Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10

Como un faro en la orilla,
centinela en tu sueño,
te aguardo en la alta noche.
A la lengua del mar. Las aguas
rumorean tu boca y la caricia
de tu piel de cereza. Lejos oigo
en el viento tu voz entrecortada.
Y te llamo insistente.
Y tú no estás conmigo.
Mujer, mi compañera, muéstrame
cómo he de amarte, cómo
arbolar este amor soberbio: a veces,
bogo hacia ti perdido, a la deriva,
y me adentro en lo oscuro más y más;
y a veces, para abarcarte,
para tenerte cerca, te alejo.
E, insomne, te llamo.
Y tú no estás conmigo.
Hay en mi corazón, varado,
un dolor dulce como de uva madura,
amargo como jugo de áloe;
es el rincón del llanto,
porque te busco, incansable,
por los acantilados, porque
mientras el viento arrecia ciego,
te llamo, amor, te llamo,
y tú no estás conmigo…




Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.