Hoy es: martes, 23 mayo 2017
esbgzh-TWenfrdeit

Inmobiliaria  Inmobiliaria1 
 

Local Guía de

Gran Canaria

Piso Calle Drago

(Gáldar)

Piso en Sardina

(Gáldar)

Solar (Gáldar)

 

 
  PRECIO: 46.000 € PRECIO: 79.000 € PRECIO: 95.000 € PRECIO: 50.000 €   

En esta ocasión no será la política la que ocupe mi tiempo y estas palabras de reflexión que cada semana llevo hasta ustedes. Hoy voy a ocuparme de un tema que a todos, de una u otra forma, en primera persona o por allegados, acaba golpeándonos en la cara de la realidad. 

Conflictos de pareja, por Paco Vega.

Sigo escuchando expresiones críticas, incluso en personas relativamente jóvenes, dirigidas a quienes deciden poner fin a una relación sentimental. Poco aguante, paciencia y cierta ligereza en la toma de decisiones, suelen ser algunos de los comentarios que se escuchan de los que no han tenido que pasar por el traumático momento de la separación.

Todos hemos valorado alguna vez, en época de tormenta sentimental, la   hipotética decisión de un divorcio o ruptura de pareja. Todos en algún momento hemos reflexionado sobre cómo sería nuestra vida sin nuestra actual pareja. Nadie se escandaliza por ello, las separaciones están a la orden del día y ya es habitual conocer a personas que han tenido que superar varias rupturas sentimentales.

Existe también la visión machista de estos acontecimientos, reprobando conductas y comportamientos en la mujer que en el hombre son perfectamente tolerados y comprendidos, incluso por las propias mujeres. Es más tolerado que sea el hombre el que deje a la mujer, a que sea ésta la que tire la toalla en la relación. Es asombroso que esto suceda en el siglo XXI, pero sucede.

Hacer un análisis exhaustivo de los motivos que pueden conducir a la separación o divorcio de una pareja no es el motivo de esta modesta reflexión, un tema que daría para para varios libros especializados. Sin embargo pocas veces se habla de las parejas que teniendo razones sobradas para “romper” ese nexo de unión -ya sea religioso, civil o de hecho- continúan teóricamente unidos por muchos años.

Hay parejas que el único vínculo que les une es el techo que les cobija y a veces unos hijos en común, pero que en ocasiones ni se hablan. Hay parejas que llevan vidas paralelas, con amante incluido, en ocasiones consentido y otras ignorado. Hay parejas que se odian (literalmente), pero que unas veces por el dinero y otras por los hijos permanecen “unidos” por muchos años (al menos sobre el papel).

Los hijos son precisamente un obstáculo -a veces insalvable- en la toma de decisiones, cuando son pequeños por razones evidentes de distanciamiento de quien se queda sin la guarda y custodia, y cuando son mayores por no darles un disgusto o por presiones de los propios hijos que no admiten en sus padres lo que asumen con naturalidad para si mismos. Finalmente los hijos crecen, hacen sus vidas -en ocasiones salpicadas de sus propias rupturas sentimentales- mientras los padres languidecen de pena y depresión entre amagos de reconciliación y reproches continuos.

Entonces, ¿qué situación parece menos hipócrita?, la de las parejas que sin soportarse siguen unidos por los motivos antes citados, o los que “civilizadamente” deciden poner fin a la relación. Se entrecomilla intencionadamente la expresión “civilizadamente” porque lamentablemente pocas veces es así. En todo caso, mi respeto a unos y a otros por parte de los que vemos desde fuera y a veces desde dentro situaciones dantescas e injustas…, de permanencia o de ruptura.

Hay personas que llevando una relación aparentemente idílica no terminan de cuajar por frialdad y desinterés de su sus parejas, lo que con el paso de los años acaba apagando las escuálidas  llamas del amor.  La relación en estos casos termina por convertirse en un monótono discurrir del tiempo, sin más expectativa que ver pasar las hojas del calendario. Otras sin embargo, teniendo motivos sobrados para la separación, siguen juntos por los hijos, por el dinero o por el qué dirán. Si, aún hay gente que se preocupa del “qué dirán”...

En las relaciones de pareja no hay regla fija porque somos humanos y estamos expuestos a los vaivenes de la vida y de los sentimientos, que influyen sobremanera en nuestro estado de ánimo. Sobra decir que cada persona es un mundo y cada pareja un universo de contradicciones.

Luego viene la terrible ruptura. Seguramente habrá personas frías que lo lleven casi con normalidad, pero no es lo habitual. Las separaciones, aún siendo de mutuo acuerdo, son siempre dolorosas. Sin la premisa anterior acaba siendo aún más traumática. “La travesía del desierto” hay que pasarla. Si existe buena voluntad, a pesar del dolor, puede sobrellevarse mejor por ambas partes, pero cuando el odio y el rencor hacen su aparición, la ruptura se convierte en una tormentosa odisea con tremendas secuelas psicológicas. En ocasiones hasta los hijos son vilmente utilizados por los progenitores sin escrúpulos, sin pensar que están dañando lo más sagrado de la pareja, LOS HIJOS. A pesar de todo, siempre debemos intentar reconducir la situación por la vía de la civilizada y del diálogo. Por nuestra propia salud mental.

Nadie rompe una relación de años, muchas veces con hijos en común sin razones poderosas de fondo. El peaje que hay que pagar es demasiado alto, aún en la mejor de las situaciones.

En todo caso, vaya desde aquí mi admiración para las parejas que, pese a múltiples vicisitudes, consiguen llevar a buen puerto una relación cargada de respeto, amistad y comprensión. Para el resto sólo desearles suerte en la búsqueda de LA FELICIDAD, en pareja o en solitario.

El hacerse preguntas, aunque no se tenga todas las respuestas, ayuda a reflexionar sobre cómo se están haciendo las cosas en Canarias. Hoy también me hago preguntas al hilo de mi último artículo “Prostituyendo el empleo”, en el que hablaba de la cada vez más precaria situación laboral de los trabajadores. Las preguntas en esta ocasión pretenden unir dos mundos que deberían ir de la mano y que sin embargo parece que no avanzan en el mismo plano. Estoy hablando del TURISMO y el EMPLEO.

Vemos como cada año se baten records de llegada de turistas y sin embargo en esta tierra canaria seguimos sufriendo un paro galopante de los más altos del país. También observamos como año tras año se destinan partidas presupuestarias, tanto del Gobierno Canario como de los respectivos Cabildos, para la promoción turística. Y no es que yo critique estas partidas -excesos al margen-, entre las que se encuentran la asistencia y participación en eventos nacionales e internacionales de todo tipo pero… Y ahora vienen las preguntas:

¿Qué se le pide al sector beneficiado con estas promociones de dinero público?… No sé, estoy pensando (desde mi ignorancia) en algún tipo de esfuerzo o requisito en contrataciones de canarios en todos los puestos de trabajo de las empresas vinculadas a este sector… También se me ocurre algún otro tipo de  exigencias de cara al territorio en el que se asientan sus complejos del que obtienen sus multimillonarios beneficios. Estoy hablando naturalmente de requisitos de abastecimientos y servicios de la tierra…

Lo que quiero decir con este pequeño alegato es la triste realidad de que el Gobierno Canario y los Cabildos Insulares están promocionando con muchos millones de euros públicos a un sector de empresas radicadas en Canarias -no siempre canarias- con el pretexto de los puestos de trabajo que supuestamente crean, pero que en realidad acaban empleando a cientos de trabajadores extranjeros y peninsulares. Algunas de ellas se permiten incluso la desfachatez de despreciar a los trabajadores de la tierra en sus ofertas de empleo, quedando para los canarios los menos cualificados, peor remunerados y en muchos casos mega-explotados, teniendo muchas veces que emigrar a otras latitudes por falta de oportunidades.

