Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/5

Durante la Fase 2 de desescalada se permitirá un aforo de hasta 300 personas en el recinto, que se amplía del entorno de la Basílica a la Alameda Pío XII. 

Con la entrada en vigor de la Fase 2 de desescalada del estado de alarma por la Covid-19, el Mercadillo dominical de Teror incrementa hasta 40 el número de puestos a partir del domingo 31 de mayo y a 300 personas el aforo de clientes en el recinto del Casco histórico, que se amplía en el entorno de la Basílica del Pino hasta la Alameda Pío XII. Los 40 puestos, que estrenan nuevas carpas rotuladas y que lucirán un crespón negro por el luto oficial, ofrecerán productos de alimentación (verduras, quesos, frutas, panadería y repostería, embutidos, hierbas, etc), artículos religiosos y artesanales, en horario de 8 de la mañana a 2 de la tarde.

Desde la Concejalía de Mercadillo, que dirige el edil Manuel Farías, se procedió el pasado 17 de mayo a la reapertura del tradicional Mercadillo municipal, con una imagen renovada de los puestos y con estrictas medidas de seguridad e higiene para prevenir la Covid 19. A través de megafonía, el Mercadillo se anima con música canaria y se recuerda a la clientela el uso obligatorio de la mascaría, y el cumplimiento de las distancias de seguridad.

El concejal Manuel Farías, manifiesta que la reapertura del Mercadillo municipal a mediados de mayo ha sido todo un éxito. “Los domingos de Teror recuperan poco a poco su actividad comercial y animada, con el cumplimiento de las medidas de seguridad por parte de los/as comerciantes, así como de la clientela. Pero seguimos insistiendo que se extremen las medidas de seguridad, ahora más que nunca, en beneficio de todos/as”

El pasado 17 de mayo volvió a instalarse el Mercadillo municipal de Teror, tras dos meses cerrado por el estado de alarma de la Covid-19. Una veintena de puestos abrieron entonces en la Fase 1 de desescalada, dedicados a la venta de productos alimentarios, así como de objetos religiosos.

Mientras dure el estado alarma, el Mercadillo municipal  de Teror se instalará en el entorno de la Basílica del Pino, con puestos de venta de 4×2 metros, y se hallarán en un recinto delimitado y perimetrado con vallas y control de acceso, a los efectos del controlar el aforo, en los términos establecidos por las autoridades sanitarias.

Los titulares de los puestos de venta deberán disponer y hacer uso de los equipos de protección individual necesarios (guantes y mascarillas), durante el horario de atención al público. También se establecerán balizas o marcas en el suelo donde se ubicarán los clientes que acudan a cada puesto, debiendo en cualquier caso guardar y respetar la distancia mínima interpersonal de dos metros. De igual manera, la atención a cada cliente será individualizada. No se permitirá el contacto y manipulación de la mercancía expuesta por parte de la clientela, debiendo existir a tal efecto cartelería individualizada en cada puesto donde se recoja tal advertencia.

Del centenar de puestos que habitualmente se instalaban en el Mercadillo de Teror antes del estado de alarma, sólo podrán hacerlo en la Fase 2 el 33% de los puestos habituales o autorizados, y se vigilará que la afluencia en el recinto sea inferior a 300 personas




Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.