AVE MARÍA (*)

Por Felipe Fuentes García

Un peplo quiebra el aire. Se diría
que es un ave la música que canta
henchida de la noche y se levanta,
tenue cristal en trizas todavía.

El olifante suena. En la abadía
del alma duelen ecos de taranta.
Íntima el aria ahíla y agiganta
un ruego sacro en el violín del día.

Hiere el alba canora. Vuela –pura
en claridad– la voz y paraliza
todo rumor por si al silencio ofende.

Del pecho sangra miel la arboladura.
¡Oh pájaro sonoro, cauteriza
el corazón y mi latir suspende!.
_______
(*) Sobre la “Tercera canción de Ellen”,
“lied” de F. Schubert.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor entre su nombre aquí

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.