Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10

En la costa verde
de mi tierra madre,
en su playas blancas
de amplia extensión,
en sus frías aguas
y en llantos de nubes,
con notas de gaita,
así crecí yo.

Mis primeros pasos,
mis primeros bailes,
mis primeros versos,
mi primer amor.
Allí fue mi infancia
y mi adolescencia,
y a mi bella tierra
le rindo hoy loor.

Con muy pocos años
llegué yo a esta isla,
con muy pocos años
y cruzando el mar,
a este archipiélago
y a esta isla santa,
mi sensible alma
se vino a posar.

Y con mucho miedo
comencé a escucharla,
y con reticencia
me la recorrí,
y me fue abrazando
con cálidas olas,
con brisas suaves
y con su sentir.

Con su dulce acento,
con térmicas aguas,
con su sol eterno
mi frío quitó,
con bellos paisajes,
con gentes amables
un nuevo folclore
y hasta un nuevo amor.

Hoy le digo a ella,
a mi Gran Canaria,
que mucha poesía
me inspiró a escribir:
Hoy madre adoptiva
yo tanto te amo
que por ti mecida
me quiero morir.

Marotsy©. J.Margarita Otero Solloso
Registrado en Safe Creative
Todos los derechos reservados




Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.