La soledad aprieta los sentidos

inunda los instantes de tristezas

sin encontrar en ello las bellezas

de recuerdos veloces ya vividos.

 

La soledad nos deja muy abatidos

a menos que elijamos sus lindezas

de forma ya consciente, gentilezas

donde pocos se ven reconocidos.

 

Esa cama vacía se hace un mundo

donde tú ya no quieres  transitar,

ni parar un instante, ni un segundo

 

entre sábanas frías,  ni recordar

que antaño fuiste amor, deseo rotundo

de en una misma barca  navegar.

 

Inma Flores ©

 

 

 

Dejar respuesta

Por favor entre su comentario!
Please enter your name here