Escucho en sus jadeos el fecundo
ritmo del animal marino. Siento
–hondo batir de albatros– ese viento
en que la vida nace a un sol rotundo.

Hoy vibra el corazón en lo profundo
de tu atlántico aroma con su aliento
de álgido trino añil como un momento
–libre la voz– de recobrar el mundo.

Regia proa de Gáldar, fiel ribera,
hoy me tiendo en tus playas de amaranto,
dunas de cobre y luz, de oscura nieve.

Y me entrego a la paz de tu bandera:
¡el triunfo de las horas en el canto
de este latir que todo lo conmueve!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10




Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.

COMENTARIOS

  1. Avatar

    Preciosos versos a mi ciudad natal, Felipe. Es maravilloso como se puede sentir de esa forma ante un lugar apreciando su luz, su mar, su calidez. Un abrazo desde este trocito de Atlántico.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *