Tús Noticias del Norte de Gran Canaria

cabecerablancafinal

eszh-TWenfrdeit
Domingo, Mayo 27, 2018

                                                                                               

logo cabecera1

El amor que muchos españoles sienten por los catalanes podría definirse como “amor infantil”, ese que te tira del pelo o se mete contigo en el recreo del colegio porque no sabe cómo demostrarte que le gustas. Quiere llamar tu atención y no sabe cómo. Quiero pensar que esto es así porque de otra forma no se entiende tanto ataque desaforado a los catalanes como hemos visto en los medios en los últimos tiempos, en ocasiones rozando el odio. Desde aquel vergonzoso  “a por ellos”, pasando por los sucesivos desprecios e insultos durante todo este proceso de la pretendida “desconexión” las acciones no han sido nada propicias para el amor. De toda la vida, la táctica para  reconquistar a una pareja que se ha desenamorado y te quiere abandonar no es precisamente el insulto, el desprecio y el reproche. Lo normal es sentarse a hablar y plantearse una táctica de reconquista sutil, cariñosa y hasta sensual. Unas formas que están muy alejadas de los malos modos que hemos visto durante todo este proceso. Si pretendemos conservar a nuestro lado a una persona (o a un pueblo) no cabe otra táctica que el dialogo, la negociación y las buenas formas.

Las tácticas hasta ahora aplicadas –aplicación estricta de la ley, lo llaman- es evidente que no han funcionado, así que sería inteligente cambiar de estrategia si no queremos quedarnos sin “novia”, especialmente ahora que todos los ojos y oídos internacionales prestan atención a sus sollozos de desamor.

El primer error se cometió al recurrir el Estatuto catalán allá por el 2006, al que dejaron hecho unos zorros después de realizada la poda por el Tribunal Constitucional,  tanto al texto como a la dignidad de los catalanes. Desde entonces no ha parado de crecer el número de independentistas –entonces minoritario- hasta alcanzar casi el 50%. El posterior desarrollo de los acontecimientos no ha ayudado precisamente a aplacar las ansias y los ánimos independentistas, más bien al contrario. El mayor estímulo al independentismo catalán, aunque parezca una contradicción, ha venido siempre de la mano de la derecha española, cargada de prejuicios y falta de democracia.

La lista de errores comenzó por el mencionado recurso al estatuto catalán, cuando al PP –estando en la oposición- le pareció bien utilizarlo TODO para llegar al poder (incluido dar la espalda al Gobierno en materia terrorista –cuando ETA mataba-). Continuó posteriormente con falta de diálogo e inmovilismo. Los barcos de Piolín (otra innecesaria falta de respeto) con miles de policías desplazados con motivo del referéndum del 01 de octubre, así como los innecesarios porrazos y otros excesos para impedir unas votaciones anuladas de antemano, siguieron ahondando en la fractura social catalana. La aplicación del artículo 155 de la Constitución sólo fue la guinda que colmó la multitud de torpezas, con sobreactuaciones y declaraciones sobradas de testosterona y faltas de neuronas.

Las elecciones del pasado 21-D volvieron a poner las cosas en su sitio (para sorpresa de muchos) y es que los independentistas siguen teniendo mayoría absoluta y van a formar nuevamente gobierno y, ahora con más “elementos internacionales” en juego, a continuar en su deriva independentista, puesto que el Estado no ha sabido  o querido hasta ahora  “reconquistar” sus corazones. “Los naranjas” siguen disparando cañonazos a las moscas y ya empiezan a dar miedo en su peligrosa deriva radical. Esperamos ansiosos a ver un incremento neuronal y unas decisiones más acordes con la responsabilidad que ejerce el partido en el gobierno de la nación.

El punto de inflexión considero sigue siendo el referéndum pactado, la única tecla que no se ha tocado hasta ahora para la resolución del conflicto. Ya se autorizó en Canadá y en el Reino Unido, lo que puso fin a sus conflictos de Quevec y Escocia respectivamente. Si seguimos avanzando por el camino de la represión como única alternativa quizás no podamos luego dar marcha atrás en esta deriva.

Para los más despistados sobre el “contubernio catalán” aclarar que, la independencia catalana ha conseguido lo más difícil, unir a dos partidos de signo contrario, JUNTSxCAT de derechas y ERC de izquierdas, mientras la CUP –también de izquierdas-  colabora con su abstención. Se me ocurre pensar que, con estos mimbres han faltado quizás unos buenos artesanos para elaborar el cesto de la reconciliación y del amor.

Los méritos de portentosos luchadores que lograron gestas deportivas históricas en Canarias, con unas condiciones físicas envidiables, que levantaron terreros completos de emoción y aplausos son de sobra conocidos.  No menos importantes son las gestas de luchadores con unas condiciones físicas menores, pero con una inteligencia y habilidad superior que consiguieron dar en tierra con contrarios a priori muy superiores. Y esto sí que hacía y temblar los terreros de Canarias de emoción, poniendo a estos luchadores a la altura de los mayores héroes. Es esta una peculiaridad de la lucha canaria, bastante infrecuente en otros deportes de contacto, que la hace única y especial. No hace falta dar nombres porque están en la memoria de todos los que en diferentes etapas han llegado a la categoría de “héroes canarios” y porque me faltarían páginas para incluirlos a todos.

Ahora que desde determinadas iniciativas privadas se han puesto en marcha foros en redes sociales y webs que nos recuerdan las gestas y luchadores que lo han sido “todo” en la historia de la lucha canaria, con exposición de fotos y vídeos que han quedado para el recuerdo y disfrute de todos, quizás sea el momento de reivindicar la memoria de los luchadores que lo han dado todo en los terreros de Canarias.

Ahora que empieza a oírse la necesidad de dotarse, por parte de la Federación, de un archivo que aglutine y garantice la pervivencia de esos documentos históricos. Documentos videográficos y fotográficos que guarden celosamente las azañas de hombres, hoy maduros, que en su momento lo dieron todo en la lucha canaria, es el momento quizás de exigir RESPETO, por parte de las instituciones a TODO lo que concierne a nuestro deporte vernáculo, de tal manera que todo esto no sea “flor de un día” u oportunismo político al calor de unas próximas elecciones que, una vez superadas, caiga en el olvido.

Una asignatura -históricamente pendiente- como es la incorporación de la enseñanza de la lucha canaria en los colegios, de forma seria, decidida y continuada, parece ser se abre paso a la formación de calidad en la etapa más importante y decisiva para el desarrollo de los niños y jóvenes, recobramos la esperanza de poner a la lucha en el lugar que le corresponde en Canarias, una alternativa deportiva y vital para nuestros jóvenes vinculada a nuestros ancestros. Deseable además la recuperación con urgencia de las competiciones escolares en toda Canarias, como cantera vital del futuro y pervivencia de nuestro deporte, lo que de paso podría abrir un abanico laboral muy cualificado entre los luchadores que, previa formación y después de años en la práctica deportiva activa, podría ser sin duda una sólida salida profesional como monitores o entrenadores de lucha canaria.

Mención aparte merecerían los medios de comunicación, porque a nadie se le esconde lo que representó en su día el programa “la luchada” de Televisión Española, para un impulso decisivo a la lucha canaria en esta tierra y fuera de ella. Sin embargo, aunque otros programas a día de hoy retransmiten luchadas en directo o realizan resúmenes diversos de luchadas y resultados, sigue siendo difícil que los medios generalistas se hagan eco de la actividad luchística en las islas, más allá de pequeños retazos o reportajes ocasionales, mientas el fútbol sigue siendo mayoritario, aún en ausencia de competiciones. Quizás aquí también habría que realizar un esfuerzo mediático por lo nuestro.

TODOS (luchadores, técnicos, políticos, medios y aficionados), haríamos bien en cuidar este potencial deportivo, directamente vinculado a nuestros orígenes, más allá del carácter folclórico con el que en ocasiones vemos tratar a nuestro deporte que en nada favorece a la hora de su consolidación e impulso.

Siendo muchos los flecos pendientes y que no son el objeto del presente texto, como los de tipo deportivo, salud, competitivos, de arbitraje, organización, etc., siento que por encima de diferencias y rivalidades, lógicas de cualquier deporte, todos deberíamos “LUCHAR” porque se imponga el respeto, la nobleza e idiosincrasia propias de la lucha canaria en todos los estamentos, lo que sin duda nos permitirá seguir disfrutando de muchos días de lucha y de grandes gestas deportivas.

En la época de las nuevas tecnologías y las comunicaciones, ese mismo  “exceso” de comunicación ha hecho un daño espantoso al conocimiento y a la verdad de las cosas, aunque parezca un contrasentido. Hoy que prácticamente nadie puede sentirse desinformado, comprobamos que esta fluye menos que nunca (la información seria), ya que la manipulación, especialmente la practicada por la TV está haciendo estragos. No sólo es lo que se miente y manipula (que también), es a lo que se prioriza y lo que no, lo que se muestra y lo que se oculta; así como los horarios elegidos para cada contenido. Unas tácticas de difusión descarada, de contenidos muy determinados,  junto a otras más disimuladas consiguen engañar al confiado ciudadano que pretende informarse a través de la caja tonta, normalmente a través de un solo canal, porque eso también tenemos, somos animales de costumbres y no contrastamos las informaciones.

Por otra parte, hay medios de comunicación que no han sido creados para dar información fiable al tiempo que ganan dinero -como cualquier empresa- sino que están expresamente creados y financiados para “crear opinión” (bajo pago claro). Mención aparte para los medios públicos manejados hábilmente para propaganda del partido en el gobierno.

Estos medios, de los que tampoco escapan la radio, la prensa y las redes sociales, bombardean tarde mañana y noche los mensajes que interesa a los poderes económicos y financieros, mientras el ingenuo ciudadano traga y queda predispuesto y prejuiciado ante todo lo que se aparte de las consignas impuestas,  o bien sale espantado,  desentendiéndose de tanta pudrición y por tanto de la política en general. Las dos posturas benefician a los mismos de siempre, a los que justifican los recortes sociales, la bajada de sueldos, la precarización del mercado laboral, a los que entienden que estas son lentejas, si las quieres las comes y si no las dejas… No hace falta ser muy listo para conocer quién defiende qué políticas.

Otra de las misiones de estos medios es NO entrar en el debate serio sobre otras apuestas políticas críticas con el sistema, para que no sigan siendo los trabajadores quienes “paguen el pato” de este desgobierno.

Es muy difícil, por no decir imposible, convencer a un interlocutor cargado de prejuicios  -por influencia de estos medios- que escuche el discurso o los mensajes de otras opciones, que sería lo único que le haría dudar de la gran estafa a la que está siendo sometido.

Hoy mismo, sin ir más lejos, he vuelto a escuchar al líder del partido gobernante volver a esgrimir el pueril argumento –contra una de estas nuevas formaciones- de su financiación exterior a través de países a los que considera “enemigos”, con los que sin embargo en un pasado reciente se establecieron relaciones diplomáticas y comerciales muy fructíferas para el país. Un argumento, por otra parte, reiteradamente desmontado por los tribunales. Suena a risa para una persona bien informada que el presidente de un país, que se dice cuarta potencia europea, dar este tipo de argumentos. Suena ridículo no encontrar razones de peso para defender su gestión cuando se maneja la economía y los resortes del poder del país a través del Boletín Oficial del Estado. Será que no las tiene…

Pues bien, con esos argumentos tan simples se bombardea a la población que languidece indolente ante tanta telaraña manipuladora, cuando no se excita y protesta por “estupideces reales” ante los engaños que el propio sistema pone en circulación a través de los mismos medios.

La expresión “piensa en lo global y trabaja en lo local” viene siendo utilizada en contextos muy variados, desde la política a la planificación urbanística y el medio ambiente. Esto viene a significar -resumidamente- que aunque es preciso tener una mirada y configuración global del mundo, a la hora de trabajar debemos centrarnos en lo local, lo cercano, ya que de otra forma sería inabordable la tarea de mejorar nuestro planeta para convertirlo en un lugar más agradable.

