Por: Luis Alberto Serrano

Por: Luis Alberto Serrano

Rafaella Carrá, la gran influencer

         Con una nota de su pareja Sergio Japino, agradecidamente simple, nos enteramos del fallecimiento de unos de los mitos más grandes de toda la historia de la televisión en España y parte de Latinoamérica: La imponente Rafaella Carrá.          Siempre la he admirado. Sus canciones; su belleza; su talento; pero, por encima de todo; su personalidad. Para mí ha sido de las primeras “influencer” que recuerdo. ¡Cuánto le deben las jóvenes de esta generación, que empieza a conocer el mundo, a esta mujer que se adelantó a su época! Recordemos que ella, después de triunfar en su Italia natal

Leer Más »
Por: Luis Alberto Serrano

Cuatro paradas

         La vida es un libro abierto en el que sólo aprendes si sabes leer. No todo el mundo se detiene en los detalles para sacar lo mejor de ellos. Se lo repito siempre a mis alumnos y cumplo sirviendo de ejemplo. Esta semana me he dado a mi mismo una lección de vida. Ya la sabía, pero muchas veces tenemos que refrescar la memoria para que no se nos olviden nuestras auto-normas.          Les pongo en antecedentes, para toda la gente que me lee fuera de España. Desde hace unos meses hago unas caminatas que me ayudan en el

Leer Más »
Por: Luis Alberto Serrano

Sincericidio

         Sincericidio es una palabra que no figura todavía en el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua. Cosa que me motiva más a escribir sobre ello. Soy muy fan de las cosas nuevas, de los avances tecnológicos y, en este caso, de los lingüísticos. De esto últimos mucho más. Algún día veré palabras que me gusta usar: “palante”, “agustito”, “machirulo”, “feminazi” o las que emplean conmigo, como “fofisano”. Como ven, aquí he empleado un recurso que es el de la sinceridad en estado puro, sin mirar las consecuencias que ello pueda traer.          De eso trata este

Leer Más »
Paseo literario

Luis Alberto Serrano nos deleita por el «Día del Libro» con el tema «Dos revólveres enfrentados»

                A cada uno de los dos le dieron un revólver. Los pusieron de frente, separados a una distancia considerable. El que lograra matar a su oponente, cobraría un buen fajo de billetes. El primero que disparase tenía dos opciones: abatir a su contrincante y ganar el dinero pactado o fallar y hacer que el opuesto adelantara cinco pasos y esperar su disparo. Así sucesivamente hasta que uno de los dos muriera.                 Ninguno se atrevía a ser el primero. Hubo mucha tensión. Todos estaban atentos hasta que uno, con dolor en el alma, tiró a dar. La pistola falló

Leer Más »

Somos un magazín ubicado en el noroeste de Gran Canaria, informamos de las noticias del Norte y también de las noticias más relevantes de la Peninsula y fuera.

© 2008 Reservado Todos Los Derechos.