Descubrimos en estos días, que nuestro Ayuntamiento ha presentado en el Cabildo de Gran Canaria un “proyecto de obra de ejecución de cubierta sobre cancha deportiva en Montaña Alta” por un importe 314.320,86€. Partiendo de la idea inicial, con la que se podría argumentar que cualquier subvención que se pueda conseguir para mejorar nuestro municipio debería ser beneficiosa, creemos que la ejecución de esta no es la idónea en estos momentos. Por un lado porque consideramos que Montaña Alta tiene otras necesidades más urgentes y, sobre todo, más importantes, como podría ser la reactivación socioecónomica a través de un proyecto enfocado en potenciar el turismo rural, en la naturaleza, la gastronomía y el deporte. En lo que se refiere al deporte, creemos que hay otras necesidades antes como podría ser el cerramiento de la cancha de La Atalaya y la sustitución de las dos infraestructuras deportivas que quiere eliminar en el casco como son la cancha de Albergue y la del Instituto Viejo.

Montaña Alta merece un proyecto innovador y pensado en un futuro a medio y largo  plazo, en el que a través de la construcción de una zona de cabañas, unas instalaciones municipales de ocio, piscina e instalaciones deportivas para el uso de los visitantes del área recreativa y los residentes en el municipio, establecerse como centro de ocio y punto de encuentro para el turismo relacionado con el senderismos, trail, ciclismo, etc…. ello unido a la potenciación de de la Casa del Queso y todo lo que rodea a la denominación de Origen del Queso Flor de Guía, pondrá las bases para establecer las Medianías de nuestro municipio y más concretamente Montaña Alta, como un referente en el turismo rural de Gran Canaria.

En cuanto al ámbito deportivo la decisión se antoja todavía más extraña, en primer lugar porque ya desde el PSOE presentamos la propuesta de cubrir la cancha de La Atalaya, a lo que desde el Grupo de Gobierno se nos respondió que no era una inversión prioritaria, es decir, el mayor núcleo poblacional del municipio no tiene prioridad para una cancha cubierta. Esta prioridad que establece el Alcalde nos resulta al menos cuestionable, ello unido a que en el casco de Guía van a eliminar dos de las infraestructuras deportivas que tenemos, (sin, al menos de momento, tener un plan para sustituirlas), debido a la saturación que tiene el pabellón “Beatriz Mendoza Rivero”, se hace imprescindible acometer el cerramiento de una cancha, pero creemos que la cancha de Montaña Alta es más otra imposición del Grupo de Gobierno de Juntos por Guía, que una solución para este problema. En primer lugar, porque no se ha consultado, ni con usuarios, ni con Clubes Deportivos, ni con las familias de los deportistas de base; en un claro ejemplo del nulo respeto que le tiene este Alcalde a la participación de la ciudadanía en las decisiones municipales.

El capricho del Alcalde de ejecutar esta obra cubierta en Montaña Alta es para tratar de acallar la crítica y rebajar el enfado, lógico por otra parte, de los vecinos del barrio debido al conflicto de la antena de telefonía móvil. Sin tener en cuenta ni las importantes necesidades del barrio, ni las del municipio, y sobre todo, sin tener en cuenta que un error no se solventa con otro error.

Tanto Montaña Alta, como el deporte municipal necesitan un plan a medio largo plazo que uniendo las ideas del Ayuntamiento, con la de los vecinos y los agentes sociales, haga que nos sintamos todos representados en un proyecto de un municipio de futuro. La idea de gobernar a golpe de capricho hace que en ninguno de los barrios se cumplan las necesidades de los guienses, y además, nos expone a no tener un plan cohesionado y plural de a dónde queremos que vaya Guía, pero sobre todos nos arriesga a ir vagando de ocurrencia en ocurrencia hasta que no tenga solución.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10




Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.

COMENTARIOS

  1. Avatar

    Sin pretender entrar en la política, sí quiero mostrar mi opinión en cuanto a las políticas. Parece del todo razonable la exposición y propuesta del PESOE, pues, hasta donde yo sé, y sin querer entrar en las necesidades y prioridades que se pueden observar y/o reclamar en cada barrio, pues son sus vecinos los que mejor las conocen, (el político decide, tal y como se está demostrando, y lo hace sin contar con el principal actor de la política y las políticas, que no es otro que; EL VECINO). Lo primero que deberíamos preguntarnos, es cómo pasa a convertirse una carencia, necesidad, en un problema público, el nexo concomitante lo es sin duda, que esa carencia, y/o necesidad, afecte a un gran número de personas, (problemas sociales, situaciones de mejora, etc), pues la existencia de un problema, es lo que debe dar sentido a una política pública.. El análisis positivo, es el que intenta describir la realidad, mientras que el normativo es el que intenta prescribir cómo debería de ser. Tal y como expone el PESOE en su exposición positiva, pareciera que ante la necesidad de priorizar y optimizar los recursos, se muestra de manera objetiva, que el acometer el techado de la cancha de La Atalaya, afectaría de manera mayoritaria, a un mayor número de vecinos, lo cual no quiere decir, que los vecinos de Montaña Alta, deban abandonar el pueblo, pero sí ser consciente, de que ante la limitación de recursos, estos deben recaer allí donde más y mayor beneficio provean a los Vecinos, esto es hacer política inteligente y no partidista, si bien, pareciera que en este caso, se decide beneficiar a unos pocos en detrimento de la mayoría. Estos pocos, son merecedores de las políticas casi en la misma medida que las mayorías, esto sería así, si se tratase de un problema social, laboral, de infraestructuras básicas, etc, pero hagámosnos una pregunta; ¿cuántos vecinos utilizan y van a utilizar la cancha de Montaña Alta y la de La Atalaya? En su respuesta está hacia dónde se debe dirigir en este caso concreto las políticas municipales.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *