La casa de un hombre es su castillo

Por eso entiendo la decisión del alcalde de La Oliva de cerrar el ayuntamiento y llevarse las llaves.
Pero… quienes se habrán creído que son estos advenedizos?, que pueden llegar a la casa de un hombre honrado que ha tardado años; qué digo años, siglos! en construir su hogar, para que ahora vengan unos chiquilicuatres a expulsarlo del fruto de su esfuerzo?.
Querido Domingo (puedo tutearte?): tus llaves son hoy el símbolo de nuestra hermandad, de nuestra logia, en cuyo primer capítulo reza que «la propiedad es única, indivisible y serán eliminados todos aquellos que atenten contra ese sagrado precepto».
Querido hermano en la fe: no dejes que unos canallas descreídos, descastados, desharrapados, desposeídos, des…(no hay más insultos que empiecen por des?) te arrebaten nuestras llaves, tus llaves.
Las casas consistoriales de La Oliva se han convertido hoy en el símbolo de la resistencia frente al colectivismo de los nuevos lobos comunistas y coleteros. 
Domingo, sé fuerte!

Dejar respuesta

Entre su comentario
Entre su nombre

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.