Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/5

La felicidad es el concepto más deseado por cada uno de nosotros, en cada momento de nuestra vida la hemos buscado sin cesar, ansiándola cada vez más para que se penetre en nuestra vida y no nos abandone. Ilusos son algunos que creen encontrarla en bienes materiales, en riquezas, que se resumen a que para conseguirla pagaste algo, para obtenerla. Cuando menos la buscas, antes aparece.

Muchos se conforman con tener una vida saludable, con un buen trabajo, tener una persona que te espere al volver de la empresa o salir a tomar unas cervezas con tus amigos de toda la vida. Ahí ellos hallan la felicidad, en pequeños momentos estables que permiten una vida equilibrada para poder afrontar el futuro con seguridad.

La felicidad podría definirse de mil formas, depende de cómo la valores, como la desees, como la busques, etc. La felicidad es como una persona, crece, cambia, avanza, se viene abajo y cuando parece estar lejana, te llega un rayo de luz que te envuelve en un cálido momento que te indica que volvió, que está junto a ti.

Saber cuánto puede permanecer a nuestro lado, es imposible de calcular. Partiendo de la base que para llegar a ella debemos conocernos nosotros mismos, dejando atrás todos los miedos que nos frenan y nos impiden crecer llegando a lograr nuestros sueños, metas, ilusiones. Aparcando todo esto, superándolo conseguimos conocernos y aceptarnos como somos, con nuestros defectos y virtudes. Así que la felicidad durara dependiendo de cómo la vivas, y si se va porque llega una tormenta, tan solo recuérdala y volverá´.

Ser feliz no puede ser un momento eterno, puestos que nosotros algún día abandonaremos este planeta. Nada es para siempre, todo sufre un cambio u alteración que implica el avance. Nosotros nos transformamos en ser mejores, la constancia, empeño y paciencia son amigos de la felicidad, a  mi modo de verlo. Si se tiene eso, se obtiene la felicidad porque querrá decir que se luchó para conseguir ser nosotros mismos sin importar el lugar, creciendo como las olas en el mar, que todas llegan a la orilla, uniéndose y esperándose la una a la otra.

No desesperes, todo llega cuando el momento es el indicado. Si la felicidad fuese eterna, no la valoraríamos tanto como ahora. Por lo tanto, crece, vive, conoce, ama, equivócate, pierde, gana y cuando sonrías sintiendo paz en el momento que menos planeaste, ahí sabrás que la felicidad estaba esperándote a ti, y no tu a ella.




COMENTARIOS

  1. Avatar

    Así es…la felicidad no es una meta, no es el logro…La felicidad esta en el camino, en cada paso que damos; en cada nueva persona que conocemos; en esa palabra que escuchamos o canción nueva que bailamos…
    Dejemos se vivir en los sueños y hagamos que cada día sea un sueño

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.