En la mañana de hoy nos enteramos de la trágica muerte de Lola Cáceres, yo la quería mucho, era de los pocos que pisaba su casa. 

Hace una semana fueron ingresados, David Hatchuell y su esposa Lola por el maldito virus, ella con patologías anteriores muy adversas no aguanto y en la mañana de hoy cerro sus lindos ojos, D.E.P.

David continúa Hospitalizado en la UCI del Negrín, esperemos que sea fuerte y salga de esta como lo ha hecho en toda su trayectoria profesional en la Radio, en la Prensa escrita, etc. Tenemos confianza de volver a escuchar su voz particular en las Ondas Hercianas.

David se fuerte, lucha tus amigos te quieren y quieren estar contigo.

Un abrazo David, te queremos.

Su hijo David Hatchuell Cáceres ha querido escribir unas notas a su madre las cuales reproducimos a continuación:

 
«Mi madre no es un número más, mi madre tiene un nombre, Lola”.
Y digo que tiene porque seguirá estando en mi corazón y en el de la inmensa mayoría de las personas que tuvieron la suerte de conocerla.
 
Porque ella era mágica, su historia de lucha y superación lo atestigua.
 
No es un número más porque ninguna víctima de esta tragedia llamada COVID, merece ser marcada con un número y pasar a la siguiente pagina sin más.
 
Porque todas estas personas tienen una familia y tenían una vida por delante, más corta o más larga, pero era su vida.
 
Porque mi madre tenía patologías previas, si, pero no era su momento. Esas patologías le permitían vivir, llevaba muchos años luchando y podría haber seguido luchando, porque esa era su esencia, la lucha.
 
Porque me niego a que nos estemos deshumanizando de esta forma, a que la vida de personas más o menos mayores no sea significante, a que la vida de las personas con otras patologías no valga nada.
 
Este gobierno está intentado deshumanizar la situación, infravalorando las muertes, «hoy 167 es un buen dato…». Por favor, estamos hablando de 167 muertos, de 167 vidas, en definitiva, de 167 personas que tenían ganas de vivir, solo en Canarias y 30.000 en España.
 
«BASTA DE TAPAR LAS MISERIAS»
 
El interés de este gobierno es seguir barriendo el polvo para esconderlo debajo de la alfombra, pero no se da cuenta de que hay más que polvo, hay demasiada mierda, hay demasiada basura como para que una simple alfombra la pueda ocultar.
 
Por eso pido que no caigamos en la trampa, no podemos seguir deshumanizando las muertes, dejándolas en simples cifras, tenemos que ponerles cara, tenemos que darles voz, porque detrás de esas cifras existen personas que han levantado este país de la nada, personas que han construido una democracia plena a pesar de haber vivido una época a la que, incluso los que no la hemos conocido, no queremos volver.
 
Por esa razón, tampoco podemos no alzar la voz para decir basta, basta de tapar las miserias, basta de censurar la información, basta de manejar la sociedad comprando las televisiones, basta de ocultar una mentira con otra mentira.
 
Porque este castillo de naipes no se sostiene, porque mentir para tener que volver a mentir, después de haber mentido previamente hará que se derrumbe, porque es el único destino de un castillo de naipes cuando las cartas de las que se compone están trucadas.
 
En algún momento este Gobierno debe asumir responsabilidades, asumir que la gestión más inútil de la peor crisis sanitaria de los últimos cien años no se puede barrer debajo de la alfombra.
 
Asumirlo y humanizar TODAS y cada una de las muertes (las no oficiales, como la de mi madre, también).
 
«ESTA GENTE MERECE UN FUNERAL DE ESTADO»
 
Esta gente se merece un funeral de Estado, esta gente se merece que las banderas de todos los rincones de este gran país ondeen a media asta, esta gente merece un reconocimiento de toda la sociedad española, porque han sido víctimas de la propia sociedad, por ser más vulnerables, por ocupar el eslabón más débil de la cadena, por edad o por tener patologías previas o simplemente por estar luchando en primera línea de fuego contra el virus.
 
Porque esta gente se merece que este gobierno dimita, porque claro que no son un número más, sin embargo este Gobierno si lo es, ¡son 22 + 1 incompetentes!
 
Iros a vuestra casa, cuanto más lejos estén vuestras manos de la gestión pública, mejor, no os necesitamos, no necesitamos que salgáis a comparecer para decir lo buenos que somos, eso ya lo sabemos, máxime cuando Sánchez no lo piensa, para él, el único bueno es él.
 
Por desgracia estamos perdiendo a los mejores soldados en esta guerra, a las generaciones que levantaron este país y los que cara a cara batallan en esta lucha (mi recuerdo a todos nuestros mayores, a los sanitarios, en especial a toda la planta 4 del Hospital doctor Negrin, planta dedicada íntegramente al COVID, que más que sanitarios, han sido los Angeles que han cuidado a mi madre, miembros del ejército y de las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado, transportistas, personal de limpieza y de supermercados, etc).
 
«LA VIDA DE MI MADRE HA SIDO LA LUCHA»
 
Y acabo con la historia de Lola, mujer brillante (con patologías previas si, pero mujer brillante).
 
Una de esas mujeres de las que su vida ha sido la lucha, la lucha a base de esfuerzo, sacrificio, valentía y amor.
 
Una de esas mujeres a las que, sin vestir de morado, no le van a dar lecciones de feminismo, porque han tirado del carro y si hacía falta, de la carreta, para conseguir su sueño, que no era otro que sus hijos tuviesen todo aquello que ellas no tuvieron. Y mi madre lo consiguió, nos dio todo con nada, consiguió sacar adelante a cuatro hijos y un marido. Así que basta de lecciones al pueblo, porque el pueblo les da las lecciones a ustedes, sólo tienen que pararse a escuchar.
 
A Lola le encantaba leer la prensa, porque estaba orgullosa de su marido y escuchar la radio para lo mismo, escuchar a mi padre, que también está padeciendo este virus. Tanto que, incluso cuando la injusta realidad borró sus recuerdos, ella seguía leyendo, aunque sólo ella entendiese como se puede leer un periódico del revés.
 
Y esa era su patología previa, tener más personalidad, cualidades y valores que todo un rebaño de 22 palmeros que siguen a un líder narcisista al que le da igual vestirse de lobo que de cordero, vestirse de rojo, morado o amarillo o fumarse un puro con los que hasta hace dos días mataban a los de su propio banquillo.
 
Con patologías como las de mi madre merece más la pena vivir que con las patologías de ese rebaño que intenta engañar a un país para escapar de un virus al que sólo se le gana la batalla luchando y que, por tanto, es inmune a la mentira en la que el propio rebaño se ha instaurado.
 
Descansa en Paz Mamá, espérame allá donde vayas, que seguiré estando a tu lado y riéndonos de tus locuras. Ayúdanos mamá a todos nosotros, que yo cuidaré de cada uno de mis hermanas, como siempre me dijiste que hiciera.
 
Tu hijo David Hatchuell Cáceres TE AMA y como te dije siempre TÚ ERES EL AMOR DE MI VIDA.
 
Hasta siempre viejita y buen viaje mi amor.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10




Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *