“¡El Cargo Equivocado!"

Quien ordena, manda e impone por el cargo, ya está equivocado.
El cargo democrático responsabiliza, da autoridad, y legitimidad para gobernar, pero nunca para imponer.
Jamás se puede imponer donde hay libertad.
Nadie tiene autoridad para imponer.
¡Esto se hace porque lo digo yo! Anatema y condena. Aunque se diga con otras palabras.
Quien actúa dictatorialmente, teniendo autoridad, vive el cargo equivocado.
Un ejemplo evidente y frecuente en los pueblos dominados es que las autoridades políticas actúan como dictadores y algunos sin escrúpulos.
La autoridad en el cargo necesita de la educación en valores, en especial  del respeto, de la humildad, y de la honestidad.
El cargo no hace al que lo tiene. El que lo tiene si hace el cargo.
Quien tiene un cargo debe ser por delegación y no por imposición.
La imposición y el ordeno y mando, desvirtúa la autoridad convirtiéndola en dictador sin autoridad, solo poder sin merecer.
Tener el cargo equivocado y reconocerlo y cambiar, es de sabios, merecedores del mayor premio.
Tener el cargo equivocado y agarrase y no soltarlo es de ignorantes, pedantes, amargados e insolventes camino del desprecio por no hacer aprecio.
El cargo equivocado lo tiene quien actúa por imposición y no por delegación.
Quien tiene el cargo equivocado, está equivocado.

Dejar respuesta

Entre su comentario
Entre su nombre

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.