Con la compañía del leve canto de los pájaros, la brisa de la primavera que predecía al caluroso verano, al borde del alto acantilado, se hallaban sentados una pareja disfrutando de un amor recién inaugurado, el río daba paso a la caída del agua en forma de cascada, que acababa en forma de densa llovizna en el lago de los enamorados, el cual reflejaba un firmamento de luces brillantes iluminando las siluetas de nuestros protagonistas.

Bajo la tranquilidad de una noche de melodías de sonido sosegado, se procesaban palabras de afecto y besos cálidos, haciendo de aquella noche, el comienzo de un futuro unidos en el camino de los hallazgos.

Ante las estrellas fugaces no fue necesario pedir deseos de mañanas más prósperas, solo se anclaron al presente y al momento en el que vivían atados, disfrutando de cada canto, cada brisa, del fluir de aguas cristalinas y de cada beso que rozaron sus labios.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Somos un magazín ubicado en el noroeste de Gran Canaria, informamos de las noticias del Norte y también de las noticias más relevantes de la Peninsula y fuera.

© 2008 Reservado Todos Los Derechos.