El caso es que como las cifras son tan tozudas y negras  a mi no me cuadran. No me cuadra que un lugar como Canarias que recibió el año pasado a 15 millones de turistas, siga figurando con un índice de desempleo del 26,01 %, siete puntos más que la media nacional. No me cuadra que un territorio con una demanda de consumo de de 2,2 millones de habitantes y una población flotante de 15 millones de turistas se importe el 95% de los alimentos. Y lo mismo se podría decir de otros sectores, pero insisto, clama al cielo la incoherencia de las cifras.

Quizás habría que hacer un mayor esfuerzo legislativo, inspector y corrector para modificar el hecho de que una de las industrias más potentes del país no lleve aparejado el pleno empleo en el lugar en el que se genera un negocio multimillonario.

Alguien también podría decir que desde las trincheras todo se ve muy fácil, pero es que las cifras son las cifras, y a mi me sigue pareciendo que en esta tierra canaria está necesitada de mejores gestores. Que se siguen creando muchos “apostaderos” para estómagos agradecidos que vegetan durante cuatro años mientras queda una inmensa tarea por realizar.

Algo se está haciendo mal cuando en este “paraiso” hay tanto paro y precariedad laboral. Y no será que no se genera negocio...

QUE EL ÉXITO NOS SORPRENDA TRABAJANDO O MORIREMOS TODOS DE GLORIA…

Nos la van metiendo doblada y no nos enteramos (perdonen por el palabro), pero es que viendo algunos programas de televisión de seudo-tertulia periodística compruebo como nos cuelan cada día mensajes de adoctrinamiento sobre una realidad impuesta a los sufridos trabajadores, en base a la nefasta y destructora Reforma Laboral.

A nadie se le esconde ya que las últimas reformas laborales han sido letales para la dignidad de los trabajadores, y que no han hecho más que precarizar el ya de por si podrido mercado laboral, consiguiendo entre otras cosas, que aumente cada día el número de trabajadores pobres, es decir, personas que aún teniendo un trabajo remunerado no ganan lo suficiente para vivir dignamente... Como es un tema tan complejo y con tantas aristas sólo voy a referirme hoy al famoso “contrato en prácticas”, que estos días ha requerido la atención de los medios debido a un famoso concurso de la tele en el que se habló de las precarias condiciones de trabajo de algunos cocineros en prácticas.

Ya en el argumentario de algunos “hooligans” defensores de las medidas ultra capitalistas en vigor, pretenden asimilar el contrato en prácticas (ahora en vigor), con el de una figura del siglo pasado como es la del “aprendiz”. La pretérita figura del aprendiz estaba casi siempre vinculada a un menor de edad y sin estudios que se acercaba a un profesional  para ejercer de ayudante mientras aprendía de su mano la esencia de la profesión (casi siempre manual), la mayor parte de las veces sin sueldo o a expensas de alguna generosa y puntual propina del formador. Hoy en día los que acceden a contratos en practicas no tienen nada que ver con el formato anteriormente descrito, ya que los “beneficiarios” de estos contratos suelen ser titulados superiores o técnicos que después de cursar sus estudios, muchos de ellos con practicas incluidas, se aproximan al mundo laboral, en ocasiones incluso después de tener cierta trayectoria profesional en otras empresas con “contratos normalizados”, pero que al llegar a determinadas nichos de empleo se encuentran con este tipo de contratos en prácticas como única opción para acceder al puesto de trabajo (es aceptarlo o quedarse en el paro).

En el citado programa de televisión y las tertulias generadas al calor de la polémica, han destapado -probablemente sin querer- la triste realidad de muchos profesionales de la cocina que, después de realizados sus estudios, e incluso después de desarrollar otros trabajos, acceden a las cocinas de prestigiosos y reputados cocineros con la intención de ganarse la vida dignamente, al tiempo que se cultivan un buen currículum que les valga para su proyección profesional. Por supuesto ninguno de ellos espera cobrar lo que un profesional de primera línea, experto con muchos años detrás de los fogones, pero desde luego lo que no esperan es encontrarse con esta prostitución laboral encubierta que significan los CONTRATOS EN PRÁCTICAS o contratos basura, llegados de la mano de la nefasta reforma laboral de este Gobierno.

A nadie se le escapa que mientras una minoría accede a este entorno laboral de los prestigiosos cocineros, hay otro montón de profesionales que sin estas expectativas laborales y curriculares, también están sometidos a los mismos contratos, puesto que la Ley no discrimina entre quien va a trabajar con un contrato basura a un restaurante con varias estrellas michelín (sin duda una minoría), a quien va a trabajar al último restaurante o bar de pueblo, con el mismo contrato, pero con unas expectativas laborales muy inferiores. Es decir, se nos quiere vender la oportunidad de trabajar junto a un reputado profesional por cuatro duros, por lo que significa para el curriculum, sin pensar que la inmensa mayoría no puede acceder ni de lejos a esas proyecciones. Y hacer constar además que, estos mismos trabajadores no siempre tienen unos padres que les pueden mantener, en ocasiones ya son padres de familia con obligaciones que afrontar o proyectos futuros de pareja y emancipación, que por supuesto deben quedan postergados para mejor ocasión.

Estos contratos se extienden como plaga en el mercado laboral (no sólo en las cocinas) y está significando para muchos empresarios sin escrúpulos la oportunidad de tener dos o tres trabajadores por el precio de uno. Trabajadores muchas veces con las mismas exigencias y responsabilidades que los que ejercen sus funciones con “contratos normalizados”.

La galopante precarización laboral de la mano de estos contratos y otros de los denominados popularmente “CONTRATOS BASURA”, unido al alarmante nivel de paro y la falta de escrúpulos de muchos empresarios, que basan su nivel de competitividad única y exclusivamente en un abaratamiento de los costes laborales, nos conduce irremediablemente a una prostitución del trabajo que no hará más que calentar los ya de por sí enfurecidos ánimos de nuestra sociedad, que observa impotente como se nos está privando de lo más sagrado, EL DERECHO AL TRABAJO (Art. 35 de la Constitución Española).

Hasta ahora les ha funcionado muy bien a esta clase gobernante el pan y circo, es decir, tener a las grandes masas ocupadas y preocupadas las 24 horas del fútbol y de la caja tonta, con programas basura, cada vez más vulgares, y subidos de chismorreo barato, unido a la gran manipulación a través de los grandes medios de comunicación en los que, unas veces de forma descarada y otras más sutiles van adoctrinando a la población sobre lo que tienen que pensar y consecuentemente sobre lo que tienen que votar. Lo que tienen que adorar y lo que deben odiar. Así nos vamos encaminando casi sin darnos cuenta  y con “opiniones ajenas” a la adoración del látigo que nos fustiga.

Unidos Podemos presenta en estos días una moción de censura para sacar al Partido Popular de las instituciones del Estado. El artículo 113 de la Constitución regula el mecanismo y los requisitos necesarios para su tramitación y consecuencias.

Es llamativo que un Partido Popular en franca minoría en la Cámara Baja siga manejándose como si tuviese mayoría absoluta, es decir, ante los numerosos casos de corrupción que salen a diario en los medios de comunicación muestran una actitud impasible y hasta cómplice, en la seguridad de saberse respaldados por una mayoría parlamentaria fuera de sus filas.

En este caso son el PSOE y CIUDADANOS los que dan esa mayoría parlamentaria debido a su debilidad ante una amenaza continua de adelanto electoral por parte del PP. El PSOE porque está “hecho unos zorros” después de su “golpe de estado interno” que acabó con su  Secretario General Pedro Sánchez y que, para sorpresa de todos, sigue vacante siete meses después… A Ciudadanos también le coge con el paso cambiado porque, a pesar de lo que dicen, son el sostén del PP, quieren seguir siéndolo y se les nota mucho.

Podemos decir que, a pesar de los discursos grandilocuentes, tanto PSOE como Ciudadanos NO ESTÁN POR LA LABOR DE APOYAR UNA MOCIÓN DE CENSURA; los primeros porque no tienen ni siquiera un secretario general para presentar como candidato, con una Gestora que se ha prolongado más allá de lo aconsejable y lo decente -siete meses- (el motivo sólo lo saben ellos); y que ejerce unas funciones muy alejadas de lo que sería deseable y que dictan sus propios reglamentos (convocatoria de elecciones para la elección de un nueva Ejecutiva con su Secretario General); y los segundos porque esperan que el desgaste por corrupción que pueda seguir sufriendo el PP les pueda favorecer a la larga, algo inaudito si tenemos en cuenta ese sostén parlamentario en el que se han erigido desde que hicieron su aparición en el parlamento nacional. Dicen que censuran y condenan el comportamiento del PP y luego les respaldan en las votaciones, por acción o por abstención.

El PSOE tiene unas elecciones a Secretario General a la vista -que han demorado sinedie-  que les complica el panorama. Unas elecciones que se han demorado, parece ser, a la espera de  despejar el camino a la “lideresa” del sur, quien no tiene nada claro a pesar del apoyo descarado de la Gestora y de las “viejas glorias” del partido. Ciertamente a este partido no le conoce ni la madre que lo pario. Después del “NO es NO” y la posterior abstención “por el bien de España”, han sucedido tal cantidad de incomprensibles acontecimientos, para un partido que presume de demócrata y de progresista, que sorprende a propios y extraños. Y ahora esta extraña demora en la reelección de su Secretario General, mientras el PP hace de su capa un sayo de corrupción y manipulación  política e informativa, marcan el paso de un recorrido alejado de las políticas de izquierda que ellos han dejado “por abandono” en manos de Unidos Podemos. Pero eso no es todo, porque además vemos como en las políticas importantes vota con el PP en comandita, tanto en el parlamento español como en el europeo. Ahí están los datos de las votaciones para su contraste. Ciertamente, aunque a ellos se les llena la boca de decir que actualmente gobierna Rajoy porque Unidos Podemos no apoyó a Pedro Sánchez en su Candidatura a la Presidencia del Gobierno,  es evidente que quién no tuvo nunca intención de pactar con Unidos Podemos fue el PSOE, firmando aquel acuerdo con Ciudadanos (cuarta fuerza parlamentaria por número de escaños) y luego pedir a Podemos que se uniesen a lo pactado en un documento que, según  Ciudadanos, contenía el 80% del programa del PP. Una invitación sin duda envenenada e imposible de aceptar si realmente lo que se quería era cambiar las políticas de derechas y no un simple cambio de cromos o caras. Es más, cuando Pedro Sánchez comenzó a repensarse el pacto con Unidos Podemos lo guillotinaron para mayor vergüenza del partido que se dice de izquierdas.

Ciudadanos sigue en su línea de “marca blanca” amagando y sin dar. Dicen que están contra la corrupción, pero hoy mismo vuelven a aupar otra vez al PP de Murcia al Gobierno de la Comunidad, como lo ha hecho con el PP de Madrid y en otros tantos sitios, todos ellos podridos hasta las trancas de corrupción. Sin embargo no pierden la oportunidad en atacar a Unidos Podemos de la Mano del PP en cada ocasión que se les presenta, cuando quien gobierna gracias a su apoyo es el PP. En Andalucía el PSOE con idénticos mimbres, también es respaldado por Ciudadanos.

Creo que el PSOE (al menos su longeva Gestora), ya no piensa en recuperar los votos de la izquierda;  sus gestos, sus votos y sus políticas así delatan. No sé en qué momento piensan restañar sus heridas para recomponer el partido o si por el contrario prefieren dar por amortizada esta legislatura y la siguiente, mientras atacan por tierra, mar y aire a quien han convertido en su principal enemigo, Unidos Podemos. Probablemente piensan que los medios de comunicación y los grandes poderes financieros les darán el apoyo necesario para evitar que Unidos Podemos les robe la tostada (parece su única obsesión). Actualmente, parece ser, se encuentran cómodos en una segunda posición -que no oposición- que les permita, con el paso del tiempo, volver al ansiado bipartidismo. Consideran seguramente que Unidos Podemos de ahora va a desfallecer como Izquierda Unida de entonces, teniendo en cuenta las tradicionales exquisiteces de la izquierda -la de verdad- para mantener la unidad de criterio y de hacer frente común. Para ello cuentan con que los medios de comunicación amigos obren el deseado desgaste de Unidos Podemos. Mientras tanto Ciudadanos apunta maneras de mantenerse en una pactada y controlada órbita del PP para ir apañando los votos que puedan salirse de madre por la vía de la corrupción rampante del PP.

Ciertamente a Unidos Podemos no le queda otra alternativa seria que la Moción de Censura, aunque fracase. Cierto es que algunos errores del bulto se han cometido en su estrategia durante esta breve legislatura, pero es muy difícil disimular los fallos -algunos lógicos de la inmadurez política- con el foco mediático continuo sobre sus cabezas. Las coca-colas que bebió uno de sus miembros en cierta ocasión, después de manifestarse públicamente contra las políticas de aquella empresa y en favor de sus trabajadores, merecieron para algunos medios más páginas y críticas que toda la fosa corrupta del PP.

 Pero el nivel de corrupción y tolerancia es de tal calibre que a día de hoy es la única “alternativa decente” para dejar constancia oficial de esta vergüenza nacional. Implicaciones y acciones manifiestamente mafiosas de altos cargos de los distintos ministerios que se han ido desgranando en los últimos tiempos gracias a un trabajo brillante de diversos funcionarios de los cuerpos policiales, de la carrera fiscal y de la judicatura que han sabido mantenerse dentro de la profesionalidad y la decencia debida, soportando presiones e injerencias intolerables de todo tipo, cuando vemos nombramientos, ceses, traslados y comportamientos más que sospechosos en estos cuerpos de la Administración del Estado. Mi admiración para los primeros y mi total repugnancia para los segundos. También a los pocos medios de comunicación que siguen sacando “la basura” a la calle para que pueda limpiarse aunque sea con la nariz tapada.

En respuesta a estos comportamientos detestables, en vez de las dimisiones y ceses que tocaría ver en cualquier país decente, hemos visto reiteradas declaraciones chulescas de altos responsables políticos con total falta de vergüenza y rigor, muy alejadas de lo que debe ser un Gobierno serio y democrático.

Efectivamente la moción no triunfará, pero obligará a todo el arco parlamentario a retratarse ante el comportamiento de un gobierno con una ética y estética en sus horas más bajas. Obligará a posicionarse claramente en contra de las truculentas maniobras de un Gobierno, que lejos de limpiar su casa de corrupción y colaborar con la justicia se dedica a poner palos en las ruedas de la misma; o por el contrario ponerse de perfil acusando a Unidos Podemos de lo inapropiado de la moción para sus intereses partidistas.

Para los que hasta ahora han dicho que el PP gobierna gracias a Podemos, por no apoyar en su momento la candidatura Pedro Sánchez (previamente pactada y firmada con ciudadanos), a ver que dicen después de esta moción de censura.

 

Con la escasa información facilitada, porque en estos casos la información técnica (la buena) es fundamental para hacer un análisis riguroso, tenemos datos suficientes para al menos sorprendernos de que los accidentes sucedan. Perdonen la redundancia porque los accidentes son eso, accidentes, con sus causas y efectos.

