Como un faro en la orilla,
centinela en tu sueño,
te aguardo en la alta noche.
A la lengua del mar. Las aguas
rumorean tu boca y la caricia
de tu piel de cereza. Lejos oigo
en el viento tu voz entrecortada.
Y te llamo insistente.
Y tú no estás conmigo.
Mujer, mi compañera, muéstrame
cómo he de amarte, cómo
arbolar este amor soberbio: a veces,
bogo hacia ti perdido, a la deriva,
y me adentro en lo oscuro más y más;
y a veces, para abarcarte,
para tenerte cerca, te alejo.
E, insomne, te llamo.
Y tú no estás conmigo.
Hay en mi corazón, varado,
un dolor dulce como de uva madura,
amargo como jugo de áloe;
es el rincón del llanto,
porque te busco, incansable,
por los acantilados, porque
mientras el viento arrecia ciego,
te llamo, amor, te llamo,
y tú no estás conmigo…

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Somos un magazín ubicado en el noroeste de Gran Canaria, informamos de las noticias del Norte y también de las noticias más relevantes de la Peninsula y fuera.

© 2008 Reservado Todos Los Derechos.