“¡El peatón se ha convertido en un enemigo de la circulación!”

“¡Y los coches en enemigos de los peatones!”

¿Por qué se ha convertido el peatón en enemigo de la circulación? Porque no va en coche.

El coche se ha convertido en la ilusión y la grandeza del conductor.

El conductor y no digamos el propietario, se sienten dueños de la situación y de tener más valor. Han conseguido lo que le han dicho que tiene que tener para sentirse feliz y mejor.

Se invierten millones para facilitar la espantosa circulación y no para facilitar la circulación y la vida de los peatones.

No hay sitio donde aparcar los coches en la vía pública y van a un aparcamiento para luego coger un taxi para llegar a su destino.

Los coches inundan las ciudades y su contaminación está destruyendo nuestro hábitat natural -del conductor y del peatón-  arrastrándonos a todos a la autodestrucción.

Soy peatón. Desde años dejé de conducir para no contaminar, y ahora soy más feliz, me cuesta menos dinero y disgustos, y los taxis me llevan de puerta a puerta, sin preocupación alguna y me cuesta menos que mantener el coche. Pero tengo la desgracia de ser peatón.

Como peatón arriesgo mi vida cada vez que salgo de mi casa, como al igual la arriesgan los vecinos.

He solicitado un necesario paso de peatones, para que los vecinos, yo mismo, y los que salen y entran en mi casa y alrededores, no tengan riego de sus vidas, y, desgraciadamente, no he conseguido nada. Y seguimos con el mismo o mayor riesgo cada día.

Compadezco a los responsables si alguien sufre un accidente por la falta del paso de peatones, aquí o donde sea.

Como peatón me siento desamparado, no oído y desprotegido.

Solo me restan estas palabras que solo buscan la protección del peatón y del riesgo y responsabilidad del conductor si atropella a una persona por no haber paso de peatones.

¿Qué somos los peatones en el momento actual?  Un estorbo, un peligro para los conductores, y un riego de nuestras propias vidas.

¿Qué es el progreso y seguridad de un ciudadano? Vivir con seguridad y sin riesgo para sus vidas.

Quien no tiene un coche y un móvil se debe sentir un paria, un desgraciado, y un desfavorecido de la sociedad. Así piensan algunos.

La tecnología y los avances se han convertido en un fin, y no en un medio para mejorar la vida, convirtiendo a los usuarios de esas tecnologías en esclavos sumisos con pérdida de su libertad.

Los poderes perversos, que repito una vez más, son los que tienen como metas y fines ganar dinero y poder, se están y nos están arrastrando a la destrucción.

Hay poderes perversos de todos los tamaños, para mayor desgracia de la desunida y no participativa sociedad.

Los peatones tenemos, como mínimo, los mismos derechos y deberes que los conductores. Aunque deberíamos ser prioritarios porque estamos antes que los coches.

¿Cuáles son los derechos y deberes de los peatones y de los conductores de sus flamantes coches? Preservar sus vidas y las de los demás, que es lo que tenemos de valor incalculable.

¿Cuándo llegará el día en que los peatones tengamos, al menos, los mismos derechos y oportunidades que los coches? No lo sé.

Por favor ¿Me puede ayudar y decirme lo que debemos hacer los peatones para conseguir que se cumplan nuestros derechos para caminar sin riesgo de nuestras vidas en medio de los coches?

La deshumanización y despreocupación personal y social y en especial las de las autoridades responsables no les quita el cargo de conciencia si no hay la protección de la vida de los peatones.

Los coches y los peatones tenemos los mismos derechos y obligaciones.

“¡¡¡¡¡¡¡La desigualdad, en todo, es origen de males que tienen responsables!!!!!!!”

“¡¡¡Los responsables son y serán los culpables!!!”

 

Dejar respuesta

Por favor entre su comentario!
Please enter your name here