Sobre las causas me vienen un motón de interrogantes a la cabeza que algunos serán ingenuos y otros no tanto:

1.- Hablan de buque sin gobierno por la “caída de planta” -si las informaciones filtradas con correctas-. Entonces, ¿no había generadores auxiliares? ¿No funcionaron? ¿Esto afecta a los motores principales? Y si lo hace ¿en qué medida? ¿Afecta al Gobierno del barco (timón)? ¿En qué medida? ¿No hay medidas alternativas o no se reaccionó a tiempo? Si sólo afectó al gobierno pero no a los motores ¿por qué no se pararon de forma inmediata? ¿Y el ancla no se utilizó, se hizo tarde? De aquí la importancia del “ancla a la pendura” que obliga la normativa a la entrada y salida de buques en los puertos… Y si todo depende de la planta no habría que plantearse si no deberían mantenerse al margen de aquella los elementos de seguridad… ¿O acaso fueron los fallos humanos y no los técnicos los que pudieron marcar la tragedia?

2.- Como consecuencia de la colisión se produce la rotura de las canalizaciones de combustible para el repostaje de grandes barcos. Entonces, ¿Había algún barco repostando? Si no es así, ¿Es normal que permanezcan bajo presión y cargadas de combustible? Inmediatamente después de la colisión ¿cuánto tiempo pasó hasta que se cortó el combustible? ¿Nadie cayó en la cuenta de que por allí pasaban esas conducciones y que podían verse afectadas? ¿Quién es el responsable de control y alerta de estas instalaciones y actuaciones previstas en caso de siniestro?

Ahora, al margen de los heridos y mal trago para los pasajeros y trabajadores, los daños en el puerto y en el barco, así como el derrame ocasionado aún por cuantificar, aunque la Delegada del Gobierno “quite hierro al asunto”… A pesar de los estimados tres kilómetros de derrame, de la parada técnica de la planta desaladora (por precaución), de que Jinamar y otras zonas se hayan quedado sin suministro de agua, etc. ¿¿Está el Puerto de Las Palmas de Gran Canaria preparado para hacer frente, ya no a grandes catástrofes, sino a medianas o pequeñas???

Llueve sobre mojado en el Puerto de Las Palmas de Gran Canaria con respecto a la seguridad, como ya ocurriera con el barco ruso Oleg Naydenov, en el que la falta de un equipo propio, o en coordinación con el Ayuntamiento de las Palmas de G.C. (dotado y preparado), contra incendios y lucha contra la contaminación, pudo evitar la tragedia medioambiental que tuvimos que soportar. Ahora parece ser volvemos a ver las mismas carencias.

Un puerto de la envergadura, movimiento de buques, mercancías y pasajeros como este, bien merece la atención e inversión precisa de las autoridades competentes para evitar males mayores. Se precisa dotar con urgencias a este puerto de medios humanos y materiales para salvaguardar la seguridad de sus instalaciones y las personas que en el desarrollan cada día su trabajo o utilizan sus instalaciones e inmediaciones. Este puede ser el segundo aviso.

Parece ser que el Reino de España vuelve a hacernos la cobra, una vez más, a pesar de los reiterados ronroneos del Gobierno Canario con el PP de Madrid desde que se marchó Paulino. No será la última. Ya lo hicieron recientemente con el petróleo en favor de su amigo Brufau. Pero son incontables las “zorrocloquerías” que venimos soportando los canarios desde hace siglos con la España peninsular, gobierne quien gobierne.

Recién estrenada la primera legislatura del PP, ganada con mayoría absoluta y con un ministro canario en el Gobierno de la nación, y precisamente bajo su tutela, tuvimos que soportar otro desprecio más con la vuelta al famoso “certificado de residencia” para viajar. Alegaban entonces no sé qué multimillonarias estafas por parte de algunas compañías aéreas con los dichosos descuentos de residente, por lo que durante un tiempo tuvimos que volver “la edad de piedra” teniendo que portar el dichoso certificado entre los dientes, cuando hoy en día con las tecnologías en vigor pueden saber hasta nuestra talla de calzoncillos (si se lo proponen). El caso es que muchos años después seguimos esperando la detención y procesamiento de los culpables de la famosa estafa y la consiguiente recuperación de lo supuestamente defraudado… Entretanto el Gobierno “nos coló” un nuevo programa informático multimillonario que iba a ejercer de policía perseguidor de los desmanes canarios… Y hasta ahora… Pa'habernos matao…

Luego vino lo de Repsol y sus prospecciones, a las que la sumisa cúpula empresarial, los medios de comunicación amigos y todo el PP en peso, acudieron a aplaudir los desmanes que tramaban a espaldas de los canarios. El gas también ha tenido lo suyo, con los mismos protagonistas aplaudiendo con las orejas la instalación de unas centrales que en la península estaban cerrando con multimillonarias pérdidas. Si, en la península se cerraban, en la que los sistemas de calefacción de combustibles fósiles están mucho más extendidos que aquí, por razones climatológicas evidentes. Ellos sabrán por qué.

Y luego andamos mendigando que nos permitan pescar unos kilos más de atún rojo en nuestras propias aguas con medios artesanales (1 pescador = 1 anzuelo), mientras se autorizan toneladas con artes de enmalle y arrastre en la península.

Y ahora viene lo del telurio, que parece ser que el Gobierno del Reino autoriza sin conocimiento del Gobierno Canario a una empresa británica. Dicen que han investigado y que cerquita de Canarias parece ser que hay un buen yacimiento del dichoso metal, que es un producto principal en la fabricación de las nuevas tecnologías. Ya algunos se han puesto a ver si hay negocio sin percatarse de que, en caso de haberlo, será para quien decida el Reino de España, como sucedió con el petróleo, al margen de disquisiciones territoriales, que también tienen lo suyo. Lo de las consecuencias medioambientales durante su posible extracción ni hablamos, no vaya a ser que se monte un guirigay como la otra vez. Lo que digamos los canarios les importa un bledo, que para eso somos súbditos obedientes y mansos.

¡OIGA! “que ya llueve sobre mojado” en Canarias con los desprecios consecutivos de la metrópoli. Pero a quien le puede extrañar, y es que nosotros solos “nos hacemos la picha un lio…” Es normal que el Reino Conquistador  haga y deshaga con sus colonias lo que considere oportuno, como siempre ha sucedido. Por qué nos extrañamos entonces.

Pues eso… Póngame una de telurio cristiano, para ir asentando las madres…

 

Habitualmente me gusta ocuparme de temas de Canarias por la sencilla razón de que son los peor tratados informativamente por los medios de comunicación nacionales, siendo sin embargo los de mayor trascendencia para la vida de los canarios. Pero la importancia del tema que hoy les traigo creo que requería de un tratamiento especial, además de este pequeño preámbulo, a modo de inicio, como modesta aportación a un asunto que considero de especial seriedad y trascendencia.

 

 Mucho daño, dolor y vidas humanas hemos visto segadas por el fanatismo etarra en este País. Más de ochocientos muertos, heridos, secuestrados, extorsionados y un sinfín de destrucción y miedo. La falta de libertades en aquellos años era patente, bajo pena de muerte si eras señalado con el dedo etarra.

Tuvimos que soportar el fanatismo de unos pocos queriendo someter a todo un pueblo bajo la ley de las armas, sembrando terror y desolación durante más de treinta años. Un terror que no admite justificación alguna. Un terrorismo cobarde, como todos los terrorismos.

Finalmente y después de mucho sufrimiento, Eta anuncia el cese definitivo de la violencia de forma unilateral el día diez de enero de 2011. En aquel mismo momento surgieron voces de alegría y de condena; voces que se alegraban de que se pusiera fin a tanto dolor, apostando por la vía política para cualquier reivindicación; y voces que desconfiaban y que exigían a Eta la entrega de las armas y su rendición incondicional.

El daño causado está ahí, es irremediable, no tiene sanación ni perdón, los muertos no van a volver, pero la paz, tantos años añorada por todos había llegado para no marcharse. Las condiciones para conseguirlo de una vez por todas están sobre la mesa por primera vez.

Ya en octubre de 1982 Eta Político-Militar renunció al uso de la violencia, declarando que continuaría sus reivindicaciones políticas por medios pacíficos. Sin embargo otro sector, el más duro de la banda terrorista, la denominada Eta-Militar continuo matando hasta su cese definitivo con la citada declaración de enero de 2011. Por el camino quedaron otros tantos amagos de abandono de la lucha armada -como ellos llaman al terrorismo-, pero por fin se había conseguido. Aún así no será fácil su disolución total porque como hemos visto en el pasado, con un sólo fanático dispuesto a seguir empuñando las armas, el derramamiento de sangre continuará. Por lo tanto es imprescindible, además del cese, la entrega de armas y explosivos y la disolución definitiva de la banda.

Llegar a los objetivos antes expuestos requerirá de gran habilidad, serenidad y altura de miras por todos los intervinientes en el proceso. Lo que está en juego es mucho y muy serio. Los más de ochocientos muertos causados por la banda no deben ser el pretexto para la intransigencia y el endurecimiento de posturas, sino más bien al contrario, debe ser argumento suficiente para que el terrorismo pase a formar parte, de una vez por todas, de esta etapa negra de la historia de España. Ahora que las armas se han silenciado, hay que hacer lo posible y lo imposible por alcanzar la paz definitiva. NO MÁS SANGRE, NO MÁS DOLOR.

A los que han hecho del terror su forma de vida no ha sido fácil convencerlos de que entreguen las armas y accedan a retomar las vías políticas que nunca debieron abandonar, más bien al contrario, cualquier disquisición hará que retomen el viejo camino de la violencia, continuando con el derramamiento de sangre. En este capítulo tendrá especial relevancia el papel que ya viene jugando en entorno independentista. El crecimiento del movimiento independentista en el País Vasco por la vía política, al tiempo que en Cataluña, puede ser la luz que alumbre el camino y haga reflexionar a los que se resisten a abandonar la senda de sangre y muerte. La formación independentista EH-Bildu gobierna desde las últimas elecciones municipales en 77 municipios vascos y esta puede ser precisamente la clave del asunto.

Por lo pronto Eta ha realizado recientemente un nuevo anuncio, la entrega de armas y explosivos para el próximo 08 de abril. Queda patente por tanto que la apuesta por el desarme es seria y camina en la buena senda. Sin embargo y a pesar de todo, en estos seis años sin atentados el gobierno del Partido Popular no se ha movido ni un centímetro, según las declaraciones del propio Ministro de Justicia. Quizás alguien debería decirle al Sr. Ministro y al Presidente del Gobierno que, estamos ante un hito histórico en este país y que nadie perdonaría que teniendo en su mano el fin de Eta, se limitaran a mirar para otro lado en lugar de pasar a convertirse en actor principal y necesario en la disolución definitiva de la banda terrorista. Nadie les está pidiendo que pongan a los etarras con crímenes de sangre en libertad, éstos deberán cumplir sus penas, pero si que realicen algunos gestos,  como por ejemplo el acercamiento de presos a cárceles vascas. Gesto que por otra parte ya hicieron en el pasado cuando Eta aún mataba, de la mano de los populares Jaime Mayor Oreja como Ministro del Interior y José María Aznar en la presidencia del Gobierno. En concreto fueron 135 reclusos los que se acercaron a cárceles vascas en los años 97-98, por lo cual sería de una tremenda irresponsabilidad continuar sin moverse ni un centímetro -como ha dicho el Ministro- ahora que Eta ya no mata (seis años concretamente) y que existe una oportunidad histórica y real de dar carpetazo a ETA.

Eta es la que ha matado, secuestrado y extorsionado y sólo ellos son responsables de sus actos, pero debemos exigirle a nuestro Gobierno altura de miras y responsabilidad política en un asunto de tal trascendencia para este país. No moverse ni un centímetro no parece ser la actitud que se espera de un gobierno serio y responsable en un asunto de esta envergadura.

El fin de ETA y el encauzamiento de TODAS las reivindicaciones por vías pacíficas y políticas bien merece un esfuerzo por parte de todos.

Al hilo de una polémica vecinal surgida en Anzo-Anzofé, barrio compartido por los municipios de Guía-Gáldar, quiero tirar del hilo de este ovillo para realizar una crítica a los movimientos vecinales y su utilización, especialmente en el norte grancanario que tanto conozco.

Los movimientos vecinales tantas veces alabados y otras tantas denostados, según convenga en cada momento a la clase política, lo forman un grupo de gente variopinta que les une su amor por el barrio (de forma genérica) en el que tienen su residencia habitual. Intentan por ello, lo mejor que pueden o saben, no siempre con acierto, poner voz y hacer de correa de transmisión de las necesidades vecinales, alejadas muchas veces de la voluntad del político de turno.

Hay vecinos que pierden su dinero y su tiempo -de forma altruista y con buena voluntad- luchando por mejorar la calidad y condiciones de vida de los barrios, acciones muchas veces ignoradas e incomprendidas por sus propios vecinos y que suelen quedar para mayor gloria del anonimato. Otros muchos meten su sibilina presencia de forma interesada, bien para posicionarse de cara a posibles aspiraciones políticas, para conseguir un puesto de trabajo en la empresa municipal en beneficio de sus familiares o en el suyo propio…, o para ganar influencia en intereses variopintos que nada tienen que ver con el interés general.

Mi respeto y admiración para los primeros, los altruistas, los de buena voluntad y mi molesta resignación para los segundos, que son consustanciales a la condición humana pero tremendamente dañinos para el fin que aquí nos ocupa.

Los primeros, gente habitualmente honorable y bienintencionados que hacen, muchas veces con más voluntad que acierto, que el buen nombre del barrio no quede en el olvido del tacticismo político. Los segundos confunden habitualmente sus propios intereses con los de la asociación y el barrio al que representan.  Estos últimos se escudan y justifican permanentemente su inacción (es lo que suele caracterizarles) con las más peregrinas excusas. Luchan hasta dejarse la piel por representar a un movimiento vecinal que en vez de impulsar dejan languidecer,  sin otro objetivo que el de ESTAR, para aprovechar oportunamente “el trampolín” que les ofrece “el cargo” o simplemente para que no lo ocupe otro… En este último caso suelen hacerse cargo de la asociación a invitación del político de turno, con el que tienen línea directa, siempre interesado en que “nada cambie para que todo permanezca” y en tener controlado “al rebaño”.

Lamentablemente, los malos políticos suelen tener mucha prevención con los movimientos vecinales reivindicativos, no vaya a ser que se les “enquiste” el barrio de cara a unas futuras elecciones (siempre presente en la estrategia política). Los inteligentes -donde los haya- suelen apoyarse en ellos -que no aprovecharse- en el conocimiento de estar tejiendo un clima de confianza y apoyo mutuos. Los malos políticos suelen tejer maniobras destructivas en torno a los movimientos reivindicativos, a veces infiltrando elementos de su confianza y otras captando para la causa a los ya iniciados. En cualquier caso, siempre con majadero empleo de la marrullería y la manipulación.

La realidad es que pocos son los movimientos reivindicativos, unas veces por las manipulaciones antes citadas y otras por las limitaciones y escaso personal que suele mostrarse interesado a dar la cara por los no siempre agradecidos vecinos (a cambio de nada). La mayor parte de ellos subsisten como Asociaciones recreativas para el entretenimiento y eventualmente para la organización de las fiestas locales. Ambos fines son los únicos alentados desde los consistorios municipales porque disuaden la conflictividad vecinal y le solucionan un problema para ellos como son las fiestas patronales.

Las Federaciones vecinales que deberían estar para ayudar, asesorar y compensar las carencias antes descritas de muchas de ellas, se convierten en ocasiones en una herramienta y correa de transmisión política de primer orden. Ya muchos de sus dirigentes, arrimándose al poder municipal,  han accedido a “golosos” puestos de concejal con dedicación exclusiva, gracias a su habilidad para no hacer nada. La clave es la inacción vecinal y de estar en todos los sitios de figurante, informando puntualmente al poder municipal de todo “elemento díscolo” o susceptible de ser neutralizado.

