11.3 C
Guia
miércoles, noviembre 20, 2019

Una historia para la conciencia

miércoles, noviembre 20, 2019

Hoy vamos a realizar un artículo distinto, cargado de sentimientos, tristeza y angustia.

Ayer me encontraba por la mañana en el ambulatorio de especialidades en Gáldar,  realizando unas pruebas, de pronto oí una voz que me parecía conocida, efectivamente eran Fernanda y Antonio, le acompañaba su hijo Toñin, un matrimonio aldeano de avanzada edad y claro le acompañaba su hija, tuve la oportunidad de conocerlo en uno de mis viajes a la Aldea a conocer los museos.

En el aquel entonces (2009) hablamos de cultura, folclore, tradiciones, y como no de la carretera.

Lo vi, ayer, con los ojos cansados, abatido, me decía al oído que a ver cuando dios se lo quería llevar, yo le decía no hombre todavía te queda cuerda para dar y tomar. Usted es fuerte y con muchas ganas. Y me dice Fernandito quien coño aguanta el tute que nos estamos pegando en venir a Gáldar por el sur, la juventud quizás sí, pero nosotros que necesidad tenemos.

Y salto la mujer y me dice en tono cariñoso, Fernandito estamos hartos, cansados no podemos más, los políticos se tiran las piedras unos a otros, y ahora nos dicen que tenemos que esperar 4 años más, me parece que nosotros no vamos a llegar con este ritmo.

Cambie de conversación porque los vi nerviosos y alterados y así estuvimos hasta que me llamaron, cuando Salí ya no estaban.

Como este matrimonio son muchos los que tiene que venir a Gáldar o Guía por papeleos, certificados, documentos, compra para las tiendas, algunos a diálisis, etc.

Creo que visto lo de ayer mi postura sigue siendo tajante hay que buscar una solución sea como sea, quieren que nuestros mayores se nos vayan antes, que las embarazadas den  a luz en Vecindario, etc. Etc. Pues vamos a evitarlo y busquemos una solución ya.

He querido escribir esta historia para la conciencia humana para el sentimiento más profundo del ser humano amarnos y respetarnos, pero desde luego ni ahora se les ama a los Aldeanos ni tampoco se les respeta.

Esto es lo digo y ahí se queda

CARRETERA DE LA ALDEA YA