Me tomas con ternura de la mano

y el tiempo se detiene en ese instante;

la mirada sutil, gesto elegante,

de quien en este ahora está cercano.

.

Hablamos con los labios, las miradas,

tan llenas de recuerdos hilvanados;

instantes que se cruzan oxidados

allá donde libramos las cruzadas.

.

Qué paz inunda el alma envejecida

de tanto pulular por esta vida

buscando en los recodos las certezas

.

y descubrir en ti las fortalezas

que ya creí perdidas, sin retorno

al lugar donde antaño no fue adorno.

.

Me quedo con tu abrazo, eternamente

abrigándome el alma, fuertemente…

Inma Flores ©

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10




Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *