CORO DE INICIO DE “CON OLOR A PAN DE CAMPO” por José Luis Yanez Rodríguez

Otro de los trabajos en los que ando empeñado. Una obra sobre la vida en nuestros campos a mediados del pasado siglo. Algo que pude ver, vivir, aprender y ver en los surcos de la piel de los hombres y mujeres que tanto me enseñaron.
La obra, compuesta de doce piezas, mezcla cantos solistas con coros, dividida en tres momentos y doce canciones más tres coros como el “Coro del despertar”:

 

 

LA MADRUGADA

1.-CUANDO DESPIERTO A LA VIDA
2.-QUIERO QUE MIS HIJOS….
3.-EL TRABAJO DE MIS BUEYES
4.-MURMULLO DE LAVADEROS

EL MEDIODÍA

5.-EL SOL QUE AGRIETA MI PIEL
6.-QUE YA VIENEN DE LA ESCUELA
7.-CON OLOR A PAN DE CAMPO
8.-MI ABUELA CANTA……

EL ANOCHECER

9.-SI DIOS HABITA EN EL MUNDO
10.-EL ARRORRÓ DE LAS FLORES
11.-EL DESCANSO DE LA LUNA
12.-MI CUERPO JUNTO A TU CUERPO

Ilusionante de verdad y, como siempre digo, lo más relevante está en el propio camino de hacerlo, más que en el final de verlo o no sobre un escenario.

Que descansen todas y todos!!!!!!!!!!!!!!!!.

Aquí, un fragmento del Coro inicial de la obra

CORO DEL DESPERTAR

HOMBRES
Despierta, mujer, despierta
que aunque arriba está la luna….
la brega aquí ya comienza
y hoy muy dura se abarrunta….

MUJERES
Ya estoy despierta, marido,
hace rato he madrugado;
que el retoño con enojo
su alimento ha reclamado….

HOMBRES
¿Oyes el gorjeo del mirlo?
Es anuncio de alborada….
¡Yo no sé cómo le canta
a trabajo y tarozada!

MUJERES
Comienza ralo las horas
su trova busca alegría…
que si se arranca con llanto,
con llanto se cierra el día.

NIÑOS
¡Que no quiero levantarme!
¡Quiero quedarme en el lecho!
¡Que el maestro da palmeta
a quien la tarea no ha hecho!

…………………………………………………….

1 Comentario

  1. Una magnífica idea Luís. Tengo recuerdos de los tomateros en Sardina, el olor a azufre, las cañas, pisar con cuidado para no pillar las tomateras, ni las calabaceras que plantaba Anita Gil, y limpiar un fruto en la manga de la camisa y comerlo tal cual, un sabor que no se olvida.
    Otro maravilloso es del de corretear por Las Rosas, donde ahora está la Asociación de Vecinos plantaban mis abuelos, Josenito Flores y Carmita Reyes. Un garaje repleto de sacos de cebolla que se iban pesando y los nietos, correteando por la zona, esperando a que acabasen y nos pesaran también para aprovechar y columpiarnos y ese olor a la maravillosa cebolla roja que no tiene que envidiar a la que aparece en los versos de Miguel Hernández, una escarcha que alimentó a nuestro pueblo, junto a la sangre del tomate y a la dulzura del plátano. Enhorabuena por esa estupenda idea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here