Déjeme una mortaja, por Dios, madre

para este corazón recién caído

que yace muerto sobre el frío suelo

sin un latir que enhebre con la vida.

 

Déjeme una mortaja, por Dios, madre

para este cruel dolor que me aprisiona

la dicha, la frescura, la belleza,

la calma, la ternura y el sentir.

 

Déjeme una mortaja, por Dios, madre

que hoy la vida carece de un mañana

sin un sí, sin abrazos ni un «te quiero»

sin un trozo de cielo con su sol.

 

Déjeme una mortaja, por Dios, madre

que no logro vivir sin su presencia.

Muerta en vida, mi sino fue  perderle,

La locura será mi salvación…

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10




Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *