En homenaje a los que hacen las Fiestas de La Naval, en recuerdo de lo que aquí ocurrió a fines del XVI.

Castillo de piedra y sal,
de charca y brisa marina.

Muros de sangre y de fuego
defendieron nuestra isla.

A la Virgen prestó nombre,
los canarios su presteza,
y sus muros vigilaban
fúnebres barcos de guerra.

Moros agrestes, fornidos;
holandeses de fiereza,
piratas que acechan oros
y corsarios de Inglaterra.

Cuando cesaron batallas
llegaron Alcaides regios,
serios frailes dominicos,
algaradas y festejos.

En el Castillo mudó
el retumbar de cañones
por tambores de fueguistas
y tracas de voladores.

Castillo de Luz vencido
no por bombardas ni fuegos
sí por descuidos y olvido
con raíces de un imperio.

¡Santa Madre de la Luz!
El Castillo a Ti se rinda;
entre banderas y espadas
al lucero que más brilla.

José Luis Yánez Rodríguez.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Somos un magazín ubicado en el noroeste de Gran Canaria, informamos de las noticias del Norte y también de las noticias más relevantes de la Peninsula y fuera.

© 2008 Reservado Todos Los Derechos.