco ni un depósito de conocimientos.

Un alumno no es una calificación numérica ni las iniciales de una siglas (PA o NM). No es un código en una base de datos.

Un alumno no es alguien a quien se entretiene durante unos años con actividades y discursos.

Un alumno es una historia que tiene un pasado, un presente y, sobretodo, un futuro, es una oportunidad viva repleta de ilusión, es un reto diario.

Es pensamiento, contradicción y creatividad, es pregunta y respuestas, es un apasionante problema y una maravillosa solución. Una incógnita, una “x”, una “y” o una “z”, que solo él tiene que despejar.

Un alumno fue, es y será único e irrepetible.

Los profesores tenemos la gran dicha de mirarnos en el espejo de cada uno de nuestros alumnos.

Me despido después de treinta y cinco años de todos y de cada uno de ustedes, pero siempre estaré, y siempre me encontrarán, con los brazos abiertos.

Hoy ha sido mi último día como profesor, porque lo de maestro son palabras mayores, por ello quiero agradecer a mis alumnos y alumnas, a sus familias y a tantos compañeros y compañeras que han facilitado mi trabajo, haciéndome disfrutar de esta profesión durante estos años.

Agradecer de corazón a todos aquellos compañeros y compañeras que han hecho más fácil el ejercicio de mis funciones y, lo más importante, que han contribuido al éxito académico y personal de mis alumnos, con algunos ha sido la oportunidad de cultivar la cercanía, la amistad y , con algún otro casi familiaridad. Espero y deseo seguir cultivando esos lazos que, sin duda, seguiremos celebrando más allá de la condición laboral de cada uno.

Por último, y no por ello menos importante, agradecer a don José Luis, mi primer maestro en la escuela de Bañaderos, siempre ha sido mi referente profesional.
Agradecer a mi madre el sacrificio que hizo para que yo pudiese estudiar esta profesión, y a mi familia, a mi mujer y a mi hijo, con ellos he compartido las alegrías y los logros, ellos han sido mi consuelo y apoyo en los días complicados.

Afortunadamente, tendré historias que contar con un mismo final: “la vida no sirve si no se sirve”.

Se me queda corto el gracias.

Fd.- Manuel García Morales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Somos un magazín ubicado en el noroeste de Gran Canaria, informamos de las noticias del Norte y también de las noticias más relevantes de la Peninsula y fuera.

© 2008 Reservado Todos Los Derechos.