Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10

Gastamos nuestro tiempo en indagar, en buscar la forma de llenar nuestros vacíos esos espacios que nos pertenecen y que nos enseñan a crecer interiormente sin darnos cuenta.

Sumamos y sumamos a lo largo de nuestros días infinidad de sensaciones y emociones dando paso a actitudes difíciles de definir.

No nos damos cuenta que éste es el momento perfecto.

Un presente que no apreciamos pensando en el después, una sensación cómplice del miedo que no nos deja ver el “aquí y ahora”. Nuestro día a día está cargado de actividades humildes nada trascendentales pero que muchas veces se convierten en experiencias excepcionales porque les otorgamos un valor, una emoción.

Solemos mirar al futuro con la posibilidad de que sea mejor sin darnos cuenta que nuestro mejor momento es ahora.




Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.