Cuando el sol al horizonte
llenó con su luz el día;
se abrieron, verdes luceros,
tus ojos, mi linda Irina.

Tu boca pide mimosas
y tus manos las germinan;
porque las flores te buscan
al calor que las cobija.

La piel que tu piel de seda
es azul de la opalina;
has colmado con caricias
nuestra sed de tus sonrisas.

No llores, que el canto que oyes
es el ruiseñor que trina,
gozoso, si escucha tu boca,
rayo de luz protegida.

El brillo que hay en tus ojos,
la alegría en tu sonrisa,
lo suave de tus caricias….
todo lo malo, confina.

La paz nos traes con tu nombre;
tu olor, nardo y clavellina….
Desde que tú nos llegaste
mudaron noches y días….

¡La ronda que aquí cantamos
para la niña bonita
es poema, amor y besos
para ti, mi linda Irina!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Somos un magazín ubicado en el noroeste de Gran Canaria, informamos de las noticias del Norte y también de las noticias más relevantes de la Peninsula y fuera.

© 2008 Reservado Todos Los Derechos.