La categoría personal, profesional, social o política no la otorga el desempeño de un cargo, aunque la parafernalia de las apariencias así lo pretende.

La validez o categoría precede a cualquier responsabilidad sea privada o pública, se enraíza en la trayectoria de cada uno, el camino que ha recorrido para llegar al lugar donde se encuentra. Mirando ese camino, ese recorrido, podemos calificar al personaje y la validez de lo que representa. Y los hay que lo valen y otros que dan pena. Entre estos últimos abunda el trepa.

El trepa carece de ideología, de principios y de valores, su única motivación es satisfacer sus intereses, generalmente, económicos y de notoriedad como remedios a sus complejos de inferioridad e inutilidad personal y social.

Una de las principales características del trepa es que utiliza a los demás para conseguir sus objetivos, pero cual tozuda suele ser la realidad, pues termina siendo utilizado para tapar las vergüenzas o los despropósitos de aquellos que le facilitaron el ascenso.

El servilismo y el trato empalagoso suele ser otra de sus características, es el veneno que estás víboras suelen inocular a sus presas para ocultar sus verdaderas intenciones, y aparentar lo que no son ni pueden llegar a ser, pues siguiendo con el símil del reptil, son auténticos encantadores de serpientes.

Los espejos no solo nos reflejan sino que en ocasiones nos interrogan, en este caso la respuesta está antes que la pregunta:

“Dime cómo has llegado y te diré quién eres”.

Mientras los partidos políticos actúen como agencias de colocación y de mejoras salariales, seguirán siendo el refugio del trepa, que primero como gusano, después como crisálida y por último como mariposa celebrará su metamorfosis como el mejor ejemplo que cuando no le sirve unos principios, valores, partido, familiares, amigos…, se adaptan y adoptan todo aquello que les sirve para alzar el vuelo en busca de su ambición, obviando, que corto es el camino y breve el éxito forjado a la sombra de la traición.

Cuando vemos que el trepa logra su sillón, sería conveniente formularnos la siguiente pregunta:

Estaría usted dispuesto hacer lo que ha hecho un trepa para llegar a tener un puesto en política?

Cuando llegue el momento de la caída, sus padrinos miraran para otro lado.

Feliz vuelo, que la caída te sea leve.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.

COMENTARIOS

  1. Avatar

    Maravilloso artículo tan duro como real , como la ciudadanía permite lo que está pasando no reacciona. Churchil decía que los pueblos tienen los gobiernos que se merecen.

Responder a Carmen Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Somos un magazín ubicado en el noroeste de Gran Canaria, informamos de las noticias del Norte y también de las noticias más relevantes de la Peninsula y fuera.

© 2008 Reservado Todos Los Derechos.