En mi experiencia particular puedo decirles que colaboré con una de estas asociaciones durante dos largos años en los que pude conocer de primera mano los profundos intereses entrecruzados con el poder municipal. Comencé a trabajar con ellos con un perfil muy reivindicativo, motivado por la falta de respuesta municipal a numerosas peticiones vecinales de las que ni siquiera se dignaban a dar respuesta. Trabajé cientos de horas de mi tiempo y el de mi familia, la mayor parte en mi domicilio y con mis propios medios, en la búsqueda de información y legislación con las que dotar de argumentos y seriedad a unas peticiones más que justas, que el Gobierno Municipal ignoraba reiteradamente, además de convertirme -sin querer- en portavoz de la asociación. De todo este trabajo pueden dar fe mis compañeros de aquella época, especialmente uno de ellos que siempre fue mi más fiel colaborador (mi amigo Felipe). Todo ello sin ni siquiera ser miembro de la Junta Directiva puesto que durante la mayor parte del tiempo actuaba como un simple socio colaborador. Todo esto me ocasionó más de un problema, incluso en una ocasión, con motivo de una reunión de la Federación, su presidente quisiera echarme de la misma, argumentando que no era miembro de la Junta Directiva y que por lo tanto no tenía derecho a estar allí. Casualmente pocas semanas antes me habían hecho miembro oficial de la Junta Directiva (de tercero o cuarto orden, pero miembro al fin y al cabo -eso lo cuento otro día porque además había cierta resistencia a dar más protagonismo a quien llevaba el peso reivindicativo de la Asociación-), por lo que el Presidente de la Federación de entonces (hoy Concejal del Ilustre Ayuntamiento de Gáldar) tuvo que comerse sus palabras y soportar mi presencia y mis “molestos comentarios” en aquel “aquelarre asociativo” al que se había presentado con los deberes sin hacer y con las cifras económicas de año anterior al que pretendía justificar... Pa'habernos matao...

En otra ocasión, con motivo de la reivindicación de un acceso rodado para una persona con problemas de movilidad, a la vista de la justa argumentación, se sugirió a los vecinos por parte de un concejal, una recogida de firmas con “informaciones falsas” sobre las consecuencias que podría traer aquel acceso rodado para sus propiedades. La recogida se realizó y el gobierno municipal tuvo en su mano -por arte de la manipulación- una herramienta para justificar la denegación de este acceso rodado. Finalmente la vecina falleció esperando por este acceso que nunca llegó y que le hubiese permitido salir de su vivienda -que era a su vez su cárcel- con un mínimo de comodidad y seguridad. Hoy aquel concejal tienen encomendadas serias responsabilidades en el Ayuntamiento de Guía, responsabilidades que casualmente han ocasionado los quebraderos de cabeza más gruesos del Alcalde en esta legislatura.

Si esto que aquí les cuento no lo hubiese vivido y conocido desde dentro de estos movimientos diría que es mentira por lo increíble de las situaciones y la maldad envenenada de los que se les supone servidores públicos. Como estas tengo muchas más historias que dieron de sí aquellos dos años de lucha vecinal y persecución personal (que también hubo y sigue habiendo, directa o indirectamente).

Mi más sincero agradecimiento a las personas que en aquel tiempo ya lejano (2008-2010) me dieron su impulso, apoyo y respaldo, así como mi indiferencia más absoluta para los que intentan arañar el más insignificante de los beneficios personales en cualquier agujero en el que se meten.

Con esta actitud hemos vivido los canarios desde los tiempos de la conquista, pero no con la mano tendida de la colaboración -que también- sino con la mano tendida de la mendicidad para recibir unas migajas. Siempre con la mano tendida a la espera de "la caridad" del Estado...

Mil y una promesas incumplidas. Mil y una leyes ignoradas. Mil y una necesidades postergadas para mejor ocasión... O hasta que sean necesarios los votos canarios para mayor interés del partido gobernante en Madrid (como en esta ocasión). Hablo de los votos nacionalistas claro, porque con los votos de sus correligionarios canarios ya cuentan. Históricamente los diputados canarios de los partidos estatales sólo se preocupan del lugar en el que colorar sus ilustres posaderas, votando siempre lo que ordene el jefe de filas, aunque sea dando la espalda a sus paisanos. Cuando los votos nacionalistas ya no son necesarios, Canarias y sus problemas vuelven al ostracismo y al olvido. Las autorizaciones a Repsol para realizar las prospecciones petrolíferas en las costas canarias, en contra de la opinión mayoritaria del pueblo canario, así lo evidenciaron. Aunque ahora su presidente, el de la petrolera -cargado de rencor y prepotencia- acuse a los canarios de tercermundistas por no acceder dócilmente a sus pretensiones, por mostrar que, aunque a veces lo parezca, ya no nos dejamos engañar con espejos y baratijas.

Leyes y reglamentos que supuestamente favorecen a la economía canaria se incumplen descaradamente. Los diversos acuerdos Canarias-Estado negociados puntualmente son pisoteados por los distintos gobiernos. La necesidad ahora de "ANCLAR" (así lo llaman) a la Constitución, leyes y preceptos legales que favorecen a Canarias, para "OBLIGAR" supuestamente a su cumplimiento, no es sino una muestra más del DESPRECIO reiterado y de los "regates" que nos vemos obligados a ejecutar para ir driblando las zancadillas de los distintos gobiernos de España...

Podría seguir enumerando multitud de situaciones en las que queda patente que el estado "nos hace la cobra" permanentemente, pero destaco a modo de ejemplo las paupérrimas inversiones para carreteras de la última legislatura, mientras se regaba de inversiones millonarias carreteras y líneas de Ave por todo el territorio peninsular.

Quizás sea el momento de reflexionar sobre nuestra situación política. Se nos ha hecho crecer durante siglos que somos menores de edad, que estamos necesitados de tutela y guía, que sin "papá Estado" estamos perdidos y desamparados. Así nos lo han explicado y así lo hemos interiorizado pero, ¿realmente es así…?

Algunas cosas no son fruto de la casualidad ni de nuestra torpeza, se ha trabajado y se trabaja para que así sea. El 95% de dependencia exterior en materia alimentaria es sólo uno de los síntomas. De paso se enriquece a una “selecta minoría” que se esconde tras las grandes empresas importadoras. La cuadratura del círculo la hacen las organizaciones empresariales, los medios de comunicación amigos y el nacionalismo de timple y romería que gobierna y ha gobernado Canarias los últimos 30 años.

Mientras no hagamos esa reflexión seguiremos mendigando con la mano tendida  y nuestra dignidad hecha jirones.

Imágenes de grandes construcciones y otras agresiones al territorio debe invitarnos a la reflexión, comprendiendo que las infraestructuras importantes para el desarrollo de esta tierra canaria puede y debe estar en perfecta armonía con la naturaleza. Es posible y asumible la construcción de grandes instalaciones sin dañar más de lo necesario el entorno. Conseguir la mimetización de grandes y pequeñas infraestructuras en el entorno debería ser la filosofía edificatoria por parte de los técnicos y demás actores intervinientes. Muchas de estas actuaciones son un atentado al paisaje y duele a la vista su contemplación. No se debería permitir actuaciones que irrumpan de forma violenta en unas islas tan frágiles como las nuestras, independientemente de su utilidad pública.

Por tal motivo urge una reflexión colectiva ante la visión de lo que NO DEBE HACERSE. Las autoridades que las promocionan o dan su aprobación y los técnicos que las diseñan, deben ser críticos con los proyectos que no respeten la naturaleza sobre el que se asientan.

Nuestra tierra canaria se nos presenta de las más variadas formas, verde y frondosa en ocasiones o agreste, árida y volcánica en otras; todas ellas bellas, inigualables e irrepetibles. Tenemos la fortuna de vivir en unas islas con unos parajes únicos que debemos valorar y apreciar.

