Durante toda la crisis vinculada a la actual pandemia, desde esta organización sindical venimos requiriendo una actitud proactiva por parte del Gobierno de Canarias en la gestión de la misma para minimizar en la medida de lo posible el impacto negativo sobre la salud y la vida y, por extensión, sobre la paupérrima economía de esta nación.

El comportamiento, en líneas generales, por el contrario, ha sido el de trabajar a hechos consumados, aplicando un mayor valor a salvar determinado tipo de modelo económico que a las personas.

Así, tras una precipitada desescalada en el mes de junio, a mediados del mes de julio se entra de lleno en la segunda ola y una vez más, en nombre de la salvación de la economía, se llega tarde con la aplicación de medidas de contención.

Como consecuencia, tenemos ahora una situación en la isla de Tenerife donde la pandemia está a punto de desbordarse; de colapsar los Servicios Sanitarios Públicos, infradotados. Y una vez más, el planteamiento es bicéfalo. Por un lado, se responsabiliza a la ciudadanía del fracaso de las medidas y, por otro, y al mismo tiempo, se gestiona con el Gobierno del estado español la posibilidad de rebajar los requerimientos de control mediante PCR a los turistas para fomentar la movilidad de los mismos hacia nuestras Islas. En otro orden de cosas, se implanta un toque de queda, necesario, por supuesto, y al mismo tiempo no hay reducción del aforo en los grandes centros comerciales.

Por supuesto, hacemos el llamamiento a la ciudadanía para que cumpla con las normas de distanciamiento social, higiene, ventilación y uso de mascarilla, pero, al mismo tiempo, entendemos que la falta de coherencia en unos mensajes, que tratan de supeditar la salud a la economía y de cuasi normalizar unas cifras de afectados de extrema gravedad, son el auténtico caldo de cultivo que favorece la desobediencia social de las normas más básicas.

Desde Intersindical Canaria, y a los efectos, no de “salvar la Navidad”, sino de salvar vidas y de amortiguar el impacto de la tercera ola que con total seguridad nos afectará de lleno en la segunda quincena de enero del próximo año, instamos un endurecimiento de las medidas, tales como la vuelta a la Fase II del primer estado de alarma, con duras restricciones a la movilidad y los aforos de la actividad comercial.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.
  • Todo aquel que reitere en seguir intentando comentar ofensivamente será BLOQUEADO del servidor 

Rogamos sean coherentes y educados en sus comentarios.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Somos un magazín ubicado en el noroeste de Gran Canaria, informamos de las noticias del Norte y también de las noticias más relevantes de la Peninsula y fuera.

© 2008 Reservado Todos Los Derechos.