Sigo viendo en mi tierra canaria muchas cosas por mejorar. Me sorprende la capacidad de trabajo de algunos políticos (que son la excepción), mientras que a otros se les ve discurrir en la vida sin otra preocupación que mejorar su propia imagen, su estatus social y el “permanecer”. Muchos son los que pierden una oportunidad de oro de pasar a la historia por su buen hacer. Una legislatura se me antoja demasiado corta para alguien comprometido con su pueblo y que aspira sinceramente a mejorar la vida de sus conciudadanos. Demasiadas cosas por hacer si hubiese sincera voluntad de trabajo. Me sorprende ver fotografías de actos y actuaciones municipales en las que no aparece ningún político, aunque es de suponer que detrás de cada iniciativa hay una o varias cabezas pensantes y un responsable político último que fomenta y favorece el trabajo de los técnicos. Sin embargo observo a otros que aparecen en todas las fotos, por insignificante que sea el acto, más preocupados de su imagen y su promoción personal que de realizar un buen trabajo de servicio público. La mejor publicidad, incluso para el que aspire a altas cotas de responsabilidad, siempre ha sido el boca a boca y el trabajo bien hecho.

Sigue pendiente una política integral de residuos, con una adecuada redistribución de puntos de recogida y tratamiento. Una puesta en valor del recurso que para muchos sigue siendo “un problema”. Es importante seguir concienciando a la población sobre la importancia del reciclaje. Siempre habrá ciudadanos incívicos que hay que controlar y llegado el caso sancionar, pero que no sea por la falta de una eficaz y concienzuda política de formación e información, sobre la forma y manera de hacerlo, así como la de la utilización del Punto Limpio para deshacerse de los enseres que no puedan ser retirados por el servicio habitual de recogida, así como la información precisa, sencilla y clara de los servicios municipales destinados a tal fin.

Se siguen echando en falta zonas verdes y parques infantiles, pequeños rincones en los que poder cobijarse los mayores y disfrutar los niños, así como arbolado que “endulce” la dureza del cemento. Queda pendiente la construcción de carriles bici y senderos peatonales por los que practicar deporte y trasladarse sin necesidad del vehículo motorizado, a la vez que conecta barrios y pueblos. Sigue pendiente una política integral de promoción del transporte público que desincentive el uso del vehículo particular.

Se echa de menos el remozado y adecentamiento de los márgenes de carreteras y caminos que conducen a pueblos y barrios. Falta una apuesta decidida por el embellecimiento de éstos, eliminando el cableado aéreo, que tanto afea calles y fachadas, procediendo a un plan de soterramiento generalizado. Sigue faltando una política urbanística definida, que dé a los pueblos y barrios su propia personalidad. Sobran calles y caminos despersonalizados y tristes. Sólo hace falta un poco de buen gusto, escuchar a los técnicos y ganas de trabajar por mejorar lo existente.

Sigue pendiente una óptima separación de las canalizaciones de aguas pluviales de la de saneamiento, evitando así la saturación e inutilización de las plantas depuradoras con motivo de fuertes lluvias.

Sigue cojeando el tratamiento respetuoso y mimetizador de las obras públicas o privadas con el entorno.

Se añora una política de impulso local de negocios y comercios alejadas del ombliguismo municipal. No es posible actuaciones a espaldas y descoordinadas del pequeño negocio que supuestamente trata de favorecer. Lo que no funciona habrá que cambiarlo, empecinarse en las mismas actuaciones aunque fueran fallidas en el pasado no conseguirá la mejoría por agotamiento, todo lo contrario.

Estar esperando que las inversiones caigan del cielo no es productivo ni provechoso. Busquemos las inversiones y financiación de proyectos que mejoren la vida de los vecinos y la economía del municipio. Trabajemos por la mejora y aprovechamiento del funcionamiento de los servicios públicos. Clama al cielo la falta de iniciativa municipal en el aprovechamiento de los recursos renovables, siendo de sobra conocida la abultada factura energética de los Ayuntamientos. Se echa en falta un más que necesario plan energético municipal.

Sigue pendiente la adecuación del Impuesto de Bienes Inmuebles a la valoración real del mercado o una explicación pública y detallada del destino final del excedente por este concepto. Quizás si se explica no cause tanto rechazo su falta de regulación, que en algunos municipios continúan en valores máximos de la pasada burbuja inmobiliaria.

Hace unos días me llegaba el “run run” (no sé si es cierto) de que en algún municipio se está preparando el aterrizaje de una empresa privada que se haga con los servicios de jardinería… De ser cierto habría que cesar de forma fulminante -de poderse hacer- al Alcalde de turno…

Esperemos que no se confirme el majadero despropósito. Las privatizaciones, aunque se diga que es para ahorrar (mentira cochina), es por incapacidad o incompetencia, por las famosas puertas giratorias…, o por otras causas que prefiero no mencionar  pero que están en la cabeza de todos… Nefastas experiencias tenemos ya en algunos lugares de lo que ha significado la privatización de determinados servicios para las arcas públicas.

Es hora del empoderamiento de los canarios y de lo canario, puesto que nadie vendrá de afuera a sacarnos las castañas del fuego. Es hora de abandonar nuestra histórica indolencia y arremangarnos el calzón de brega. Es hora de dejar de mirar a los celajes -aunque barrunte tormenta- y ponernos a la tarea de resolver nuestro propio futuro.

La ampliación del muelle de Agaete, o Macro-Muelle como es conocido popularmente, viene generando controversias desde hace años porque se evidencia una agresión paisajística que muchos consideran innecesaria, además de vislumbrarse unas trapisondas de una clase empresarial privilegiada y la majadería de una clase política favorecedora de las mismas, que pocas veces gobierna para la generalidad de los ciudadanos. Un proyecto muy agresivo con el entorno natural. De hecho estamos cansados de ver el empecinamiento de un Gobierno Canario en realizar actuaciones que nadie ha pedido (el maldito gas y sus plantas regasificadoras es todo un ejemplo), mientras se eternizan las obras de imperiosa necesidad como la carretera de la Aldea. El tufillo de la especulación vuelve a sobrevolar macro-proyectos isleños en un territorio limitado y frágil.

En esta ocasión habrá que escudriñar quiénes son los beneficiados por una actuación que nadie ha pedido… Con la mayor parte de los ciudadanos de Agaete en contra, principalmente porque ya vivieron la amarga experiencia durante la construcción actual muelle, del que se prometió el oro y el moro para Agaete, y que nunca llegó. El proyecto también cuenta con la oposición Ecologista.

De entrada ya se pueden vislumbrar los beneficiarios del mastodóntico proyecto: las constructoras, las navieras y el más que probable futuro concesionario del moderno puerto deportivo que anuncia la publicidad institucional… Los beneficios para Agaete deben venir por la vía de sus propias sinergias y potencialidades, que las tiene y muchas, no por este muelle y sus ampliaciones.

Al Analizar los motivos alegados para la construcción de este puerto  debemos indefectiblemente hacernos una serie de preguntas, cuyas respuestas pueden darnos pistas sobre la oportunidad de su construcción:

-Si el motivo es la incorporación de una nueva línea marítima; ¿Se va a realizar una ampliación cada vez que haya una empresa interesada en entrar a operar desde este puerto? ¿Existe una demanda real para que pueda operar otra línea marítima? ¿Es imprescindible la ampliación proyectada para que opere otra naviera? Y lo más importante ¿Existe otra alternativa con un menor impacto medioambiental?

-Igualmente, si uno de los motivos esgrimidos fuese la seguridad del puerto, que todos hemos visto mermada durante las maniobras de atraque con ocasión de temporales, tampoco parece que fuese necesaria tremenda intervención para tal fin, pudiendo garantizarse con una actuación menor.

Considero que, si finalmente hubiese que acometer algún tipo de actuación encaminada a garantizar la seguridad de pasajeros y barcos, así como la incorporación de una nueva línea, debería adaptarse el proyecto para causar el mínimo impacto posible al medio ambiente y a una costa ya de por si maltratada en un entorno privilegiado. Debería tratarse por tanto de una obra “medioambientalmente sostenible” si estos dos conceptos pudiesen ser compatibles en algún momento.

Es incierto que el Macro-Muelle sea ningún acicate para Agaete, más bien al contrario. Y en contra de los que argumentan que desviar el tráfico fuera del pueblo -que de todo hay- por una nueva vía pueda ser negativo para Agaete, considero que no, que es justo lo contrario, que nunca el paso de vehículos generó actividad, y sí ruido, contaminación y molestias. Si bien es cierto que la construcción de una nueva carretera significa una nueva agresión al territorio. Habrá pues que ponderar el interés general y la protección medioambiental y paisajística.

Agaete ha tenido y tiene sin embargo, al margen del muelle, un inmenso potencial. Potencial económico, de ocio, medioambiental, gastronómico, turístico, de senderismo, cultural, deportivo, de salud, pesquero y agrícola. Es evidente que Agaete tiene un encanto especial que vecinos y visitantes tienen la fortuna de apreciar y disfrutar los 365 días del año, pero faltan sin duda engranar las sinergias necesarias para que TODOS, vecinos y foráneos, podamos seguir disfrutando y aumentando las posibilidades y el encanto de este hermoso rincón de Gran Canaria.

No pertenezco ni tengo vinculación alguna con Unidos Podemos, pero debo reconocer que hoy por hoy es el único partido con políticas reales de izquierda. Creo sinceramente que es la única opción si queremos que algo cambie para la clase trabajadora en este país (trabajadores, autónomos y pequeños empresarios). Unidos Podemos tiene entre sus cuadros dirigentes a la gente mejor preparada del panorama político español, pero además son los únicos que predican con el ejemplo, un dato nada despreciable si tenemos en cuenta la falta de credibilidad y el lodazal de corrupción que inunda la política. Son los únicos que tienen sus cuentas expuestas en su portal de transparencia y que no reciben “ni un duro” de los bancos, lo que les aporta una nada despreciable independencia. Son los únicos que destinan parte de su sueldo a proyectos sociales.

Dicho lo cual debo hacer una salvedad con Podemos Canarias, a quien no termino de comprender el rumbo que lleva ni visualizo un discurso alternativo y claro para canarias. Las trapisondas que se han formado en el Cabildo de Gran Canaria, despreciando así la oportunidad de oro de formar parte del Grupo de Gobierno, es para hacérselo mirar.

Hace unos días mantuve una conversación improvisada con un vecino que me hizo reflexionar sobre unas cuantas cosas. Estuvimos intercambiando opiniones -de forma improvisada- de la actualidad política y lógicamente salió a relucir “el tema Podemos”, con críticas hacia ese partido por parte de mi interlocutor. No ha sido el único y con cierta frecuencia me salen al paso diferentes personas con comentarios de este tipo, concretamente culpando a Unidos Podemos de no haber pactado en su día la investidura de Pedro Sánchez con el PSOE, evitando así que el PP continuase en el Gobierno  con sus nefastas políticas para la clase trabajadora. Pero se olvidan frecuentemente de que ni PSOE ni Ciudadanos estuvieron interesados nunca por incorporar a Podemos y su programa al pacto firmado en su día, más bien al contrario. Declaraciones posteriores a “la caída” de Pedro Sánchez-antes de su nueva reelección- dejaban claro que el mismo había recibido fuertes presiones por parte de la cúpula empresarial y mediática de este país para que no pactase con Podemos. Ahí están sus declaraciones para quien quiera escucharlas…

Por otra parte, también se nos olvida que el señor Rivera presumía por aquel entonces de que el pacto firmado con el PSOE contenía el 80% del programa de ciudadanos (programa de derechas), lo que en la práctica significaba dar el visto bueno a un pacto mayormente de derechas elaborado entre PSOE y Ciudadanos a espaldas de Podemos y que no hacían más que ahondar en las políticas de derechas. Posteriormente Ciudadanos reconoce públicamente que pactó con el PSOE para alejarlo políticamente de Podemos.

Con estos antecedentes cómo se puede seguir reclamando a Podemos no haber pactado con los socialistas, cuando era eso precisamente lo pretendido por ambos socios. El PSOE (segunda fuerza política), firma un pacto inútil y de derechas con Ciudadanos (cuarta fuerza) -sin número de escaños suficientes para emprender ningún pacto real- dejando fuera de juego a Podemos (tercera fuerza parlamentaria por número de escaños). Y ahora dicen que fue Podemos el culpable de que no fraguase aquel pacto… Un poquito de por favor…

Es lógico que algunos socialistas sigan con la misma matraca, para intentar justificar lo injustificable de un pacto contra natura, pero los ciudadanos no podemos dejarnos engañar con un discurso que no se creen ni ellos, por más que lo repitan. Pedro Sánchez, a pesar de tener en contra todo el aparato del partido y los medios de comunicación que apostaban descaradamente por Susana Díaz, consiguió meterse en el bolsillo a los militantes, imponiéndose en las primarias, gracias -en gran parte- a reconocer las presiones antes citadas y a jurar y perjurar que si ganaba las primarias presentaría una moción de censura a Mariano Rajoy… La realidad es otra bien distinta a día de hoy, y el PP sigue gobernando y aplicando sus devastadoras políticas para los trabajadores, con el apoyo inestimable de Ciudadanos y del PSOE…

¿Por qué sucede esto? Sólo ellos lo saben… Seguro que la militancia está igual de perpleja, viendo como hacen justo lo contrario a lo prometido (nada nuevo en el horizonte político).

Por otra parte, tenemos a los medios de comunicación tirando con artillería pesada contra Podemos y contra todo lo que significa la no perpetuación del bipartidismo o “tripartismo” político (ahora por lo visto también se incorpora Ciudadanos al sistema de cambiarlo todo para que nada cambie). Por tierra, mar y aire, con mentiras o con informaciones sesgadas intentan derrotar desde la falsedad y la manipulación a lo más decente que ha entrado en política desde la mal llamada transición. Se han fabricado informes y documentos falsos para incriminarlos en mil y un asuntos de financiación ilegal, pero todos se han estrellado en los juzgados. Otros no pueden decir lo mismo. También omitiendo su presencia y opinión de las informaciones diarias y en muchos debates políticos. Al hilo de esto último sólo añadir que no hace mucho también me espetaron -hablando de los medios de comunicación-  “todos no pueden estar equivocados”, a lo que yo le respondí: No, no es que estén equivocados, sólo obedecen a su amo… Y es que no podemos ignorar que, los grandes medios de comunicación pertenecen en su mayoría a cuatro poderosas corporaciones, concretamente el 80% de los medios de comunicación. Y claro, no lo hacen de forma descarada, pero casi todos, de una u otra forma “barren para casa…” para la casa de su amo.

La búsqueda de la verdad se ha convertido en toda una aventura para los “Indiana Jones” de la realidad política. “Desbrozar” la selva de mentiras, de medias verdades, de omisiones y descalificaciones se convierte cada día una profesión intrépida que convierte a los que aún queremos mantener nuestra parcela de independencia y objetividad en unos “rara avis”, que intentamos despejar a golpe de “machetazo dialéctico” o esporádicos disparos (en forma de artículos de opinión) desde nuestra “trinchera” las hábiles manipulaciones puestas en circulación por todo un ejército político-mediático armado hasta los dientes.

Esto es tremendamente complicado explicar porque todos creemos estar en posesión de la verdad y TODOS intentamos mantener nuestras posiciones ideológicas o convicciones políticas lo más a salvo posible. Yo no intento convencer a nadie, sólo “plantar la semillita de la duda”, pero cuando la mentira se ha convertido en munición de guerra es muy difícil avanzar y llegar a salvo sin recibir “algún impacto”. Intentemos pues avanzar en nuestras posiciones ideológicas en la complicada búsqueda de la verdad, recibiendo los menores tiros posibles. El problema es que al “enemigo” lo tenemos en casa, en forma de aparato de televisión, con “reputado” periodista o tertuliano al frente, “rigurosos informativos” que desinforman u ocultan información crucial. Los programas e informativos de radio y los grandes medios escritos no son tampoco una excepción. Las redes sociales también hace tiempo que dejaron ser “territorio virgen”. Esto hace que con demasiada frecuencia hablemos con opiniones prestadas de lo que acontece en este país. Dejamos que sean los medios y programas informativos lo que piensen por nosotros, dejándonos “engatusar” sin el obligado contraste de informaciones para fijar la realidad de las cosas.

La tarea no es fácil ni sencilla, ni siquiera dedicándole un tiempo cada día a recabar y CONTRASTAR información por diferentes vías. No digamos pues si somos de los que apenas nos asomamos a la actualidad política y luego acudimos a los informativos tradicionales pretendiendo recabar información veraz. Menos aún si nos hemos convertido en estandarte del pasotismo político y además alardeamos de ello. Podemos entonces llegar a la triste situación de besar la bota que nos patea el trasero…

Creo sinceramente que el PSOE no está pensando en arrebatar el poder al Partido Popular para implantar la impronta y el giro social que tanto necesita en este país, está más bien preocupado de que “no le roben la tostada” por la izquierda, y para ello, en lugar de cambiar su programa y su actitud no ha dudado en aliarse con la derecha, con el apoyo inestimable de la maquinaria mediática.

En esta ocasión me he extendido más de lo habitual porque considero que el tema lo requería, a costa de dejarme algunos pelos en la gatera. A los que les haya despertado el interés suficiente para llegar hasta aquí, desearles que sean moderadamente felices y no se dejen engañar por “el ruido mediático”. Nadie está en posesión de la verdad. Yo por supuesto tampoco, pero no tomen nunca “opiniones prestadas”.

Un par de tibias y una calavera en un fondo de tela negra fue la bandera pirata que aterrorizó los mares del mundo durante los siglos XVII y XVIII. Pues bien, da la impresión de que tremenda arbitrariedad sigue rigiendo el mundo en estos momentos, en el que todo vale para enriquecerse, para hacerse con el poder y para alcanzar notoriedad. La del pirata cojo, con pata de palo, con parche en el ojo y con cara de malo -como dice la canción de Sabina-, parece ser la filosofía que muchos han elegido para manejarse en este mundo de corruptelas y traiciones.

El famoso caso Faycan que estos días se juzga en los tribunales de Canarias, después de doce años de demoras, ha provocado un repaso mental a la retahíla de casos de corrupción que han arrasado esta tierra en los últimos años, y que casualmente ha quedado en casi nada a nivel judicial. “Los piratas” parecen haberse cebado con esta tierra canaria y “sus tesoros”. Casos Arona, Atlante, Bragasgate, Carreteras, Catis, Corredor, El Trompo, Eolo, Faycan, Forum Filatélico, Góndola, Las Teresitas, Lifeblood, Mamotreto, Mercadillos, Montaña Roja, Paraíso, Parking Las Calcosas, Parques Eólicos, Piscina, Salmón, Santa Brígida, Siliuto, Sinpromi, Unión y Valle Gran Rey, son los sonoros nombres dados por la policía a estas investigaciones de corruptelas de “honorables” políticos y “ejemplares” empresarios que encuentran en las trapisondas una buena forma de acrecentar su fortuna personal a costa del maltrato al erario público.

Esto no quiere decir que están todos los que son, pero sí que son todos los que están. La larga lista de casos antes detallados sólo representa la punta de un iceber inmenso de corrupción que amenaza con congelar la vida de los canarios para llenar los bolsillos de unos pocos truhanes. Porque mientras nos encontramos a la cola en los indicadores de todo lo bueno, nos situamos a la cabeza de todo lo malo. También en la corrupción, donde nos situamos en el ranking de cabeza del país. Comprobamos además como los casos que llegan a juzgarse se van “desinflando” por el largo y tortuoso camino judicial, en el que se van descolgando imputados, mientras que las penas para los que finalmente llegan a juicio se van desgranando años de condena, por uno u otro motivo… Es algo que estamos viendo en el Caso Faycan. Y no es que yo tenga especial interés en que den con sus huesos en la cárcel los numerosos truhanes que habitan esta maltratada tierra canaria, pero sí que al menos respondan ante los ciudadanos y la justicia por todas las tropelías realizadas y las riquezas amasadas, unos beneficiándose de obra pública adjudicada injustamente (con sobrecostes añadidos para pagar las corruptelas), y otros con el enriquecimientos ilícito por “las mordidas” recibidas de los que juraron y perjuraron defender el interés público.

Así comprobamos una vez más que, la justicia siempre implacable con el pobre y con el excluido social, es “casi siempre” benefactora y bizca con el ladrón de cuello blanco, con el pirata cojo, con pata de palo, con parche en el ojo y con cara de malo; el viejo truhan, capitán de un barco que tuviera por bandera dos tibias y una calavera.

No salgo de mi asombro al comprobar que, un día si y otro también, los medios de comunicación “amigos del gas” y renombrados periodistas a los que evidentemente les han untado el beso, hacen apología de un combustible altamente contaminante, altamente dependiente del exterior y altamente inestable en cuanto a su precio. Alargar la era de los combustibles fósiles no hace sino posponer la incorporación de las deseables renovables, al tiempo que persisten en la agonía de este moribundo planeta.

Hoy, sin ir más lejos, escucho en un programa de radio la lectura de un artículo de opinión por parte de uno de esos periodistas que siempre se apuntan a caballo ganador, siempre a favor de la especulación, a favor de los intereses de la élite y del poder canario… A pesar de las informaciones, congresos y foros de todo tipo que apuntan la URGENCIA de abolir todas las energías fósiles y apostar por las renovables para AYER, puesto que el planeta se encuentra en  “la uci”, ellos siguen lamiendo la mano de su amo. Con su voz engolada y redichos hasta la extenuación “los Maruenda” canarios siguen haciendo apología del gas. Ya lo hicieron con las prospecciones petrolíferas mientras ahora vomitan las mentiras del gas.

Según estos portavoces de la especulación, el sustituto de un combustible altamente contaminante como el gas-oil es otro altamente contaminante como el gas. No importa que además, con la introducción del gas, haya que abrir en canal las islas para introducir las conducciones pertinentes e instalaciones de almacenamiento altamente peligrosas. No importa que estas inversiones nos obliguen a alargar hasta el infinito la penetración de las renovables mientras se amortizan las inversiones de los dueños del negocio. No importa que el gas nos hipoteque a seguir dependiendo energéticamente del exterior. No importa repetir las estupideces más grandes auto-revestido de autoridad eclesiástica, aquí en Canarias “los untados” hacen de su capa un sayo con tal de agradar al dueño de la cartera.

Este tipo de periodismo es la vergüenza de la profesión, unas veces bajo unas artificiales ínfulas de las esencias del periodismo de Louis Vuitton y otras de faltón o burletero de quien osa contradecirles. Les vemos también en tertulias televisivas y radiofónicas ejerciendo de verdugos implacables de la izquierda y de perritos falderos de la derecha, de los especuladores y los ladrones de cuello blanco.

Cuando ecologistas, organizaciones internacionales y el mundo entero clama por una revisión urgente de los sistemas de producción energética en favor de los sistemas renovables, tenemos que seguir aguantando los discursos de púlpito a los que no tienen más religión que su cartera.

Debemos mejorar nuestra sensibilidad medioambiental, debemos activar todos nuestros sentidos y espíritu crítico para dejar de encajar plácidamente las agresiones al territorio y al más elemental sentido de la estética. Sólo nuestro sentido crítico puede hacer que las cosas cambien en nuestra tierra. Tenemos unas islas maravillosas y con un clima envidiable, que si no mimamos y cuidamos para generaciones futuras acabaremos dejándoles a nuestros hijos y nietos unos “preciosos” peñascos de hormigón y mal gusto.

Todo esto viene al hilo de lo que podemos observar en cada rincón de nuestra maltratada tierra canaria. Observo a diario, ya sea en zonas urbanas o rurales atentados estéticos –por ser diplomáticos- que los diversos organismos públicos, por acción u omisión, y las diferentes empresas suministradoras de electricidad, teléfono y, más recientemente, televisión por cable e internet y sus correspondientes cableados ocasionan al paisaje. Desde siempre (en aras a una malentendida modernidad), las empresas eléctricas y telefónicas han hecho de su capa un sayo en lo referente al tendido de los cableados aéreos, que forman a día de hoy una telaraña repugnante y antiestética en todo el panorama insular. Tanto las líneas de alta y media tensión que destrozan con su presencia el paisaje más idílico, pasándose por el arco del triunfo las más elementales normas de protección del territorio, continuando por las telefónicas, alumbrado público, y en los últimos años las antenas de telefonía móvil, forman un paisaje “telaráñico” desolador ante los ojos del más insensible de los observadores.

Recientemente el Cabildo de Gran Canaria ha aprobado 14 millones de euros para las casi 400 acciones del Plan Suturas de Gran Canaria para regenerar la GC-1. Anuncian también un plan director (próximamente) para hacer lo propio con la GC-2. Se trata del Proyecto Director de Regeneración Paisajística de la autopista y su entorno que comenzará en marzo. Entre otras actuaciones del citado proyecto se incluye también el soterramiento de cableados aéreos, por lo que entiendo que el Cabildo no es ajeno al impacto negativo de dicha telaraña de cables. El nombre del proyecto le viene que ni pintado “Plan Suturas”, porque son muchas las heridas que suturar a esta maltratada tierra canaria. Esperemos pues que la sensibilidad manifestada por la institución insular no se quede sólo en los principales corredores viarios de la isla (lo que ve el turista), y forme parte de todo un proyecto mucho más ambicioso que se haga extensiva a toda la isla. También deseable para el resto de islas, aunque es Gran Canaria sin duda la que ha sido especialmente maltratada en este sentido.

Entre tanto, imbricado en ese proyecto insular de “ecoisla” del Cabildo de Gran Canaria, esperemos se implique también a los ayuntamientos, hasta que despejemos definitivamente la telaraña antiestética rústica y urbana que representan los diversos tendidos de todo tipo. Considero humildemente que no podemos llenarnos la boca con un proyecto de “ECOISLA” y todo lo que ello significa si no implicamos a todas las partes (Administración Local y Empresa) en RECUPERAR LAS ISLAS para los canarios, no sólo turistas. No solamente de plantar árboles vive la ecoisla, también de recuperar para la vista los bellos paisajes que, las empresas suministradoras primero y las administraciones, por acción o por omisión ha degenerado en una telaraña de insensibilidad que deja en agua de borrajas cualquier normativa proteccionista del territorio.

Después de lo acontecido en Cataluña durante los últimos meses las urnas volverán a hablar, esta vez con respaldo legal.

En este país confluyen dos conflictos bien diferenciados, el que se vive en la propia Cataluña por los catalanes y el que se vive en el resto de España por los españoles con respecto a Cataluña. Este dato no es baladí si queremos comprender lo que sucederá en las urnas el próximo día 21.

A mi modo de ver, todo lo sucedido en Cataluña no ha hecho más que reforzar al independentismo, y el Gobierno del PP lo sabe. Los excesos de las Fuerzas de Seguridad el 01 de octubre en un acto pacífico, por ilegal que fuese la votación, puesto que su validez estaba truncada de antemano; la nefasta aplicación del 155 y sus derivadas; la presentación de un candidato con el peor perfil posible para arañar un sólo voto (Xabier García Albiol), a pesar de las ya de por sí las bajas expectativas electorales del partido; el decreto para facilitar la salida de empresas de Cataluña; así como las declaraciones poco afortunadas de varios de sus líderes -si de “coser heridas” se trata- indican que el Partido Popular tiene sus ojos puestos en unas más que probables elecciones generales anticipadas.

“La jugada maestra” está en que, las mismas acciones que anuncian un descalabro electoral en Cataluña para el PP-convenientemente amortiguado por la acción de los medios de comunicación- puede representarles un empujón electoral en el resto de España (salvo el País Vasco). La manipulación brutal desencadenada en forma de  ola patriótica en casi todo el territorio nacional de la mano de los medios de comunicación afines, con declaraciones, manifestaciones y el despliegue de banderas nunca visto desde el franquismo, ha contribuido a aupar el ardor patriótico a muchos “desconectados” de la actualidad política.

Por otra parte vemos a un Psoe mutado en zombi (otra vez) desde que Pedro Sánchez ganase las primarias con la promesa de “sacar a  Rajoy de la Moncloa” y el NO es NO, pero la apertura de juicio oral en estos días contra dos dirigentes históricos socialistas (Chavez y Griñán), exconsejeros y otros altos cargos de la Junta de Andalucía por el caso de los ERES, han quitado tanto fuelle a los socialistas que sólo parecen una sombra de lo que pretendían hace sólo unos meses (la sombra del PP). La última ha sido el apoyo incondicional al PP en la aplicación del 155. El pacto PP-PSOE parece más que evidente a la vista de los hechos y las improvisaciones de Miquel Iceta. El Psoe queda así atado de pies y manos hasta que salve sus viejas naves en Andalucía…

Parece más que probable la inmolación del PP en Cataluña en favor de Ciudadanos  (poco había que perder) y posterior apoyo de C's en el resto del país. Ese pacto ya lo venimos constatando en el Congreso de los Diputados desde el comienzo de la legislatura. Los votos que es evidente perderá el PP en Cataluña debido a su actuación gubernamental y la presentación de un candidato extremista, pretenden ser recogidos por los naranjas sin despeinarse. El pacto parece ser de largo recorrido, por lo que si el desplome de Psoe en Cataluña se confirma, por su apoyo al 155, Ciudadanos puede acercarse a Unidos Podemos en unas hipotéticas elecciones adelantadas, mermando así el tradicional granero de votos de la izquierda en Cataluña…

Los populares cederían un territorio -ya de por sí desfavorable para ellos- a cambio de que Ciudadanos dé su apoyo al PP en el Parlamento de la nación y en todas las comunidades y ayuntamientos que les sea favorable. -Gobernará la lista más votada- llevan los naranjas anunciando desde hace meses para justificar futuros pactos.

A mi modo de ver ERC (con su líder y candidato entre rejas -”cosas veredes” de la democracia en España-) tiene todas las posibilidades en auparse con el mayor número de votos. Sería una sorpresa que Ciudadanos se hiciese con el primer puesto, salvo que haya un desplome total del PP. Es más que previsible un retroceso del Psoe por su alianza con el PP y C's. Junst per Catalunya, con su líder en el exilio, puede verse también favorecido. Catalunya en Comú-Podem puede verse aupado también, aunque las encuestas dicen lo contrario, por el desplome del Psoe. No tengo datos para pronunciarme sobre como afectará el resultado final a la Cup, aunque sorprendió la claridad de argumentos con los que su representante abordó su participación en el debate de la Sexta.

Estaremos atentos a “sorpresas” de toda índole.

Debo ser un marciano porque pienso por mi cuenta, porque soy un inconformista, porque no soy borrego que discurre mansamente cual manada ovina, porque persigo mil porqués y aun encontrando algunas respuestas sigo dudando de las mismas. Debo ser un marciano porque no me trago sin masticar las calumnias con disfraz de informaciones, porque no admito las ruedas de molino con las que nos quieren hacer comulgar. Debo ser un marciano porque me causa el mismo ardor de estómago el político aprovechado, mentiroso y corrupto que el paisano anónimo de la misma condición. Debo ser un marciano porque detesto la mentira desde el mismo día en que nací, y a pesar de ello he tenido y tengo que bregar cada día con múltiples mentirosos en el terrero de la vida. Debo ser un marciano porque digo lo que pienso en lugar de guardármelo para “la otra vida…”.

Lamento anunciar a los que mi presencia moleste, a los que mis comentarios detesten y a los que en definitiva su mediocridad no les dé para otra cosa que aborrecer la mía, que esperen, que esperen sentados a que cambie porque esto no ha hecho más que empezar.

Cansado de ignorantes y celosos a perpetuidad, de pobres personas que no avanzan en la vida sino agachando la testuz bajo el yugo de su amo. A esas sabandijas que esperan agazapados en los recodos del camino, sin dignidad para sacar adelante sus propias vidas les digo que dan pena, que el tren de la vida pasa sólo una vez y hay que subirse ahora o morirse en la estación de la indiferencia. Que pueden vivir escondidos en sus corazas babeantes o sacar los cuernos al sol y vivir expectantes.

Para los ignorantes petulantes que no entienden que ser uno mismo significa desnudarse al mundo y mostrarse tal y como es, mostrar lo que sabemos e ignoramos, con humildad para lo primero y con curiosidad para lo segundo, decirles que mañana es tarde. Que hoy es el mañana de ayer y el ayer de mañana… Que es mucho más lo que ignoramos que lo que sabemos, pero que sólo nos percatamos de ello cuando apenas hemos iniciado la senda de la curiosidad, en la que  empezamos a ser plenamente conscientes de nuestra ignorancia.

Y por último pedir RESPETO para los que soñamos despiertos con un mundo mejor, para los que vivimos haciendo castillos en la aire -como Alberto Cortez- y  que sólo de vez en cuando nos asomamos a este mundo con curiosidad...

En esto de la violencia machista estamos saturados de noticias, de gestos y homenajes que no conducen a nada productivo para atajar esta “sarna” que  corroe a la sociedad. Es evidente que las víctimas necesitan de protección real y efectiva cuando finalmente se deciden a plantear la denuncia contra el maltratador. Es evidente, y hay experiencias contrastadas por psicólogos especialistas, que el maltratador -una vez condenado por su acción- debe ser sometido a rehabilitación (es un tratamiento que en la actualidad no se produce, salvo que sea a petición propia), porque el maltratador es además reincidente, y volverá a maltratar en cuanto establezca una nueva relación, por lo que queda todo por hacer en este campo.  Incorporar la rehabilitación del agresor como pena accesoria e inseparable de la principal sería un gran avance para minorar esta epidemia machista. No podremos avanzar en la erradicación de este mal  mientras sea considerado –en la práctica- un tema menor por parte del legislador (salvo que haya víctimas mortales)…

Sin embargo durante todo este proceso, que se inicia con la denuncia de la víctima, la mujer es sometida en ocasiones a un “maltrato diferido” (por llamarlo suavemente), que sólo conoce quien ha tenido la terrible experiencia de pasar por ese trance. Y me explico:

1º La mujer maltratada debe reunir el valor suficiente –en su estado de abandono, desolación e indefensión- para presentarse en unas dependencias policiales en las que no sabe si sabrán entender su problema ni en qué medida podrá perjudicar aún más su precaria situación. Y lo llamo maltrato diferido porque si en estas circunstancias tiene la desgracia de toparse con un agente de policía sin la formación adecuada,  sin los conocimientos suficientes para tratar a este tipo de víctimas o simplemente sin la sensibilidad necesaria, el trámite puede convertirse en una odisea aún mayor. Llegado a este punto habría que recalcar que, el simple hecho de ser mujer policía (si no tiene la formación adecuada) no garantiza una mejor atención. A la experiencia me remito.

2º Posteriormente, en la asignación de abogado (del turno de oficio) y todos los trámites pertinentes, la mujer puede volver a sufrir el mencionado maltrato diferido si el profesional designado no tiene la formación y sensibilidad requerida, no para el tipo de delito –que también- sino para el tipo de víctima, para comprender y entender el tormento que está viviendo la víctima durante todo el proceso, en el que además puede verse enfrentada al maltratador o la familia de éste. Es preciso comprender que no es a un delincuente habitual al que tiene que defender, sino a una víctima, con su autoestima gravemente mermada y siempre a medio paso de dar la vuelta y salir huyendo.

3º Finalmente queda la actuación judicial, muchas veces marcada por rígidos protocolos procesales (al margen del sexo del juez), muy alejados de la necesaria sensibilidad para entender la odisea e inseguridades que en esos momentos pueda estar debatiéndose la víctima, incluidos los lógicos sentimientos de culpa que afligen a la mujer que ha pasado por este calvario.

Por lo tanto debemos “afinar” al máximo la formación y especialización de todas y cada una de las personas por las que haya de pasar cada caso de violencia machista. La peculiaridad de este tipo de delitos, pero especialmente de los daños y la fragilidad de la víctima, exige la imperiosa necesidad de ajustar protocolos exhaustivos (y flexibles al mismo tiempo). La importancia de ACOGER, PROTEGER y ASESORAR a la víctima, hace poco recomendable que estas mujeres sean atendidas en primera, segunda ni tercera instancias por personal no formado,  que no sean especialistas en este tipo de maltrato y sus peculiaridades. El daño que puede infligirse por esta vía, por la simple indolencia del funcionario -sin la formación adecuada- es un alto riesgo que no puede correrse. Lo vemos cada día en las páginas de sucesos.

Una mujer a quien su marido, pareja, novio, etc., paraliza con tan solo una mirada no es dueña de sus propias decisiones y es susceptible de repentinos cambios de opinión.  No podemos olvidar que una mujer maltratada físicamente ha sido siempre y previamente “machacada” psicológicamente. Una mujer que soporta muchos años de maltrato psicológico lo tiene muy difícil para salir del círculo violento del maltrato si no es con ayuda especializada.

No se hace mención de los Servicios Sociales en este específico apunte del recorrido de la víctima de violencia machista –uno de los más importantes- debido a que considero es en el que más se ha avanzado en esta desigual batalla. Esto no quiere decir que no haya protocolos y medios que coordinar y mejorar,  pero considero son los estamentos policiales y judiciales los que más carencias presentan, especialmente en formación, coordinación y sensibilización. Trabajar para que una víctima de violencia machista se sienta acompañada, reconfortada y SEGURA, es todo un reto aún por conseguir. Quizás sean los servicios sociales los que deban impulsar desde sus competencias, y el gobierno desde las suyas, la necesidad de que nunca una mujer se tenga que enfrentar “sola” ante el duro trámite de la denuncia policial ni las comparecencias judiciales.

A los maltratadores hay que acorralarlos con la ley,  reeducándolos y recuperándolos posteriormente para la sociedad con la rehabilitación.

De nada sirve la denuncia de la víctima si no hay todo un protocolo efectivo de actuación que disuada y aleje de forma eficaz al maltratador. Algo se está haciendo mal cuando una mujer muere o ve morir a sus hijos a manos de su maltratador después de cincuenta y una denuncias.

A mis lejanos 18 años y con una voluntad a prueba de bomba decido afianzar mi incierto futuro luchando por unas oposiciones que entonces se me antojaban casi un sueño. Con las manos encallecidas y con la constancia por bandera me dediqué en cuerpo y alma a preparar mi futuro, sin amigos, sin cómplices de aventura y aliento con los que alcanzar la meta. A más de uno le sorprenderá lo de las manos encallecidas, pero he de decir que desde mi más tierna infancia supe lo que era el trabajo duro en el campo. Nunca dejé de estudiar, pero cada sábado, vacaciones o periodos no lectivos tocaba ayudar a mi padre en la finca. El trabajo de plataneras de entonces y su dureza no tenía secretos para mi, tampoco el trajín con los animales (cabras y vacas). Las labores del campo con el sacrificado sacho hacía que las dulces manos de un estudiante se tornaran en recias y duras herramientas de trabajo. No sé hasta que punto aquella dura vida del campo forjó mi carácter y mi tesón, pero desde luego me hace valorar a día de hoy mis humildes orígenes a la vez que me mantiene permanentemente con los pies en el suelo.

Cuando recuerdo aquellas tardes de verano en mis duras horas de estudio espartano -no conocía la existencia de temarios ni academias preparatorias- hasta que la cabeza no daba más de si, en aquella mesa de noche a modo de improvisado mini-escritorio, mientras observaba como amigos y conocidos con las toallas sobre el hombro caminaban hacia la playa. Luego a correr para preparar unas pruebas físicas de las que nunca estuve seguro de poder superar (8 kilómetros había que correr entonces, entre otras). Pero lo conseguí. Entrar el 7º de una larga lista de doscientos y pico aspirantes no está nada mal. La voluntad que lo hace todo… Luego también el examen escrito salió a pedir de boca. El esfuerzo había dado buenos resultados superando por fin una oposición que para mi era como subir al Everest. Esa pensé yo que era mi última cumbre, cuando en realidad no era más que la primera de muchas que vendrían luego. La vida, que te va enseñando que casi nada de lo que tenías planeado sale como tenías previsto.

Ahora que miro mis manos “de pianista”, condicionadas por años de aporrear teclados, primero los que aquellas vetustas máquinas de escribir y luego los los teclados de ordenador y no puedo evitar recordar aquellos años de duro trabajo y privaciones. No eran privaciones alimenticias, pero si de ocio y diversión que otros de mi generación si disfrutaron. Tampoco sabré nunca hasta que punto esas duras condiciones de vida condicionaron mi futuro. Tampoco la práctica -por si la dureza era poca- de la lucha canaria de los 15 a los 18 años. Probablemente esto si me alejó de algunos vicios que por entonces contaminaban a muchos jóvenes de mi barrio y que les marcaron de por vida. Gracias al Ramón Jiménez de Guía (presidido entonces por Salustiano Álamo y el desaparecido Javier Estévez, entre otros muchos de una gran Junta Directiva), en el que tantos talegazos me llevé, pero que también me permitió disfrutar de grandes luchadas y días de gloria para nuestro deporte. Afortunadamente he conocido recientemente que una nueva Junta Directiva ha decidido volver a revitalizar este equipo histórico del norte de Gran Canaria.

Aunque no todo fue aporrear teclados, porque entre otras cosas también me tocó sufrir y disfrutar del mar. Aún recuerdo, como si fuese ayer, los amaneceres mientras navegaba. De las cosas más hermosas que he podido disfrutar en esta vida. Que a uno le paguen por hacer lo que le gusta es de las cosas más gratificantes que no todo el mundo ha podido sentir. Pude disfrutar como nunca -a pesar de la dureza- durante doce años. Dureza y responsabilidad nunca me amilanaron. Cuanto lo echo de menos…

Afortunadamente he podido afrontar nuevos retos y superarlos aceptáblemente y aún pienso afrontar algunos más, si la salud me respeta…

Creo sinceramente que el trabajo dignifica, pero no cualquier trabajo, sino el trabajo bien hecho. No sólo el que favorece a la empresa para la que trabajas, que también, sino el que hace la vida más fácil a tus compañeros y crean un auténtico ambiente de cordialidad, teniendo en cuenta que muchos pasamos más tiempo en el trabajo que en casa, o al menos la mitad del tiempo.

Pasada la frontera de los cincuenta, con manos de pianista y con el pelo cada vez más escaso y blanco seguimos teniendo arrestos para unas cuantas embestidas de la vida. Por el camino nos haremos acompañar por quien nos valore y nos estime, dándolo todo en cada momento y poniendo la cara, aunque a veces nos la partan. La vida es así… No podemos estarnos reservando. Algunos se reservan tanto que cualquier día se van a morir en el reservorio.

Con las manos encallecidas o de pianista, la vida no deja de enseñarnos y recordarnos lo que somos y de donde venimos. Ser consecuente con nuestros orígenes, sin renunciar a todos los desafíos que se nos presenten (grandes o pequeños), pero con los pies en el suelo. Hasta que no nos llegue la hora final estaremos aprendiendo, estaremos evolucionando y creciendo como personas.

Solicito, ruego y demando de manera urgente “democracia en defensa propia”. No puede ser que estos baños de democracia, de legalidad y de europeización con que nos han edulcorado durante años sólo haya servicio de máscara de las élites franquistas que pretendían continuar su agosto. No puede ser que esta joven democracia padezca tan pronto de la artrosis propia de la edad avanzada. No puede ser que a al primer revés serio que tiene el estado -con el desafío catalán- se tambaleen los cimientos democráticos que hasta ahora creíamos sólidos.

Los gestos del gobierno de España no dejan lugar a dudas sobre su más que endebles cimientos democráticos. La falta de cintura política, la utilización de la policía como ariete y escarnio (criticado a nivel internacional) y el ahora “aclamado” artículo 155, han dejado “en pelotas” a una Constitución francamente mejorable y reiteradamente pisoteada. Intentar sacar rédito político en el resto del estado a costa de una Cataluña electoralmente amortizada, da muestras sobradas de los nulos escrúpulos de un partido desnortado entre la modernidad que pretende y su pasado fascista que sigue sin condenar y del que no quiere librarse. Los años de permisividad con la corrupción, el nombramiento del extremista Xavier García Albiol como su referente en Cataluña, el nombramiento de una “Ministra diferida” al frente de Defensa, el Ministro que “españolizaba” niños catalanes en Educación, un “panameño” a cargo del Ministerio de Industria y Turismo que pretendía llenar los bolsillos de Repsol a costa de llenar nuestras playas de piche, así como un largo etcétera que me llevaría horas detallar, del que no quiero dejar en el olvido al Ministro de “la amnistía ilegal” con la que perdonó a grandes fortunas defraudadoras. Estos son sólo unos pocos botones de muestra del nivel democrático en que está sumido este país y su gobierno. El listón no puede estar más bajo.

Hasta al “joven” Rey se le ha caído la careta al tomar partido por la tesis del partido del Gobierno. Una prueba de fuego para el “sobradamente preparado” Rey que no ha sabido superar. A estas horas ya debe estarse arrepintiendo de su torpeza y la de su entorno porque se avecina una tormenta republicana que que puede dejarle sin el cetro real en unos años. El silencio informativo y cómplice de los medios de comunicación con la Casa Real, que durante cuarenta años ha caracterizado a nuestra “democracia”, se evapora definitivamente, por lo que pintan bastos para la monarquía española con esta torpe actuación real.

Ha bastado el abandono de las clases medias y populares por parte del bipartidismo dominante, a las órdenes del poder económico y empresarial, para que explotase el 15-M, con la llegada posterior de Podemos. Dichas élites económicas han intentado contrarrestar con la creación artificial de Ciudadanos, a quien los “medios amigos” dan minutos y presencia de forma poco disimulada en todas las portadas. Los mismos que ningunean y retuercen la presencia y el mensaje de Unidos Podemos.

Tengo “la mala costumbre” de ver y escuchar con atención los debates políticos (vicios que tiene uno), y me sorprendo al contrastar las opiniones de afamados periodistas en sus debates y columnas que, o no vieron el debate o mienten como bellacos… Esta es la prensa que tenemos, salvo honrosas excepciones.

Ahora el problema en España no está sólo en Cataluña, a la que con su actuación gubernamental no ha hecho sino avivar las llamas del independentismo. El problema de este partido es que sólo sabe obedecer a las élites, y cuando se les presenta un problema político de primer orden no lo saben digerir. Hubiese sido fácil permitir un referéndum pactado y ganarlo porque hasta Unidos Podemos hubiese hecho campaña a favor de la permanencia (lo han dicho hasta la saciedad -aunque los medios del régimen lo hayan tergiversado hasta la extenuación). Ahí es lógico que no hubiese terminado el problema, pero seguro que con tiento y las medidas políticas oportunas se podría haber reconducido el asunto, a pesar de haberlo gestionado tan mal los últimos años. Pero no, se han tirado al monte haciendo gala de sus más bajos instintos antidemocráticos. Los mismos que ahora vemos resurgir en una población políticamente analfabeta que pide mano dura y represión.

Este país necesita democracia en defensa propia.

Y en Canarias dos huevos duros...

No comprendo que los que no quieren la independencia de Cataluña, encabezados por el gobierno de la nación, no hagan nada para “conquistar” a los catalanes, convenciéndolos de forma amable para que se queden. La incapacidad política de este Gobierno y que no necesitan sus votos para gobernar es una de las principales razones, de otro modo ya se habrían sentado hace mucho y esto no hubiese llegado hasta aquí. Como no necesitan sus votos han despreciado su órdago, pensando seguramente que esto sería otro "Plan Ibarreche"… Evidentemente se equivocaron y han seguido  equivocándose. Ahora tienen además el respaldo de un Rey al que toda su “preparación” se le ha desinflado (lamentablemente) en seis minutos de discurso, adoptando un tono aún más duro que el del propio Gobierno, en lugar de aprovechar para presentarse como un hombre de Estado y concordia, ganándose así el respeto de todos. Creo que en este caso ha pesado más el temor a que se extienda el republicanismo catalán al resto del Estado. En mi opinión, lo que ahora necesitaba el país era un discurso de paz, de consenso y de concordia, indicando a todas las partes el camino del diálogo como ÚNICA SALIDA. La dureza del discurso del Rey sólo ha conseguido endurecer las posturas.

A estas alturas de “la película”, después de los reiterados errores gubernamentales (de parte y parte), la única salida viable a todo esto es el referéndum pactado. Cualquier otra salida se me antoja difícil y peligrosa. Se ha podido hacer mucho desde hace mucho tiempo y no se ha querido o sabido. No cabe ninguna duda de que en el País Vasco están tomando buena nota de todo el proceso catalán, por lo que habrá que tener apertura de miras en el tratamiento a todo el asunto. El error ha sido dejar que todo llegase tan lejos sin ofrecer alternativas. El pudrimiento de las situaciones a las que Rajoy nos tiene tan acostumbrados aquí no le ha funcionado. Exhibir una y otra vez “músculo” y el imperio de la Ley (o de la porra) como único argumento de negociación no parece ser una actitud muy inteligente, si de resolver asuntos eminentemente políticos se trata.

Me ha dolido que el PP recurriera -y el Constitucional “destrozara”- el Estatuto de Autonomía Catalán (son los polvos de estos lodos) .

Me ha dolido la cerrazón de las partes en todo el proceso.

Me ha dolido ver despedir a guardias civiles al grito de “a por ellos”, cuando salían con destino a Cataluña, como si de una guerra contra el enemigo se tratara (falta de profesionalidad e independencia política al margen).

Me ha dolido que la única alternativa de este Gobierno para “conquistar” a los catalanes haya sido llenarla de policías y recurrir al imperio de la ley, sin dejar una vía alternativa.

Me ha dolido y sorprendido ver coches de la Guardia Civil destrozados por algunos fanáticos, sin que hubiese respuesta policial alguna...

Me han dolido y sorprendido los excesos de algunos policías contra una población pacífica que únicamente pretendía votar (interpretaciones legales al margen).

Me ha dolido el comportamiento de algunos radicales increpar a los guardias civiles en los hoteles de residencia, cuando la única culpa de todo lo ocurrido la tiene el Gobierno de la Nación que ha ordenado con torpeza cada actuación y que se ha ido casi de rositas.

Me ha dolido que algunos guardias saliesen a “castigar” con porras extensibles a los “insultadores”, extralimitándose claramente de sus atribuciones y consiguiendo increpar aún más los ánimos (a por ellos una vez más). Lamentable.

Me ha dolido ver abandonar sus hoteles a los guardias, mientras les increpaban los radicales, sin que hubiese reacción alguna, sin duda siguiendo instrucciones.

Me ha dolido y sorprendido ver apedrear a guardias civiles por una multitud de radicales, sin que hubiese reacción, cuando estaría más que justificada.

Los miembros de las Fuerzas de Seguridad están siendo utilizados de forma torticera por el Gobierno de la nación desde el minuto uno, en función de sus intereses políticos, porque no entiendo de otra forma que se agreda con inusitada violencia a pacíficos ciudadanos en un colegio electoral, mientras -en otro momento- corre delante de los violentos radicales que les insultan y les apedrean en una actuación “excesivamente tibia” (por no decir otra cosa), cuando una reacción contundente de contención estaría más que justificada. En todo caso sigo viendo un error monumental, además de ponerlos a los pies de los caballos, la utilización de las fuerzas de seguridad en un asunto eminentemente político.

Por otro lado, sigo viendo a muchos ciudadanos que se asoman al problema catalán por primera vez (lleva varios años pudriéndose – al menos 11-) y que confiados en “la desinformación” de telediario y “tertulia a la medida” que favorecen descaradamente la posición del Gobierno de la Nación, no aciertan a entender la torpeza con la que se ha gestionado este tema por parte del Presidente de la nación, que en ningún momento ha tenido ni la capacidad ni la cintura suficiente para no llegar hasta aquí.

Me sorprende, también hay que decirlo, “las caretas” democráticas que en estos días se le ha caído a más de uno, que sorprendentemente se considera demócrata. He visto comentarios en las redes de todo tipo, desde pedir “más mano dura” en las intervenciones policiales, hasta pedir la intervención del ejército para arrasar Cataluña. Seguro que muchas de estar personas no aciertan a entender que en un estado de derecho no es el policía de turno -menos aún el ejército- el que imparte justicia a su libre albedrío, que es el estamento judicial el que debe procesar y condenar en su caso. Lamentablemente seguimos arrastrando la rémora del pasado franquista que no acabamos de digerir.

La intensa manipulación mediática que ejerce de altavoz de todo lo malo de parte y parte, no hace sino incrementar la tensión y alejar la solución del conflicto. La pregunta es: ¿A quién interesa seguir avivando la llama de este fuego? Muy probablemente si encontramos la respuesta a esta pregunta entenderemos realmente lo que está pasando y por qué no ha podido encontrarse una solución civilizada.

Las Fuerzas de Seguridad del Estado no necesitan ser vitoreadas ni alabadas, simplemente necesitan justa remuneración y condiciones de vida y laborales dignas. Deben además de ser utilizadas dentro de los límites estrictos de la ley, alejadas del interés partidista del gobierno de turno. Los vítores y loas que en los últimos días inundan las redes sociales sería bueno aprovecharlas para adecuar y mejorar sus condiciones laborales como trabajadores que son. Sorprende leer y ver a muchos ahora envolviéndose en la bandera y “gritando vivas” a la Guardia Civil y la Policía, que en el pasado reciente guardaron silencio o se mostraron timoratos cuando estos profesionales exigían justas remuneraciones y condiciones de trabajo. Las mismas Autoridades y políticos que ahora gritan loas y realizan visitas “de cortesía” a las policías, son los que luego votan “NO” a sus mejoras salariales y laborales. Estén atentos al diario de Sesiones. Fíjense en lo que votan, no en lo que gritan y se llevarán tremendas sorpresas.

Los que estos días se muestran violentos en las redes sociales “sobrados de testosterona y faltos de neuronas” piensen por un momento en que los catalanes son muchos y variados, que un grupo se muestre violento en un momento dado  (han sido muy escasos para la tremenda movilización humana), no representa a la totalidad de los catalanes, como tampoco la extralimitación de unos policías representa a todo un colectivo de profesionales policiales. Recurrir a los más bajos instintos para caldear este asunto como se hace desde instituciones, medios de comunicación y algunos perfiles de redes sociales, no parece ser una solución inteligente. Que generalizar siempre fue nefasto y erróneo. Y sobre todo conocer que los medios de comunicación no siempre se ajustan a la verdad (cada vez menos) -salvo honrosas excepciones-, que no se traguen todo lo que sale por la pantalla, radio o prensa. Importantísimo tener opinión propia y no “prestada”.

EL DIÁGOLO deberá ser a partir de ahora “la única vía de entendimiento”. Los militaristas y violentos deberán dejar paso a los pacifistas. Lo contrario puede significar enquistar una situación de incierto futuro y graves consecuencias.

Tengo la sensación de que Puigdemont no tiene frenos en su tren y ya no puede ni quiere parar, además de considerarse políticamente amortizado, a no ser que alguien con la inteligencia y el arrojo suficiente, desde el Gobierno de la nación, ofrezca la posibilidad de un referéndum pactado, que a estas alturas considero es la única salida viable.

Si queda algo de cordura en este Gobierno debería mostrarse ahora… Estamos a tiempo. De lo contrario podemos enfrentarnos a un conflicto que inciertas consecuencias.

Perdonen por la exclamación golpista, pero no se me ocurre otra forma de expresar la indignación, el deseo y la necesidad de invocar a la sensatez de las partes implicadas en el conflicto de Cataluña para que se sienten a dialogar y lleguen a un acuerdo.

Recuerdo la terrible época en la que la banda terrorista ETA mataba casi a diario. La última fue en el año 2010, sólo siete años han transcurrido, aunque ya parece una eternidad, afortunadamente, aunque las víctimas lo tendrán con seguridad mucho más presente. Recuerdo que entonces millones de voces pedía a Eta que dejase de matar y que reclamase sus reivindicaciones por vías pacíficas y democráticas(políticos de todo signo incluidos). Pues bien, ahora que ETA ya no mata y que afortunadamente todas las reivindicaciones políticas se realizan al margen de la violencia, nos encontramos con la reivindicación de Cataluña en demanda de un referéndum de autodeterminación, como ya se hizo en su día en Escocia (Reino Unido) y Quevec (Canadá). En los casos anteriormente citados salió el NO, pero en cualquier caso fue una jornada de reivindicación pacífica y democrática.  En la catalana, en el momento de realizar la solicitud estaba claro que iban a perder los independentistas -según las encuestas-, es decir, que de haberlo realizado saldría el NO, porque había una gran mayoría de catalanes que no estaba dispuesta a correr “el riesgo”. Sin embargo el Gobierno del PP se enroca en la Constitución y en su cumplimiento (teoría ampliamente desmontada por ilustres catedráticos de derecho constitucional), lo que ha provocado a su vez otro enrocamiento del Gobierno Catalán y todo el sector independentista. Ante la reiterada negativa del Gobierno de la Nación a acceder al referéndum pactado, y sin otra alternativa que ofrecer, el Gobierno Catalán ha decidido “tirarse al monte” intentando tensar la cuerda al convocar de forma unilateral el referéndum para conseguir forzar la situación y finalmente el referéndum. El Gobierno de Rajoy, lejos de buscar las vías políticas para dar solución a un conflicto eminentemente político, optó por recurrir al tribunal constitucional para doblegar mediante Sentencias Judiciales las acciones políticas del Gobierno catalán, lo que finalmente consiguió. El tribunal Constitucional anuló ese referéndum, y a partir de aquí la catarata de sucesos y actuaciones por parte del Gobierno, los jueces y la fiscalía no han dejado de sucederse y complicar aún más el asunto político.

A nadie se le esconde que en España la separación de poderes es una entelequia, motivada precisamente por el nombramiento partidista de los jueces que deben componer la cúpula judicial del país y por lo tanto la máxima autoridad en la materia. Pues bien, el Gobierno ha decidido judicializar el conflicto político, a sabiendas que ahí lleva las de ganar, utilizando para ello, con una contundencia inusitada a la fiscalía, dependiente directamente del Gobierno de la Nación (cuyo Fiscal Jefe fue reprobado meses atrás por el Parlamento por obstaculizar la corrupción del PP).  Por tal motivo se han llamado a declarar a cientos de Alcaldes y altos cargos del Gobierno Catalán, acusados de los más variopintos delitos. Mientras tanto miles de policías y guardias civiles desembarcan en Cataluña con la “peligrosa misión” de buscar urnas, papeletas y pasquines propagandísticos relacionados con el referéndum fallido. Todo ello en medio un alto nivel de alerta terrorista, declarada por el propio Estado (nivel 4), en un lugar en el que hace apenas un mes se cometió la última masacre por el terrorismo yihadista.  ¿Cómo es posible que un gobierno serio dedique a miles de policías a buscar papeletas de votación a escasas semanas de un atentado de esa envergadura?

Pues con esos dudosos mimbres democráticos las posiciones se han ido enconando. Los hasta ahora pacíficos ciudadanos catalanes han comenzado a perder los papeles ante la demostración de “músculo gubernamental” mostrada por el Sr. Rajoy con miles de policías trasladados estos días a Cataluña, destrozando hace unos días varios vehículos de la Guardia Civil, sospechosamente abandonados al albedrío de los más radicales. Algo inaudito para unas fuerzas del orden acostumbradas a intervenir en situaciones violentas y de riesgo que no suele dejar su retaguardia ni vehículos desprevenidos. Los medios se han encargado de mostrar hasta el aburrimiento esas imágenes de los coches destrozados y llenos de pegatinas reivindicativas.

La prensa, los informativos de televisión y de radio no ayudan precisamente a calmar los ánimos, tomando partido descarado por el gobierno de la nación y justificando el incendio permanente en el que parece interesa mantener a Cataluña. “Mercenarios” del periodismo salen en todos los medios y todos los días desinformando, mintiendo y calentando los debates y las redes sociales. Desde la Ley Mordaza nunca antes se había visto un deterioro democrático y de la verdad de tal envergadura.

En las redes sociales se ha abierto otro campo de batalla, en el que la mayoría con ingenuidad y azuzados por los mercenarios antes citados crecen en una guerra ficticia entre Cataluña y España. Todos ellos, con la misma ingenuidad piensan que todo ello comenzó antes de ayer, pero no. Lógicamente a cada exabrupto de una parte corresponde otro más violento de la otra y así se va logrando el caldo de cultivo que parece alguien maquiavélicamente haya planeado, quizás con la maligna intención de desviar la atención de los graves problemas del país. Es evidente que tanto al partido corrupto que sustenta al gobierno del PP como al partido corrupto que sustenta a parte del Gobierno Catalán, le interesa esta algarabía y violencia provocada, cada vez menos verbal y más física si alguien con dos dedos de frente dentro del Gobierno de la nación no pone de forma inmediata pie en pared.

Ya nadie habla catalán en la intimidad. Ya nadie llama “honorable”  al Jefe de filas catalán. Ya nadie se sienta a formar la cuadratura del círculo con tal de obtener los votos catalanes para la investidura y el gobierno de turno.  El partido Ciudadanos, y en menor medida vascos y canarios, han venido a ocupar el puesto de “jorcón platanero” que mantenga el torcido gobierno de este país. Ya a nadie interesa dialogar para permitir que la democracia se ejerza sin sobresaltos.

¿Y ahora? ¿Quién quita presión a esta olla? ¿Quién debe poner un gramo más de cordura en esta estúpida carrera hacia ninguna parte? ¿O seguimos abriendo el gas hasta que reviente como en el 36? Algunos azuzan con la estúpida creencia de estar en el bando correcto, con la estúpida creencia de que los “daños colaterales”, los odios, celos y vendettas pendientes no les alcancen. Ni a ellos ni a sus hijos. Confían ingenuamente que si España se convierte en una carnicería ellos y los suyos estarán al margen. Piensan estúpidamente que estar lejos geográficamente es sinónimo de alguna garantía si las pasiones se desatan. ¿Quién embrida este caballo si se desboca?

Como dije anteriormente esto no empezó ayer. Todo empezó cuando se pasó la “apisonadora Constitucional” sobre el Estatuto Catalán. Estatuto que había sido refrendado democráticamente por el Parlamento Catalán y posteriormente por el Parlamento Español. Un recurso presentado por el PP -entonces en la oposición- fue el detonante y finalmente el precursor de un independentismo hasta entonces testimonial. A partir de ahí se le han ido cerrando todas las puertas y reivindicaciones democráticas y legítimas catalanas. Cada hachazo a las aspiraciones catalanas significó un incremento del número de catalanes que deseaban formar parte de un estado independiente. A más odio a lo catalán más independentistas, a más ataque a las instituciones o al idioma catalán más catalanes deseosos de romper con España. Y así hasta hoy.

Los dos frentes aquí citados tienen responsabilidad en lo que suceda de aquí en adelante, pero no puedo evitar recargar la responsabilidad en quien tiene obligación de velar por la estabilidad del Estado, que es quien tiene la obligación de solucionar conflictos mediante la política, no mediante la policía o los jueces y fiscales. Quien tiene la obligación de sosegar y pacificar, no de increpar y provocar.

¿Alguien en su sano juicio cree que esto se va a solucionar con más policía, con más fiscales, con más judicialización de la política? ¿Alguien en su sano juicio cree que podemos “aplastar” a los catalanes sin que haya consecuencias? ¿A nadie de los que se supone debe pensar en la cosa del Estado se le ha ocurrido pensar que hace apenas siete años que se dejó de matar en este país por política, y que alguna mente obtusa puede volver por sus fueros a la vista de la falta de “cintura política” de este Gobierno?

Por eso y no por otra cosa es el título tan sonoro del presente artículo: QUÉ SE SIENTEN COÑO! Siéntense y hablen, cedan, negocien, HAGAN POLÍTICA, que para eso les pagamos. Háganos el favor de hacer política por el bien de este país.

No puede ser que sean tan ineptos como parecen.

Nunca en este país había escuchado y leído tantas mentiras tras un atentado, excepto el 11-M, casualmente por los mismos sectores que ahora lo hacen con la policía catalana. Las críticas y mentiras a todo lo que huela a catalán son lanzadas a los medios y redes sin piedad y sin el más mínimo rigor. Nunca en mis 52 años de vida he visto cuestionar con tanta beligerancia una actuación policial, exceptuando el citado atentado de los trenes en Madrid por razones bien distintas. Una actuación que de haber sido realizada por la Policía o Guardia Civil habría recibido múltiples elogios y alabanzas por parte de los mismos que ahora ponen en cuestión todo el trabajo policial de los Mossos. Es probable que se hayan cometido errores (somos humanos), por lo que ya habrá tiempo de analizar cada actuación con lupa para mejorar la seguridad de cara al futuro, al margen del inevitable filtrado judicial de las actuaciones. Pero lo que estamos viendo en estos días en todos los medios de comunicación “clama al cielo” por desproporcionado. Pareciera que la seguridad del país, así como las vidas perdidas y los heridos en el atentado de Barcelona hubiesen pasado a un segundo plano, y que la prioridad ahora es defenestrar a la policía catalana.

Por el contrario se ha extendido como cortina de humo el estúpido asunto de los bolardos, a pesar de haberse explicado hasta la saciedad y de su evidente ineficacia ante un coche bomba, un tirador o unos descerebrados que decidan inmolarse en nombre de Ala... Los atentados más sangrientos de España fueron cometidos en cuatro trenes con mochilas cargadas de explosivos. Fueron diez explosiones casi simultáneas. Claro que también entonces las mentiras y la feroz campaña por parte de determinados medios de comunicación acabaron haciéndonos dudar de los 192 muertos y 2.000 heridos. Pero si, tristemente había ocurrido y es lógico que con medidas tan simplistas como los bolardos no se habría conseguido evitar aquellos atentado.

En esta ocasión, determinados sindicatos policiales y asociaciones de la Guardia Civil se han sumado al coro de voces que han hecho “piña corporativa nacional” contra la policía catalana. ¡Ay, Esos celos policiales siempre a flor de piel! Máxime tratándose de la policía mejor remunerada del estado… Hasta algunos generales del ejército, nostálgicos de otra época en la que se elegía a los de su empleo para dirigir a los cuerpo policiales, se han subido también al carro de las descalificaciones, pidiendo incluso el retorno de competencias de la Guardia Civil en Cataluña. Críticas todas ellas sin fundamento y cargadas de odio y desprecio al catalán.

Los que se ocupan de poner el foco en los bolardos en este grave asunto de la seguridad desconocen -u omiten intencionadamente- que el atentado de la furgoneta fue la “opción B”, que la opción A -según lo averiguado en las investigaciones tras la explosión de Alcanar (provincia de Tarragona, a 180 km.)- era provocar una gran explosión en un lugar de máxima concurrencia pública mucho más sangriento del ocurrido en Las Ramblas.

El flujo de información e investigación policial con la colaboración internacional de otras policías, al tiempo que un seguimiento implacable y serio de las vías de financiación de estos grupos terroristas, son sólo algunas de las vías más efectivas para acabar con esta lacra. En este país de frágil memoria tenemos la evidencia reciente, con la actuación de la justicia y los cuerpos policiales en la desarticulación de varios comandos de ETA, que dio sus mejores resultados cuando se atacó directamente a su financiación.

Los servicios de inteligencia podrían ser otra herramienta bien engrasada en la lucha anti-terrorista, pero parece ser que están en “otras cosas”… a la vista de los resultados… El flujo de información entre cuerpos policiales y servicio de inteligencia si que sería un buen bolardo en el camino de los grupos terroristas y no los consabidos celos policiales que a nada conducen. El Estado tiene herramientas suficientemente engrasadas para ponerlas al servicio de la seguridad. Hágase!! Sólo hace falta que exista intención y voluntad de trabajar por la seguridad de todos.

Las críticas sin fundamento a un cuerpo policial que, al margen de errores, ha demostrado estar a la altura de otras policías, por su organización, capacidad de respuesta y profesionalidad no ayudan a convencer a los catalanes de su permanencia en España. La competencia y diligencia policial no depende del color de los uniformes ni del idioma que se hable.

Por otra parte es realmente triste ver y escuchar a un sacerdote vomitar odio y rencor -desde el púlpito de “La Casa de Dios”- hacia los que él considera lo peor de la sociedad, rojos comunistas (algo así como “el averno”), a los que acusó de cómplices del asesinato. ¿Qué habría sucedido si lo mismo hubiese hecho un Imán en su oratoria desde una mezquita? Pues eso, que probablemente lo hubiesen detenido por incitar al odio y a la violencia o enaltecimiento del terrorismo… Y de repente me viene a la cabeza un pasaje bíblico (no me pregunten por qué…): “Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios” [Mateo 5: 9] “...que la paz, amor y la bondad siempre rebose en nuestros corazones...” Sobra decir que, la actitud de este sacerdote es lo más alejado de lo predicado por Jesucristo y que Mateo refleja en este párrafo (y que apenas le ha supuesto, por cierto, un leve reproche de su obispo).

Triste comprobar que en este corral de la mezquindad en que también se ha convertido la iglesia católica, al parecer sólo tiene cabida las derechas de este país. Nada de ayudar y estar al lado del menesteroso y las personas humildes de buen corazón… La iglesia moderna -o al menos algunos curas y sus obispos- prefieren estar con los “niños bien”, o con los niños, a secas… También es lamentable ver que, los medios de comunicación más beligerantes con Cataluña y con la democracia, con un odio desmedido a todo lo que suene catalán sean propiedad de La Conferencia Episcopal (13TV y La Cope), en los que la objetividad y el periodismo serio quedan en un segundo plano. Es muy triste que el fanatismo de la extrema derecha tenga voz y espacio en este medio “bendecido” por la iglesia católica… Bendito sea Dios…

No a la manipulación, el fanatismo y la violencia, por Paco Vega.

Muy duro se me hace escribir en estos momentos, manteniendo la cordura y serenidad. En estos momentos de aluvión de información y manipulación se complica enhebrar dos párrafos seguidos con algo de sentido común. Si, manipulación, han leído bien, porque hay gente que tiene una piedra por corazón y cualquier ocasión le parece buena para arrimar el ascua a su podrida sardina política.

No amigos, esto no es un enfrentamiento de civilizaciones como algunos quisieran… Esto es el fanatismo personificado. Y el fanatismo no tiene patria, religión ni corazón. Al fanatismo no le faltan momentos ni argumentos para sacar su odio a pasear. No nos dejemos engañar por los que aprovechan para vomitar todo su racismo aprovechando que unos malnacidos han decidido atropellar sin piedad a unos seres inocentes que disfrutaban de un tranquilo paseo. Los malnacidos no tienen color político, raza ni nación. Son gentes que han perdido la razón, la misma razón que falta a los que aprovechan el dolor causado por estos fanáticos para “endulzar” su racismo. Y lo triste no es que políticos, periodistas y particulares descerebrados viertan su bilis racista con ocasión del dolor ajeno, sino que haya gente que desde la ingenuidad se la compre. Que consigan convencernos de que esto es una guerra contra el islam. Qué pena de ciudadanos! Qué lástima de cabezas “para hacer un caldo pescao”…

Abran las mentes, lean, y reflexionen (...pero seleccionen sus lecturas, que bazofia hay en todas partes). Todos merecemos un mundo mejor. Un mundo libre de fanatismos y de manipuladores de mercadillo. El racismo es una enfermedad muy seria y muy dañina que lleva siglos causando muerte y destrucción en el mundo. Estamos siendo agredidos por fanáticos radicales violentos, pero también nos agreden los manipuladores de la realidad, los manipuladores de la palabra, los mismos que defienden que todo está bien mientras los muertos sean otros…

Ahora vendrán “el postureo” del pacto anti-terrorista en el que el Gobierno ofrecerá “lentejas”, si las quieres las comes y si no te acusaremos de ser colaborador del terrorismo…

No podemos vivir al margen de lo que pasa en el resto del mundo porque allí (aunque no lleguen las noticias) se comenten crímenes brutales todos los días, con la aquiescencia de occidente (Europa y Estados Unidos), convenientemente endulzado por los medios de comunicación afines. No se puede intervenir, atacar y arrasar países enteros pretendiendo que no nos salpique. No se puede matar en nombre de nuestra civilización (o del petróleo), dulcificado o no, y pretender mantener nuestra paz y seguridad a buen recaudo. Esto no ha hecho más que empezar. Nos esperan muchos días de luto y duelo mientras Europa no decida actuar atacando al germen de estos fanatismos y su financiación. Ahora es Barcelona, mañana será Madrid, o París, o Londres… El terrorismo internacional ha cambiado, ya no hace falta grandes infraestructuras ni terroristas entrenados para cometer una masacre en nombre de quien sea, ya no hace falta sino la voluntad de hacerlo, y descerebrados a quien hayan comido el coco hay muchos, tantos como para temer que esto no acabe aquí.

O buscamos soluciones efectivas para atacar a la raíz del problema de esta lacra o seguiremos sufriendo las consecuencias de las políticas equivocadas de occidente, que piensa que todo vale en nombre de don dinero.

La seguridad mundial ha cambiado y, o cambiamos nosotros o seguiremos llorando a nuestros muertos.

No valen de nada las condenas, no valen los minutos de silencio, no valen las flores, sólo valen las políticas serias para acabar el caldo de cultivo del fanatismo y su financiación. No estamos en una guerra santa como algunos fanáticos de este lado quisieran, pero debemos ser firmes y contundentes en la persecución de fanáticos y terroristas, del tipo que sean. El fanatismo engendra odio, y el odio muerte y dolor. Lo estamos viendo.

No somos mejores que nadie, y si lo somos debemos demostrarlo con altas dosis de coherencia, seriedad y civismo. NO A LA MANIPULACIÓN!! NO AL FANATISMO!! NO A LA VIOLENCIA!!

El descalce de la cimentación de una pila de uno de los viaductos de la GC-2 no parece ser un tema menor como algunos intentan disfrazar, por lo que esta noticia ha corrido como la pólvora por las redes sociales, teniendo en cuenta la lógica preocupación generada entre los usuarios de esta vía de reciente construcción.

Y es que hay que recordar que esta obra se recepcionó en 2012, con tres años de retraso y un 20% de encarecimiento sobre lo presupuestado inicialmente,  sometiendo a todos los automovilistas a un auténtico maltrato, debido a los citados retrasos, cortes de tráfico continuos -sin aviso previo- y sin apenas señalización y multitud de incidencias que nos vimos obligados a soportar sin que a nadie pareciera importarle. Las caravanas interminables y los miles de euros gastados en esas retenciones son ahora sólo un mal sueño, pero hay que tener memoria. La iluminación de esta misma vía no se puso en funcionamiento hasta el 2014. Y ahora que parecían haberse resuelto todos los problemas nos despertamos con esta inquietante noticia.

Esta es una gran obra de ingeniería que todos suponíamos a la altura de su envergadura,  confiando por tanto en que la misma había sido realizada con los máximos requisitos técnicos y de calidad, necesarios para soportar el paso del tiempo, como no puede ser de otra manera. A nadie se le pasó por la cabeza otra cosa. Sin embargo ahora nos encontramos con esta incidencia por el descalce de un pilar a los pocos años de su inauguración, por lo que las dudas sobre lo ejecutado empiezan a sobrevolar la cabeza de los sufridos automovilistas del norte.

Es lógico pensar que, las exigencias de la cimentación deben ser mayores en los terrenos inestables, como es el caso, algo que a la vista de los resultados no sé si se ha tenido en cuenta. La zona tampoco es lugar de escorrentías, pero de haberlo sido las exigencias de la cimentación serían aún mayores, algo que debe constar en el proyecto de construcción de la obra y de cada pilar. Cualquier obra de ingeniería civil necesita obligatoriamente un estudio geotécnico y topográfico del terreno antes de mover una sola piedra, por lo tanto resulta sorprendente este descalzamiento en una obra reciente, lo que no ha ocurrido en cuarenta años con sus puentes hermanos de la misma vía.

La reparación de la “incidencia” ya está presupuestada y adjudicada, por lo que en principio -salvo agravamiento del descalce- no parece haber motivos para la alarma ni para cortar la circulación de la vía.

En los comunicados previos sobre la actuación prevista, en lo que el propio Gobierno identifica como “Descalce cimentación de la pila número cinco del viaducto número cuatro, en la zona de Llano Alegre, tramo El Pagador-Guía de la GC-2” (inmersa en otras actuaciones complementarias), suman un total de dos millones de Euros para este año, no quedando claro si ese importe es el total de la obra pendiente de ejecutar o sólo lo correspondiente a este año -como dice el comunicado-. Tampoco queda claro en el citado texto el desglose por partidas a cada asunto, por lo que no es fácil adivinar con la información disponible qué importe irá destinado en exclusiva a la recuperación de la zona deteriorada. Tampoco se hace mención a la responsabilidad de la empresa adjudicataria, ni si se han ejecutado los avales o garantías preceptivos por los fallos ahora detectados, o se cargará todo al maltratado erario público.

Las obras en cuestión han sido adjudicadas a la empresa OHL, una de las que formaba parte de la UTE adjudicataria (OHL, Felix Santiago Melian, S.L. y Hermanos García Álamo, S.L.), una de las que ejecutó la obra principal, ahora fallida en este punto…

La fotografía evidencia que hubo algún fallo o error en el proyecto o ejecución de la cimentación de este pilar, pero las imágenes en vídeo son demoledoras al dejar a la vista la inestabilidad de la zona. Al deslizamiento de tierra que se observa en las imágenes, habría que sumar el acontecido en fechas recientes sobre los falsos túneles, casualmente en la misma vertical del pilar ahora descalzado.

La actuación prevista se adivina dificultosa por la inestabilidad y pendiente del terreno. El vídeo en cuestión se subió al canal You Tube durante muy poco tiempo  (fue inmediatamente retirado), pero permaneció el suficiente como para que algunas personas consiguiesen descargarlo y subirlo a las redes sociales. Estos días también ha tenido reflejo en la prensa escrita. Es lógica y justificada la preocupación de los ciudadanos que cada día tienen que transitar por esa vía, y que ahora esperan se resuelva con rapidez esta incidencia y que se den explicaciones claras de lo sucedido y del estado general de la obra.

Aunque el peligro es evidente, si continúan los corrimientos de tierra, creo que están por comenzar -si no lo han hecho ya- las obras de refuerzo previstas para este pilar, entre otras, presupuestadas y aprobadas ya por la Consejería de Obras Públicas del Gobierno Canario.  Esperemos que se resuelva el problema con la urgencia requerida.

De no haber sido por el famoso vídeo difícilmente nos habríamos enterado de la gravedad del asunto, pero aún así, parece ser que a algunos les molesta que determinados asuntos vean la luz pública. El interés de los implicados por “echar tierra al asunto” -y nunca mejor dicho- lo puedo entender, pero a otros se les ve el plumero a dos kilómetros.

Aún así sigue a la espera de solución y ejecución del tramo Bañaderos-Pagador, que sigue siendo una tortura para el automovilista, un peligro para los peatones de la zona y una madriguera para los amigos de la utilización indiscriminada del radar.

Algunos desconocen y otros han olvidado todas las penalidades sufridas por esta comarca y que conviene no olvidar, pero otros prefieren correr un tupido velo sobre todo lo que pueda perjudicar al Gobierno Canario, máximo valedor de la obra, así como la propia UTE adjudicataria de su ejecución. El riesgo y la gravedad de lo ahora descubierto no parece importar a ciertos señores que se dedican a “atacar al mensajero”, molestos con que todo esto salga a la luz. Los miles de millones de dinero público invertido, la seguridad de la principal vía de comunicación del norte de Gran Canaria y los miles de personas que cada día transitan por ella, parece ser  son “peccata minuta” para los “guardianes de la mala política” y la negligencia en obra pública.

La alarma social en estos casos la genera la UTE constructora de la obra, en caso de no haber cumplido escrupulosamente las exigencias técnicas, dando las explicaciones públicas oportunas en caso contrario.

La alarma social la genera el Gobierno Canario, obligado a supervisar, certificar y recepcionar la obra pública, si oculta o distrae información fundamental de interés general. Si ha habido un fallo se informa y se corrige, no se oculta.

La alarma social la genera quien, teniendo información sobre un problema grave la oculta para que luego terminemos enterándonos por “un descuido” en las redes sociales.

La transparencia y claridad de las partes implicadas son el primer antídoto contra la alarma social…

Al hilo de la polémica suscitada en Arguineguín (Sur de Gran Canaria), durante la procesión de la Virgen del Carmen, en la que ante la advertencia que al parecer hizo la Guardia Civil sobre la responsabilidad de los patrones de las embarcaciones saliendo en procesión con más pasajeros de los permitidos, éstos decidieron regresar a puerto, suspendiendo así la procesión marítima a modo de protesta.

La realidad náutica de nuestras costas ha sido siempre bastante “relajada” en cuanto al cumplimiento de las medidas de seguridad establecidas para proteger la vida humana.  Durante años no ha sido extraño ver navegando en nuestras costas a embarcaciones que superaban con creces el número máximo de pasajeros permitidos por embarcación, especialmente en época estival o festivas como la acontecida recientemente. Estos límites son habitualmente rebasados en este tipo de procesiones marítimas en algunos lugares, en los que la tradición, la fe y la fiesta ponen en precario en ocasiones a la seguridad de los pasajeros.

Creo que la Guardia Civil ha obrado correctamente en cumplimiento de la normativa de seguridad náutica en vigor, ante el peligro que supone este tipo de excesos. El hecho de que con demasiada frecuencia se haya tolerado  determinadas actitudes no significa que en algún momento haya que “poner pie en pared” para evitar lamentar tragedias indeseables. En el futuro no estaría de más  que la propia Dirección General de Marina Mercante o Capitanía Marítima diese instrucciones precisas sobre el particular, evitando así disfunciones que sólo favorece la eliminación de barreras al riesgo.

El verano es tiempo propicio para la navegación, aunque no se debe perder de vista unas cuantas premisas para que, lo que apuntaba a ser un día idílico de pesca o paseo marítimo termine en tragedia. En ocasiones, determinadas cuestiones relacionadas con la seguridad no son tenidas en cuenta por los novatos, por su propia falta de experiencia, ni en los veteranos por exceso de confianza.

Para que un día de disfrute y placentero no se torne en tragedia es muy importante no sobrepasar las capacidades propias de la embarcación en cuanto al número de pasajeros y límites legales de navegación. También se deber ser escrupuloso en cuanto a material individual y colectivo de salvamento especificado para cada tipo de embarcación (chalecos salvavidas para todos los ocupantes, etc.). Otro apartado muy importante sin duda a tener en cuenta son las comunicaciones, por pequeña que sea la embarcación, no confiando en exceso en la telefonía móvil que a cierta distancia de la costa o zona de acantilados no enlaza con las antenas repetidoras, al margen de capacidades de carga, etc.. Toda embarcación, aunque no lo exija la norma, debe ir provista de una emisora de banda VHF marina (Canal 16), que le permitirá comunicarse con la autoridad marítima o con cualquier otra embarcación de la zona en caso de peligro.

La navegación tiene un punto agravado en cuanto a la seguridad que no se tiene tierra adentro. Una avería de motor o cualquier otra incidencia en un coche no tiene mayor repercusión, más allá de llamar a la grúa para llevarlo al taller, sin embargo en el mar una avería de este tipo te puede costar la vida, no digamos una vía de agua, independientemente de la distancia a costa.

El exceso de confianza siempre ha sido aliado de la tragedia en el mar,  por lo que la seguridad debe ser requisito y prioridad número uno. Los profesionales de la mar lo saben, al margen de celebraciones, procesiones y devociones. Celebrar la procesión marítima velando por la seguridad de todos los participantes puede y debe ser compatible. Es responsabilidad de los patrones de las embarcaciones y por supuesto de las Autoridades.

 

Página 1 de 3

NOTICIAS ACTUALES

12728946 1104050679636048 8197030053879592013 n

ARTÍCULOS

arucastradi

DEPORTES

electro lujan 

 

 

   

STA. MARÍA DE GUÍA

cachivache  

GÁLDAR

ARTICULISTAS Y COMENTARISTAS

REPORTAJES

AGAETE, ALDEA, MOYA, VALLESECO, ETC.......

Ver mi estadistica