Los cielos cuentan
la gloria de Dios;
y mi cuerpo proclama
la pericia de tus manos.
Si quieren que los ojos cierre,
tus manos palpan mi nuca;
si mi murmullo apetecen,
sensual abrazo me acuna.
Si las estrellas pregonan
esplendor de paraíso;
tus manos allí me llevan
en abandono sumiso.
Si los astros por placer
crean músicas celestes;
tu mano con su ternura
sinfonías me promete.
Si el cielo entero, hacia mí,
vuelca un caos de planetas;
tu mano sobre mi piel
dibuja en paz mi silueta.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10




Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *