En muchas ocasiones estigmatizamos las emociones hasta convertirlas en lastres que acompañan nuestra narrativa cotidiana, esta anomalía conductual de nuestra mente genera comportamientos que parecen ir contra el bienestar que anhelamos.
El desconocimiento del significado de las emociones hace que califiquemos nuestras conductas resumiéndolas simplonamente; como si metiéramos en el mismo saco y echado al hombro frutos secos y de temporada, al final de un tiempo indeterminado el churumbre escurre por nuestras piernas , para terminar tirando el saco completo sin comernos la fruta.
 
Hablemos de la ansiedad
La ansiedad es un sentimiento de miedo, temor e inquietud. Puede hacer que sude, se sienta inquieto y tenso, y tener palpitaciones. Puede ser una reacción normal al estrés. Por ejemplo, puede sentirse ansioso cuando se enfrenta a un problema difícil en el trabajo, antes de tomar un examen o antes de tomar una decisión importante. Si bien la ansiedad puede ayudar a enfrentar una situación, además de darle un impulso de energía o ayudarle a concentrarse, para las personas con trastornos de ansiedad el miedo no es temporal y puede ser abrumadora.
La ansiedad es una emoción que surge cuando una persona se siente en peligro, sea real o imaginaria la amenaza. Es una respuesta normal o adaptativa, que prepara al cuerpo para reaccionar ante una situación de emergencia. Por lo tanto, tiene una función muy importante relacionada con la supervivencia, junto con el miedo, la ira, la tristeza o la felicidad. Para preservar su integridad física ante amenazas, una reacción de lucha o huida.
Desde este punto de vista, la ansiedad se considera una señal positiva, de salud, que ayuda en la vida cotidiana, siempre que sea una respuesta para resolver peligros o problemas puntuales de la vida cotidiana.
El temor pasa de hombre a hombre sin saberlo, como una hoja pasa su temblor a otra. De repente todo el árbol tiembla y no hay rastro de viento   -Charles Simic-

Tipos de ansiedad

Ansiedad generalizada
 
Es normal sentirse ansioso en algunos momentos, en especial, si tu vida es estresante. Sin embargo, la ansiedad y la preocupación excesivas y continuas que son difíciles de controlar e interfieren en las actividades diarias pueden ser signo de un trastorno de ansiedad generalizada.
Es posible padecer un trastorno de ansiedad generalizada en la niñez o en la edad adulta. El trastorno de ansiedad generalizada tiene síntomas similares a los del trastorno de pánico, el trastorno obsesivo compulsivo y otros tipos de ansiedad, pero todas son enfermedades diferentes.
Vivir con trastorno de ansiedad generalizada puede ser un desafío de largo plazo. En muchos casos, se produce junto con otros trastornos de ansiedad o emocionales. En la mayoría de los casos, el trastorno de ansiedad generalizada mejora con psicoterapia o medicamentos. También puede ser útil hacer cambios en el estilo de vida, aprender a hacer frente a desafíos o situaciones y practicar técnicas de relajación.
 
Ansiedad patológica
En las sociedades avanzadas modernas, esta característica innata del ser humano se ha desarrollado de forma patológica y conforma, en algunos casos, cuadros sintomáticos que constituyen los denominados trastornos de ansiedad, que tiene consecuencias negativas y muy desagradables para quienes lo padecen. Entre los trastornos de ansiedad se encuentran las fobias, el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de pánico, la agorafobia, el trastorno por estrés postraumático, el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de ansiedad social, etc. El miedo escénico es una forma de ansiedad social, que se manifiesta frente a grupos y ante la inminencia de tener que expresarse en público o por efecto de imaginar dicha acción. En el caso del trastorno de ansiedad generalizada, la ansiedad patológica se vive como una sensación difusa de angustia o miedo y deseo de huir, sin que quien lo sufre pueda identificar claramente el peligro o la causa de este sentimiento. Esta ansiedad patológica es resultado de los problemas de diversos tipos a los que se enfrenta la persona en su vida cotidiana, y sobre todo de sus ideas interiorizadas acerca de sus problemas.
Diferencia entre ansiedad normal y patológica
La ansiedad normal es adaptativa y permite a la persona responder al estímulo de forma adecuada. Se presenta ante estímulos reales o potenciales (no imaginarios o inexistentes). La reacción es proporcional cualitativa y cuantitativamente, en tiempo, duración e intensidad.
La ansiedad patológica es cuando el estímulo supera la capacidad de adaptación de respuesta del organismo y aparece una respuesta no adaptativa, intensa y desproporcionada, que interfiere con el funcionamiento cotidiano y disminuye el rendimiento. Se acompaña de una sensación desagradable y desmotivadora, síntomas físicos y psicológicos, y persiste más allá de los motivos que la han desencadenado.​ La ansiedad patológica presenta las siguientes características: se manifiesta intensamente, se prolonga y mantiene en el tiempo más de lo debido, aparece de forma espontánea sin un estímulo desencadenante (de manera endógena), surge ante estímulos que no debieran generar la respuesta de ansiedad y se presenta una respuesta inadecuada respecto al estímulo que lo suscita.
 
El límite entre la ansiedad normal y la ansiedad patológica no es fácil de definir y puede variar entre los individuos en función de los rasgos de personalidad o, sobre todo, en función de lo que se ha descrito como un «estilo cognitivo propenso a la ansiedad». Los criterios diagnósticos del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, ediciones cuarta y quinta (DSM-IV y DSM-5, respectivamente), señalan que la ansiedad debe considerarse patológica cuando «La ansiedad, la preocupación o los síntomas físicos provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad.» Es útil distinguir entre la ansiedad «estado», que es episódica y transitoria, y la ansiedad «rasgo», que es persistente y puede reflejar una personalidad «propensa a la ansiedad».
Cabe distinguir entre ansiedad rasgo y ansiedad estado. La ansiedad rasgo es una característica de personalidad relativamente estable (a lo largo del tiempo y en diferentes situaciones). El rasgo de ansiedad se refiere a la tendencia del individuo a reaccionar de forma ansiosa. Las personas más ansiosas tienen un marcado rasgo de ansiedad, por lo que tienden a percibir un gran número de situaciones como peligrosas o amenazantes, y a responder a estas situaciones amenazantes con estados de ansiedad de gran intensidad. La ansiedad estado hace referencia a un estado emocional transitorio y fluctuante en el tiempo. El nivel de un estado de ansiedad debería ser alto en circunstancias que sean percibidas por el individuo como amenazantes y bajo en situaciones no amenazantes, o en circunstancias en que aún existiendo peligro, éste no es percibido como amenazante.
El malentendido de la Ansiedad generalizada
La Psicóloga Rocío Lacasa afirma que tras más de 15 años ayudando a miles de personas a transformar la ansiedad en confianza, a llegado a la conclusión rotunda: “La ansiedad no es una enfermedad ni un trastorno”
La ansiedad generalizada es un malentendido del sistema cuerpo-mente.
Los malentendidos no se “tratan” ni se “curan”
Los malentendidos se ven se comprenden. Una vez vistos comprendidos la persona vuelve a ser la de antes, incuso más fuerte porque ahora tiene una nueva comprensión poderosa que le acompañará siempre.
El Psicólogo Blas Ramón nos propone “Tres pensamientos para aliviar la ansiedad” y “Lecturas para afrontarla”
  1. “Cuando cambias la forma en que miras las cosas, las cosas que miras, cambian también”
  2. “En el mismo momento en que decidimos y empezamos a afrontar y tratar nuestro problema de ansiedad, empezamos a sentirnos mejor”
  3. “Cuando sentimos un gran temor ante algo que nos parece inminente, siempre sentiremos alivio cuando el problema ya ha llegado”
Vídeo que te ofrece algunos ejercicios que ayudan a calmar la ansiedad: https://elefantezen.com/13-simples-ejercicios-para-calmar-ansiedad/
Fuentes consultadas en la elaboración de este artículo: https://es.wikipedia.org/wiki/Ansiedad
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10




Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.

COMENTARIOS

  1. Avatar

    En un mundo de prisas, cada vez menos humano, es lógico que proliferen los miedos. Siempre es de agradecer una pausa de un pensamiento tranquilizador, y cercano a lo que generamos y no queremos ver.

    1. Avatar

      Así lo siento, muchísimas gracias por tu sentida reflexión, Mariola.

  2. Avatar

    Muy bueno el artículo.
    Me encanta esta frase: Cuando cambias la forma en que miras las cosas, las cosas que miras, cambian también.
    Fuerte abrazo 😘

    1. Avatar

      Muchas gracias Rebeca, tu sensibilidad se transmite y llega nítida para mejorar la percepción de la realidad que nos circunda y a veces no vemos.

  3. Avatar

    Esto de la ansiedad no es para nada una broma. Nos creemos invencibles y consideramos que no tenemos límites a la hora de afrontar todo tipo de estrés, porque estamos acostumbrados a vivir dia a dia con ello, con el ruido de los coches, con cumplir objetivos en escasos periodos de tiempo, en preocuparte por cosas que pueden desencadenar otras. Todo esto se alarga en el tiempo.Seguimos sin entender nuestros límites.
    Entiendo que el estrés sea un arma muy poderosa, adaptativa como decías en el artículo, que nos ayuda a mejorar y ser más productivo pero un arma de doble filo. Hay que cumplir si o si con los descansos, la desconexión, hacer ejercicios de relajación aunque no nos haga falta, vamos…cuidar el lugar donde habitamos.

    Muy interesante Esteban, desconocía muchas cosas y que me ha ayudado a reflexionar y a hacer consciente. Saludos

    1. Avatar

      Ahondar en el conocimiento, nos permitirá conocer más sobre el mundo en el que estamos inmersos. Ocurre que ese mundo solemos localizarlo fuera, en todo lo que nos rodea y de una forma u otra visualizamos pero ¿y si miramos en dirección a nosotros mismos? Es posible que nuestro nivel de comprensión adquiera en nivel que nos merecemos. Se trata de adquirir mayores niveles de consciencia. Muchas gracias estimado Daniel. Ahí en esas reflexiones que haces esta el secreto de tu capacidad artística y la belleza que transmites.

  4. Avatar

    muuuuy buen articulo, espero que pueda alcanzar a muchas mas personas. aunque yo utilizo mas los jugutes anti estres como estos http://squishy.website/ pero igual intentare aplicar algunas cosillas

Responder a mauricio alfon Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *