LUCHANDO EN GUÍA Y POR GUÍA…COMO HICIERON ELLOS por Julián Melián

Desde aquel niño y adolescente que sólo pensaba en divertirse, trabajando los fines de semana con su padre en plataneras o en la pared, hasta una juventud digamos intensa donde descubres cosas que te parecen asombrosas, en la que luchas contra lo establecido porque de verdad te crees capaz de cambiarlo todo. Hoy eres consciente de que todo suma y que en medio apareció gente que te modeló dándole sentido a lo que eres y a lo que quieres ser.

Trabajando desde los diecisiete años, aprendes a valorar lo que tu madre te repite, se trata de conservarte, de tener tu entorno referenciado. Quizás por ello, con 23 años me puse a estudiar Historia; sin duda si existiera el destino, el mío es ese. Luego vendrían labores en una empresa de Gestión patrimonial que me permitió moverme entre islas cuidando de lo nuestro.

De todo he aprendido y me gusta pensar que todo ha pasado por mí. Trabajar en el Registro de la Propiedad de Guía, me permitió conocer mi pueblo a través de sus topónimos y relacionarlos con su gente y sus apellidos. Era como si todos formaran parte de mi familia. Eso me permite conocer Guía desde dentro, considerando la empatía con las personas y respetando sus orígenes que son los míos, asociándolos a los barrancos de mi pueblo.

Fueron diez años como técnico de Cultura y en ocasiones de Desarrollo Local en el pueblo donde naciste, llevando los proyectos que te dejaron llevar, con todo el amor que yo recuerdo y de ahí quedan mucha experiencia y de nuevo personas que te aportaron mucho.

En medio de todo ello, he caminado y saltado muchos riscos por las islas, porque al final lo que siento es la necesidad de conocer y de comprender como la naturaleza nos hizo y como la gente que vive aquí se ha movido en busca de sustento por todo el archipiélago.

Los últimos años de autónomo con una tienda basada en el Queso de Guía en contacto constante con pastores locales, te dan una última perspectiva, que al final se relaciona con todo lo demás. Sin duda esta etapa me ha hecho comprender que es lo que ha pasado en Guía en los últimos 70 años para que el pueblo haya ido viniendo a menos hasta llegar a la situación actual de desmotivación y desde luego de falta de orgullo de la gente que vive en él.

Me doy cuenta de que a través del trabajo, de caminar por las islas y los años, he adquirido un valor añadido que tengo que ofrecer al sitio donde nací y que creo que puede ayudar a mejorarlo.

Esperamos, tras estas elecciones, poder seguir caminando por Guía y luchar como hicieron nuestros abuelos, los de la foto, para que Guía se convierta en un lugar del que sus habitantes se sientan orgullosos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.