Todos los elementos intervinientes durante los procesos constructivos pueden y deben estar en perfecta armonía, incluyendo la protección al territorio. Debemos asumir que la construcción de grandes estructuras en nuestras islas debe ir precedida de un estudio pormenorizado, no sólo del dónde y del por qué, sino del CÓMO. Ese CÓMO conseguirá que cada herida infligida al territorio sea lo menos dolorosa posible, ya que estas son irreversibles. Sólo así conseguiremos el ansiado desarrollo sostenible para nuestras islas, un territorio muy frágil.

Al buen observador no se le escapa multitud de obras de todo tipo que se han realizado sin el cuidado y protección al territorio. Me viene a la mente construcciones relativamente recientes y de gran impacto en el territorio como es la prisión de Juan Grande en Gran Canaria, en la que se podría haber realizado un esfuerzo mimetizador con el territorio, sin embargo se prescindió totalmente de esta opción. Ahí está para la posterioridad ese engendro de hormigón que se plantó en una zona eminentemente agrícola del municipio de San Bartolomé de Tirajana. Al final sus vecinos han tenido que cargar con un monstruo que llegó cargado de mentiras y hormigón.

Días atrás, mientras circulaba por la zona sur de esta isla de Gran Canaria, me quedé extasiado con las vistas hacia la interior de una isla de belleza agreste, de montañas y barrancos esculpidos por el fuego volcánico y las inclemencias meteorológicas a través de los siglos. Durante la citada contemplación se me descompuso la visión  por la interposición de torres y líneas de alta tensión que a cada momento aparecían emborronando el paisaje sin orden ni concierto, con la prepotencia de quienes han hecho de su capa un sayo durante años (las eléctricas). Durante el tiempo que duró esta visión no pude evitar recordar el reciente conflicto en nuestra vecina isla de Fuerteventura con el nuevo tendido eléctrico que quieren instalar sin respetar las protecciones paisagísticas. Cuanta razón tienen los majoreros en oponerse al tal despropósito.

Debemos cuidar nuestras islas. Debemos proteger nuestra tierra que es además nuestro hogar. De lo contrario sólo tendremos cemento para comer en un futuro no muy lejano. La nefasta Ley del Suelo, que en estas fechas se tramita en el Parlamento Canario -para regocijo de los amigos del cemento- va precisamente en esta línea.

(Colaboración con Antena Abierta de Radio Faycan)
-09/03/2017-

A veces me gustaría decir a determinados políticos que no todo vale para llegar al poder o afianzarse en el mismo, que mentir está feo y que los ciudadanos no somos tontos.

Intentar escalar puestos políticos de la mano de la falsedad y la arrogancia nos da pistas sobre lo que podemos esperar sobre su trayectoria política.

La mejor campaña electoral que puede realizar un político es su gestión de gobierno, y tiene además cuatro años para ejercerla. No nos venda la moto quince días antes del final de su legislatura con lo que no ha sido capaz de realizar. No nos venda la moto si usted ha gastado miles de euros de recursos públicos en postureo y narcisismo. OBRAS SON AMORES Y NO BUENAS RAZONES. No encuentro otra frase que condense mejor el razonamiento.

Que meter la mano en la caja está feo y además es delito. Que meter la mano no siempre requiere la literalidad de la frase, también es amañar contratos y apañar comisiones. Que las llamadas puertas giratorias es corrupción -digan lo que digan- y la corrupción está fea, a todos los niveles. Que si usted manipula contratos y concesiones a cambio de un puesto futuro bien remunerado, también es corrupción. Que el empresario que corrompe lo hace para sacar tajada y también es delito.

Que los ciudadanos estamos hartos de pagar impuestos que luego dilapidan en fuegos de artificio los que piensan que sólo deben rendir cuentas ante las urnas.

Que las mentiras tienen las patas cortas y la honradez no se puede comprar. Se tiene o no se tiene.

Algunos, con el gobierno en las manos, no saben demostrar otra cosa que su incompetencia porque no valen o porque han entrado en política para otra cosa...

Cada uno decide si quiere pasar a la posteridad como el más “listo” del cementerio o el más honesto y trabajador, porque allí iremos todos a parar sin remisión, aunque algunos crean que no.

Cada uno decide si quiere pasar a la historia por el número de cabezas que pisó o por las manos que estrechó.

Las adulaciones sólo engrandecen los egos que te alejan de la realidad, pero las críticas -cuando son constructivas- pueden ser provechosas para corregir el rumbo.

Los ciudadanos debemos ser críticos y exigentes con la clase política porque son los que administran el dinero de nuestros impuestos, y alguna opinión tendremos al respecto. Los cheques en blanco nunca fueron una buena fórmula de control para los que gestionan dinero público.

Utilicemos la cabeza para algo más que llevar un bonito corte de pelo… La inteligencia siempre amplió horizontes, derribó barreras y evitó corruptelas.

Tengamos vergüenza política...

Quiero denunciar a través de este medio unas unas deficiencias muy importantes y nunca subsanadas tras la finalización de la carretera GC-2 (Norte de Gran Canaria), al margen del tramo Bañaderos-El Pagador, eternamente postergado para sufrimiento de los conductores del norte de gran canaria y del que me ocuparé otro día.

Me estoy refiriendo al último tramo puesto en servicio en el 2012, aunque su alumbrado se demoró hasta el 2014 (Tramo Pagador-Guía de la GC-2). Una obra largamente demandada y con multitud de retrasos y despropósitos desde el planeamiento hasta su ejecución final que se demoró injustificadamente en el tiempo, como casi todo lo que acontece en este Norte grancanario. En esta obra, además de su propia envergadura, se han realizado actuaciones muy interesantes encaminadas a minorar el impacto medioambiental de la misma (no sé si todas las que se debieron haber hecho), como es el cubrimiento y mimetización de los falsos túneles. Sin embargo se dejaron otras sin realizar o mal señalizadas (a mi modesto entender), a pesar de la economía y simplicidad de las mismas.

La primera es una cuestión a la que ya me he referido en otras ocasiones a través de las redes sociales, y es la excesiva restricción de velocidad del carril de vehículos lentos de este tramo -sentido Guía- con un LÍMITE DE VELOCIDAD de 60 km/h.
Esa innecesaria limitación ha venido a significar en la práctica que el carril de vehículos lentos se encuentre casi siempre libre de vehículos, puesto que el “exceso de celo” con el radar por parte de los agentes de tráfico, ponen en riesgo el bolsillo de los insensatos que se les ocurre utilizar el carril más próximo a la derecha, tal y como indican las normas de tráfico (y superan ese restrictivo límite). Hay que recordar que la totalidad de la vía ya está limitada a 80km/h, por lo que esta restrictiva limitación -en una vía con tres carriles- lo único que consigue en la práctica es su inutilización para la circulación de este carril, con lo que la fluidez del tráfico en ese sentido se ve claramente mermada y el dinero público invertido en ese tercer carril claramente despilfarrado a la vista de su inutilidad práctica. La eliminación de la limitación exclusiva para ese carril en ningún caso representaría ningún problema de seguridad, más bien al contrario, porque seguiría obligando a circular por el a los vehículos pesados y además permitiría su uso por el resto de vehículos, dando así una mayor fluidez al tráfico, siguiendo todos obligados por el límite general de la vía (80km/h).

La segunda es la inexistencia de una MANGA DE VIENTO que señalice la intensidad y dirección del viento en los puentes del referido tramo con la que advertir a los conductores de las continuas rachas de viento al circular por los mismos. A la considerable altura de los puentes del citado tramo, ahora se suma el aumento de la velocidad del viento al incidir entre los tableros de sendos puentes, lo que ocasiona rachas muy fuertes de viento lateral que ponen en peligro a los vehículos, especialmente los más voluminosos, los ligeros y las motocicletas. Todos los que a diario nos vemos obligados a circular por estos puentes hemos podido sufrir en alguna ocasión los bandazos ocasionados por el fuerte viento que en ocasiones indice con dureza sobre los mismos.

