95 Visitas

Valora este artículo
5/10

Déjeme una mortaja, por Dios, madre

para este corazón recién caído

que yace muerto sobre el frío suelo

sin un latir que enhebre con la vida.

 

Déjeme una mortaja, por Dios, madre

para este cruel dolor que me aprisiona

la dicha, la frescura, la belleza,

la calma, la ternura y el sentir.

 

Déjeme una mortaja, por Dios, madre

que hoy la vida carece de un mañana

sin un sí, sin abrazos ni un «te quiero»

sin un trozo de cielo con su sol.

 

Déjeme una mortaja, por Dios, madre

que no logro vivir sin su presencia.

Muerta en vida, mi sino fue  perderle,

La locura será mi salvación…

Compartir enfacebook
Compartir entwitter
Compartir enlinkedin
Compartir enreddit
Compartir endigg
Compartir entelegram
Compartir enwhatsapp
Compartir enprint
Compartir enemail

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se Eliminará del sitio antes de ser publicado.
  • Todo aquel que reitere en seguir intentando comentar ofensivamente será BLOQUEADO del servidor 

Rogamos sean coherentes y educados en sus comentarios.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Somos un magazín ubicado en el noroeste de Gran Canaria, informamos de las noticias del Norte y también de las noticias más relevantes de la Peninsula y fuera.

© 2008 Reservado Todos Los Derechos.