15 Visitas

Valora este artículo
5/10

*Juan Jiménez Alemán

No es fácil definir el primer encuentro con este mundo que a veces se nos antoja desordenado y sin estructura, a la vista de quien hace una primera parada en el largo viaje por este trastorno.

Siempre te embargan cuestiones relacionadas con la providencia y el porqué de las cosas, y múltiples son las preguntas que a lo largo del tiempo y tras la observación, el entendimiento y el estudio van desgranando respuestas, pero siempre queda un momento y lugar para el asombro y la alegría cuando terminas por interpretar y entrar, aunque sea un poquito, en su mundo y sus necesidades.

Tiempo y paciencia se convierten en elementos indispensables para la comprensión de las diversas dificultades que  “nuestros pequeños soles” van a ir necesitando a lo largo de su desarrollo y edad adulta.

Preocupan en estos momentos convulsos de presupuestos recortados, la disminución de las ayudas a la dependencia, los recortes sociales y la retirada de recursos educativos para la atención especializada que por derecho  les pertenece a las personas con autismo. Siempre he escuchado que la madurez y la justicia social de una sociedad comienza por cómo trata en el más amplio sentido de la palabra a sus mayores (tercera edad) y a las personas con discapacidad. A nivel institucional, no vale, no es suficiente, con encender luces, iluminar edificios emblemáticos del azul de la jornada de Concienciación del Autismo, si después  adelgazamos famélicamente las partidas dedicadas a los servicios sociales y educativos que estas personas con derechos necesitan para su integración inclusiva en la sociedad. Si solo encendemos luces, puede ser solo el espejismo de un día, pero no estamos contribuyendo a recuperar las oportunidades perdidas en la comprensión y entendimiento de quiénes tienen que bregar diariamente con esta realidad; no convirtamos en definición de la “Marca España” los recortes en materia educativa y muy especialmente en las necesidades educativas especiales.

Momento de recordar a investigadores y estudiosos españoles como el malogrado Ángel Riviére, Mercedes Belinchón, Juan Martos, Tamarit y tantos otros que se han hecho hueco en el panorama internacional con sus trabajos que día a día nos hacen más fácil el enfrentarnos con conocimiento al deber que tenemos de dar calidad de vida a esta población.

Hoy es un día que internet y las redes sociales se inundan con el mensaje de solidaridad hacia el autismo, los manifiestos con detenida explicación y hasta la enumeración de las problemáticas y las propuestas razonadas para dar vías de solución. Instituciones nacionales e internacionales aportan sus visiones, pero todo esto no sería una realidad sin las familias, que organizadas en asociaciones, fundaciones y todas aquellas figuras que el marco asociativo les ha permitido, se han convertido por derecho propio en auténtico “núcleo de presión”, y con un trabajo digno y profesional han visibilizado la necesidad de un cambio de paradigma, convirtiéndose en verdaderos interlocutores ante las administraciones y la sociedad.

Ellos, las familias organizadas, y los educadores especializados que los tratan son y seguirán siendo los valedores de la caída de tantos y tantos “falsos mitos” sobre el autismo; uno de ellos, el uso peyorativo y nada ajustado (cada vez menos) por los medios de comunicación del termino autismo.

Preocupa, y mucho, el aumento de la incidencia o prevalencia del autismo o trastorno generalizado del desarrollo (TGD) que han aumentado de una forma alarmante, y lo peor de todo, sin que hayan estudios concluyentes de este aumento exponencial. Datos estadísticos existen y diversas explicaciones de estudiosos de autorizada trayectoria; no voy a entrar en ese análisis, lo dejo en manos del que lee, si desea adentrarse en esta diversa y cambiante circunstancia.

Ya para ir concluyendo, te animo a mostrar tu apoyo en este día con las muy diversas maneras que los colectivos de familiares y afectados han querido visibilizar este Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo; pon globos en tu ventana, hazte un selfie azul, usa ropa azul o también  asiste en la noche al encendido de edificios emblemáticos, pero lo importante es ser sensibles, tolerantes, con una actitud positiva hacia el autismo y la diversidad durante los 365 días del año, porque como dice el refranero “un solo grano no hace granero, pero ayuda al compañero” y cuando somos muchos los que plantamos la semilla al final se convierte en el jardín que todos-as queremos. Otro mundo es posible.

* Juan Jiménez Alemán  es Secretario de Turcón Ecologistas en Acción y Educador de Personas con Diversidad Funcional

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se Eliminará del sitio antes de ser publicado.
  • Todo aquel que reitere en seguir intentando comentar ofensivamente será BLOQUEADO del servidor 

Rogamos sean coherentes y educados en sus comentarios.




Somos un magazín ubicado en el noroeste de Gran Canaria, informamos de las noticias del Norte y también de las noticias más relevantes de la Peninsula y fuera.

© 2008 Reservado Todos Los Derechos.