Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10

Día que el mundo celebra inmerso en una crisis sanitaria mundial, sin precedentes desde hace más de un siglo, con la tristemente conocida como gripe española de 1918-1919, que ocasionó 50 millones de muertos a nivel mundial, como si un poco más que todos los habitantes de España desaparecieran, actualmente somos unos 47 millones.

-En 1817-1824, se inicia la pandemia de Cólera

-En 1720-1722, aparece la gran Peste de Marsella, con 120.000 muertos                        

Y así por siglos y oleadas, nos vamos a las enfermedades del Sudor Inglés, la Viruela, la Peste, todas ellas con consecuencias dramáticas.

 (Les invito a fijarse en los años de la pandemia, para una posterior reflexión).

Hoy, a principios de junio de 2020, nos levantamos en el mundo, con números que rondan los 6 millones de infectados, y cifras de 400.000 muertos, casi 30.000 de ellos en España; estadísticas e imágenes muy reales de tanatorios improvisados, allá donde cabían los ataúdes; y fases de desescalada mi manera de entender a veces improvisada.

Es un poco triste pensarlo verdad, y reflexionar sobre si estamos haciendo algo mal, para originarlo, contaminando y envenenando nuestro planeta, por algo tan valioso como el dinero.

Llevamos décadas, destruyendo la capa de ozono y potenciando el efecto invernadero; décadas derritiendo los polos, inundándose ciudades; décadas desforestando donde haga falta y cada vez mayores sequías. Décadas exterminando y poniendo más animales y plantas en peligro de extinción, décadas creando islotes en medio del pacífico de plásticos y basura, esquilmando y contaminando allá por donde pasamos, o ponemos nuestra vista, para mantener nuestro sistema y estado de confort. ¿no hay otra manera?

Y me pregunto…, ¿es extraño que de vez en cuando la Naturaleza diga afloja, necesito reiniciarme?, cada 100 años parece demostrar en muchas ocasiones.

No sé si este virus del Covid 19, tampoco sé si algún día lo sabremos del todo, ha sido una acción de la propia naturaleza, con cierta pauta común en la historia; o si se ha desarrollado en un laboratorio y se ha puesto en medio de la autopista para que se reparta.

Lo que si sé, es que hasta la fecha con todas las patadas que le habíamos dado al medio ambiente, jamás había podido ver una conciencia tan colectiva de que la naturaleza nos ha puesto en nuestro sitio, con los animales ocupando su sitio también (somos por lo general tan arrogantes que pensamos que el mundo es solo nuestro).

Hemos aprendido, a valorar por encima de todo, un baño en la playa, coger sol, un paseo por la montaña, aire fresco.

Nos ha enseñado estos meses, que podemos tener un cochazo, joyas, ropas, mucho dinero en el banco, y no podíamos usarlo.

¿APRENDEREMOS?

Tristemente no lo sé, pero deberíamos.

Me permito dudarlo, cuando no se respetan por intereses económicos, el tratado de Kioto, la Conferencias de Paris, la Cumbre del Clima en Madrid, …

Más en un micro mundo y nosotros como individuos, nos cuesta Dios, perdón por la expresión, poner una papelera con varios compartimentos para reciclar mejor, ir caminando al supermercado de al lado en vez de coger el coche, reclamar con nuestras decisiones de compras, el uso de menos plásticos (y si, ya sé, que casi todos llevan la bolsa de tela al supermercado)

CONCLUSIÓN:

Deberíamos tratar mejor nuestro mundo, valorarlo cuando lo tenemos y no echarlo de menos cuando lo perdemos.

Aprender de nuestros errores, y reclamar además de obligar a nuestros dirigentes, que actúen ante ello, aunque signifique una pérdida del 1% del PIB, mientas nos transformamos.

Que dejemos de investigar como colonizar y mudarnos a Marte por si acaso, y cuidemos y mimemos lo que tenemos.

Entender que cuando lo tratamos bien, también en salud, nos regala aspectos tan importantes como la penicilina, a través de un hongo, aunque hoy se haga sintética; o los siglos y siglos que la medicina natural nos ha ayudado.

 

José Suárez es simpatizante de Ciudadanos de Canarias




Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.