Venid,
romped el vuelo, alzaos a esta lumbre,
bebed la claridad recién vertida,
deslizaos, alacres, por los tendidos toboganes
desde las altas cúpulas donde el sol se serena;
percibid las alondras incendiadas
de los aromos del Naciente,
sobrevolad la blancura de los pórticos
que anuncian la ardentía de la calma,
tendeos en sus lienzos de luminosidad:
mirad cómo se tornan los colores
en pura transparencia, y cómo luego
la transparencia ensambla lentamente
los tonos imposibles del azul;
tened, tentad
la delicada refulgencia de la música
que los acordes núbiles
propagan por los linos de la luz; balanceaos
en los oros que penden de los pretiles de la altura;
saboread el polen que desciende en finísima lluvia
y que alimenta como un manjar de soplo el alma;
bogad, uncid la gran ola celeste
meceos en su valle y ascended hasta el vértice
en que el fulgor se engendra; abandonaos,
abríos –aves ya de plenitud, alas de un himno–
al canto que armoniza todo impulso
y arded en la explosión de luminarias;
sentid, eterna, la dádiva del lapso,
su purificación, volad entre las llamas,
pavesas de este fuego sin ceniza,
quemaos, ascuas inmortales de la fulguración,
vivid.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10




Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *