logo cabecera1

Hoy es: domingo, 20 agosto 2017
esbgzh-TWenfrdeit

           

  CASA TERRERA GUIA DUPLEX BARRIAL DUPLEX MARMOLEJOS PISO AGAETE  
 

Casa Terrera

Guía de G. C.

Duplex en Barrial

(Gáldar)

Duplex en Marmolejo

(Gáldar)

Piso en Agaete

Ref. 2776

 
  PRECIO: 180.000€ PRECIO: 136.000 € PRECIO: 120.000 € PRECIO: 91.000 €   

Madre S.O.S por Pedro Rodríguez Reyes

Pedro Rodríguez Reyes.
316 veces

Yazmina, es una de esas personas que desprenden bondad. Parece sosegada, pero se confiesa intranquila. Aún así, no pierde la sonrisa y la esperanza. Habla despacio y muy claro. Repite, incesantemente, que «no entiende nada». Sin embargo, declara que se enfrentará a todo lo que le venga. Es su familia, y luchará hasta el final. La valentía de esta madre coraje tiene hoy mi reconocimiento.

Ahora, tiene 42  años y comparte su domicilio con sus cuatro hijos. El padre de los dos últimos los abandonó cuando la pequeña tenía tan sólo 9 meses. A esta situación familiar compleja, ya de por sí, se suma el abuso sexual de la hija mayor por parte de la expareja de su madre.

Cuando parece que la vida ya  la ha castigado lo suficiente, va ésta y te da otra ingrata sorpresa. Su casero le comunica que tiene que abandonar su hogar en el plazo de un mes.

Desesperada, ella cabeza de esta familia, fue en varias ocaciones al ayuntamiento, en busca de una bolsa de viviendas, pero no consiguió una casa municipal. «Yo no tengo posibilidades de alquilar un piso. Empecé a mirar pero, sin nómina, no tengo aval», asegura.  «¿Qué hago yo después?, ¿me quedo con mis cuatro  hijos  en la calle?», se pregunta angustiada.

«Yo no quiero que nadie me regale nada», exclama. Lo único que desea es «conseguir una casa de renta baja», que pueda pagar con sus mínimos ingresos, «y volver a vivir tranquila». Esta mujer asegura que lo pasó realmente mal, pero que ahora camina con la cabeza erguida. «¿Qué voy a hacer?, ¿llorar todos los días?», apostilla. Yazmina está segura de que sobre ella  pesa la amenaza de que tenga que abandonar su hogar en cualquier instante. Y si en el momento en que esto suceda, no tiene a dónde llevar a sus cuatro hijos. Es así de triste, matiza,  no comprende por qué a su familia no le ofrecen un lugar en el que habitar.

Ella me reitera que tiene «asumido» que se tiene que ir de su vivienda. Ahora solo teme las consecuencias. Si no tiene un domicilio es posible que pierda el subsidio al no estar localizable. Pero, sobre todo, lo que más le acongoja es perder a sus cuatro hijos menores. «Puede venir Asuntos Sociales y quitármelos», pronostica mientras teoriza sobre la ironía que sería que acabaran por quitárselos «cuando, en la medida de lo posible, nunca les ha faltado de comer, van bien vestidos y tienen sus libros...».

Durante este año de calvario, Yazmina solamente ha encontrado apoyo en los miembros voluntarios de Cáritas parroquial. Me apuntó una de las voluntarias, a la vez que advertía de que «si no se encuentra una solución inmediata, Yazmina y su familia se verán literalmente en la calle».

 El final de esta desgarradora historia, es que Cáritas Diocesana de Canarias, hizo posible el milagro de que esta familia tenga un hogar.

Desde aquí felicitar a Cáritas Diocesana de Canarias por reubicar a esta madre y sus cuatro hijos menores de edad, ya que el acceso a la vivienda es un derecho fundamental reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero en nuestra comunidad aún hay personas como Yazmina que siguen sin poder ejercerlo.

En días pasados  Cáritas Diocesana, se manifestó por los derechos de las personas sin hogar en materia de vivienda. Allí estuve, por eso les puedo decir que con gestos como éstos, ésta entidad religiosa  realiza desde hace muchos años una valiosa labor con las personas más vulnerables, que, sin duda , merece todo mi reconocimiento y me hace reflexionar sobre el impacto que tienen en la vida cotidiana de las personas, en la convivencia colectiva y en su integración social, el hecho también de no disponer en ocaciones de un hogar con condiciones mínimas de habitabilidad y salubridad.

La vida digna es un factor clave para cubrir tanto necesidades físicas de seguridad y protección como las necesidades psicológicas y sociales proporcionando un espacio de privacidad y encuentro con la familia. Por tanto, disponer de un hogar digno supone no sólo una mejora de las condiciones de vida de las personas, sino que les permite romper con el círculo de la pobreza y las desigualdades que generalmente se transfieren de padres a hijos.

Hoy vuelvo a cerrar éste artículo de opinión repitiendo que siempre que una comunidad sea capaz de crear en su propio seno los mecanismos necesarios para garantizar su desarrollo, habremos contribuido a mejorar la vida de muchas personas.

Pedro Rodríguez Reyes.

Valora este artículo
(5 votos)
Escribir un comentario
Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.
Los comentarios serán revisados antes de ser publicados.
Gracias por sus cometarios


Código de seguridad
Refescar

"Desde Santa María de Guía, en Gran Canaria, intentamos cada día saludar y abrazar a través de este medio a los habitantes de todas nuestras queridas islas (Ocho Perlas Preciosas rodeadas de mar), incluida La Graciosa, cada día mas habitada y mucho más conocida dentro y fuera de Canarias"

        

Goto Top

Calendario

« Agosto 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31