Fue la sal mi primer recuerdo,

el fortísimo olor a mar embravecido,

ese traje naranja sembrado de flores

mientras buscabas paz y anhelabas silencios.

Tu mirada perdida en el manto azul

añorando abrigar los fríos instantes;

suave brisa mecía tus cabellos,

brisa añil, titilando en tus entrañas,

un no saber por qué

y ese abrazo de amor que rompió el miedo,

con el dolor no pudo

pues lo cargué en mi pecho,

donde siempre estará

 hasta el próximo encuentro.

Inma Flores   5/11/2017

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10




Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *