Cuando él se fue paró el tiempo,

ya no quise más usar relojes.

Sus ojos de melaza entristecieron,

en los míos el musgo quedó inerte

pues las aguas que antes los poblaban

derramadas y tristes fenecían

al correr, desdichadas, por el rostro

huérfano de sus besos  y caricias.

Le busco cada noche en su almohada,

mi mano aún recuerda cada pliegue

de su desnuda piel, ansiando vida,

queriendo hallar lo absurdo de su ausencia.

Aún no le dije adiós, ansié su vuelta,

sabiendo que sólo es una quimera,

un sueño, un febril deseo enamorado.

Inma Flores © 30/05/2018

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10




Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *