Un peplo quiebra el aire. Se diría
que es un ave la música que canta
henchida de la noche y se levanta,
tenue cristal en trizas todavía.
El olifante suena. En la abadía
del alma duelen ecos de taranta.
Íntima el aria ahíla y agiganta
un ruego sacro en el violín del día.
Hiere el alba canora. Vuela –pura
en claridad– la voz y paraliza
todo rumor por si al silencio ofende.
Del pecho sangra miel la arboladura.
¡Oh pájaro sonoro, cauteriza
el corazón y mi latir suspende!.
_______
(*) Sobre la “Tercera canción de Ellen”,
“lied” de F. Schubert.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Somos un magazín ubicado en el noroeste de Gran Canaria, informamos de las noticias del Norte y también de las noticias más relevantes de la Peninsula y fuera.

© 2008 Reservado Todos Los Derechos.