La belleza de Ser

cabecerablancafinal

eszh-TWenfrdeit
Lunes, Junio 18, 2018

La belleza de Ser

Escrito por Esteban Rodríguez García
Valora este artículo
(1 Voto)

La belleza de Ser

La belleza como estímulo del crecimiento personal te lleva a explorar nuevos asideros en los que nutrirte. Un amanecer, una puesta de sol, la brisa del mar, el agua correteando por el barranco o sentarte bajo un pino a comer un bocadillo de chorizo de Teror.

Asistir a un taller de escritura, a un curso de programación neurolinguística, de constelaciones familiares, de felicidad, de mindfulness, terapias alternativas y decenas de actividades especializadas en lo divino o humano, está más o menos al alcance de tu mano. Podrás encontrarte los mejores profesionales o altruistas bondadosos que desean transmitir sus experiencias y sabiduría. Supuestamente, a todas ellas se va con unas expectativas y se sale con unos resultados. (Toda acción deriva en un resultado).

Es evidente que buscamos fuera lo que no encontramos dentro, tratando de obtener lo que no tenemos. En ocasiones seguimos una moda o una tendencia social que nos aclare la duda. Embarcamos en una búsqueda ansiosa que no sacia nuestra ansiedad por saber y comprender no se sabe realmente qué.

Viajamos a países lejanos, exóticos bosques y altas montañas. Cruzamos el atlántico en vela o pasamos algunas noches en penumbra sentados frente a la pantalla de un ordenador intentando ordenar nuestras ideas para reordenar los ideales que nos han traído hasta aquí.

La mente pensante en plena acción planea las rutas sobre los mismos esquemas que nos sirvieron para edificar el edifico de una personalidad perdida en los vericuetos de estancias sin vitalidad, llenas de vivencias y recuerdos que se congratulan con el hacer de tiempos pasados y las frustraciones de lo no alcanzado. En fin, una continuidad sin fin y sin freno que absorbe nuestra mente y domina el tiempo presente idealizando un futuro virtual, lleno de virus que no sabemos eliminar.

Buscar, buscar y buscar sin hacer puñetero caso a quien nos acompaña siempre, a quien está tan cerca que por cercanía no vemos. Instalados en la inconsciente obsesión del hacer y aprehender todo aquello que nos dará poder para conquistar metas y convertirnos en mitos que dejen huella de nuestro paso por este planeta.

Aprehendemos información, formación y conocimiento. Construimos en base a formas, modelos y tipos que reformulan nuevos espacios para sobrevivir. Aprehendemos, atesoramos una larga lista de títulos, casas, cosas y vehículos que nos llevan a todos los lugares que las leyes conocidas de la física nos permiten, incluso, con ceremoniosa compañía hasta el cementerio. Pero… ¿realmente aprendemos de eso que aprehendemos? ¿Dónde estamos, en el hacer constante e incesante, o en el ser que somos realmente?

Quizá para Ser debamos dejar de hacer. Quizá en vez de salir a buscar, debamos ir al encuentro de nosotros mismos. Quizá ese viaje sea tan largo y hermoso que nos da miedo sacar el pasaje porque es gratuito. Quizá tengamos miedo a reconocer que hemos olvidado a ese Ser que siempre nos lo ha dado todo. Quizá no seamos tan fuertes como nos habían hecho creer y creemos. Quizá no reconocemos la vulnerabilidad como un valor en vez de un defecto. Ser consciente del momento presente nos ayudará a entender, a entendernos, a Ser.

Ser, quizá ahí encontremos la belleza y los estímulos que dan sentido a nuestra vida.

Erg.

Visto 236 veces

Escribir un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.
Los comentarios serán revisados antes de ser publicados.
Gracias por sus cometarios


Código de seguridad
Refescar

12728946 1104050679636048 8197030053879592013 n

arucastradi

electro lujan 

La Cigarra de Oro

Ver mi estadistica