Considero que después de transcurridos cinco años de su puesta en servicio, sería interesante valorar por los técnicos del Cabildo estas sencillas medidas que darían más seguridad y fluidez al tráfico en mencionado tramo, aprovechando al máximo la potencialidad de esta vía de conexión con el norte grancanario. No permitamos que la inacción en actuaciones de fácil y económica ejecución pongan en peligro la fluidez y seguridad del tráfico.

En varios artículos a lo largo de los últimos años me he ocupado del lamentable asunto de la carretera de La Aldea. Entonces, como ahora, criticaba que determinada clase política saliese en tropel a defender los intereses de una petrolera -con el riesgo evidente para la biodiversidad y nuestro futuro- mientras daba la espalda a los habitantes de La Aldea, que agonizaban suplicando una conexión moderna y segura para su pueblo.

Poco han cambiado las cosas desde entonces, si bien es cierto que la primera fase ya está construcción -no sin múltiples retrasos- la postura de la clase política sigue siendo la misma, volcarse con mega-proyectos de empresas privadas que nadie ha pedido, mientras se hacen los remolones con los proyectos de interés general largamente demandados. Da igual las manifestaciones públicas de la población canaria. Esta gente tiene encallecido el oído… (y la cara).

Lo irónico es ver manifestarse en favor de la carretera de La Aldea al mismo partido que nos niega el pan y la sal en el Parlamento Nacional, en forma de las necesarias partidas presupuestarias para sacar adelante las obras. Aunque  no sé si es aún más irónico ver a la Diputada de Coalicíón Canaria regalar el voto al actual Gobierno en la sesión de investidura, el mismo partido que viene incumpliendo y despreciando reiteradamente a Canarias. Sería para echárselo a broma de no ser por lo serio del asunto y por comprobar como unos y otros nos toman el pelo.

También es cierto que no se da la prioridad requerida desde el propio Gobierno Canario. Nadie duda de la necesidad de otras carreteras y proyectos en esta y otras islas, pero clama al cielo su desinterés por la más urgente de todas. Y si no pónganse por un momento en la piel de los aldeanos, incomunicados por el Norte, comarca a la que pertenecen de forma natural para acudir a médicos y especialistas, entre otros.

Por otra parte, el ofrecimiento cabildicio de pre-financiar la citada obra “a la alemana” -adelantando el dinero, con el compromiso del Gobierno Central de abonarla posteriormente- tampoco es aceptado, no vaya a ser que sea otro el que se apunte el tanto…

Y lo que es una vergüenza es escuchar las declaraciones de los populares de Gran canaria, que dicen mostrar todo el apoyo a la finalización de la II Fase de la carretera de La Aldea”, como si la cosa no fuera con ellos. Pues si, de boquilla muestran todo el apoyo, pero de pegar un puñetazo en la mesa y reclamar para esta tierra lo que es de justicia ni una palabra, no vaya a ser que alguno se caiga de las listas en las próximas elecciones, como ya le pasó al anterior Alcalde de Ingenio.

A los canarios nos quieren entretenidos con el fútbol, con las fiestas y con el  pleito insular. Si, echarnos a pelear a los canarios les resulta muy ventajoso a la vez que entretenido. Si no lo hacen los políticos ya se encarga “el círculo de empresarios” de sacarlo a pasear de vez en cuando. Mientras tanto otros apañan las trapisondas. Se acuerdan de la famosa frase de un empresario canario cogido en pinchazo telefónico ¿y qué hay de lo mío?, o la otra no menos famosa de un político majorero con aquello “del kilillo”. Estos son los conchabeos habituales en esta tierra, que la memoria a veces no guarda pero las hemerotecas si.

Y mientras tanto, los sufridos ciudadanos debemos soportar la inacción con temas como las carreteras, las cuotas de atún en la pesca, el descuento de residente, las prospecciones, bajos salarios, el paro, la carestía de la vida, etc, etc, etc. Son tantas las injusticias que a lo largo del tiempo venimos soportando los canarios, que uno se pregunta si no va siendo hora de despertar de una vez.

Y es que en algún momento tendremos que OCUPARNOS DE CANARIAS.

Días atrás, con motivo de asistir al servicio de urgencias en un Centro de Salud, me quedé “ojiplático” ante los comentarios del médico de guardia que se lamentaba por el hecho de que la gente acudiese al servicio de urgencias por una simple gripe o catarro, lo que ocasionaba que se saturasen los servicios, retrasando así la atención de los que realmente lo necesitaban. Un comentario que me resultó quizás “algo ligero”, sobre todo teniendo en cuenta que los ciudadanos de a pié no tenemos la capacidad de auto-diagnosticarnos. Claro que al mismo tiempo me reconocía la existencia de una mala planificación de las plantillas de médicos, sustituciones por bajas, congresos, vacaciones, jubilaciones, etc., lo que a la larga venía a significar que cualquier persona con una “patología menor” acabase en los servicios de urgencias debido a que, en ocasiones, su medico de cabecera no pueda atenderle hasta una semana más tarde de haber pedido la cita.
Este eterno debate sobre la sanidad en Canarias y su mala gestión no es nuevo, pero es evidente que nadie acude a un servicio de urgencias -salvo que esté realmente mal- si su padecimiento puede ser atendido por su médico de confianza el mismo día o al día siguiente, pero si para ello hay que esperar una semana o más, quizás no pueda aceptar el riesgo que esto conlleva y acabe finalmente en el Servicio de Urgencias.

Los canarios tenemos plena confianza en los médicos, pero no tanto en el Servicio Canario de Salud, que durante los últimos años se ha dedicado a socavar los cimientos del propio sistema sanitario, al mismo tiempo que se favorecía negocio de las privadas. 

En estos últimos tiempos hemos visto aumentar el número de habitantes sin que lo hiciese en la misma proporción los médicos y especialistas, más bien al contrario; el cierre de plantas completas de hospitales y una drástica reducción del número de médicos, enfermeras y auxiliares ha sido una constante. Al mismo tiempo las cifras de los conciertos sanitarios con la privada aumentan sin parar. La guinda de este suculento pastel para determinadas asociaciones politico-empresariales la ha puesto el actual Gobierno Canario al poner a un destacado dirigente de la sanidad privada al frente de la Consejería de Sanidad.
La salud es sin duda el bien más preciado que tenemos, aunque no seamos realmente conscientes hasta que nos falta, a nosotros o a nuestros seres queridos. Y es por eso hasta feo que se negocie con ella, pero ya sabemos que el dinero no entiende de sentimientos ni solidaridad. Cada vez más se impone aquello de “tanto tienes, tanto vales”, o lo que es lo mismo, si tienes dinero tendrás salud y si no... te mueres.
Menos mal que quedan muchos profesionales médicos, por encima de conchabéos político-empresariales, que cada día ponen lo mejor de si mismos para mantener en pie una sanidad canaria cada vez más deteriorada.
En Canarias hemos tenido la mala suerte de no contar con un Rafael Bengoa, médico y especialista en gestión sanitaria. Experto en salud pública y firme defensor de una sanidad pública universal. Es el responsable -entre otros méritos- de que la sanidad pública vasca sea hoy una de las mejores de España. La canaria a la cola… por supuesto.
Salud, divino tesoro.

Articulístas

Obituario, Esquelas......

  • 1
  • 2

"Desde Santa María de Guía, en Gran Canaria, intentamos cada día saludar y abrazar a través de este medio a los habitantes de todas nuestras queridas islas (Ocho Perlas Preciosas rodeadas de mar), incluida La Graciosa, cada día mas habitada y mucho más conocida dentro y fuera de Canarias"

        

Goto Top

Calendario

« Mayo 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31