Hoy es: martes, 24 octubre 2017
esbgzh-TWenfrdeit

           

  DUPLEX SARDINA 002 PISO GUIA 002 DUPLEX MARMOLEJOS PISO AGAETE  
 

DUPLEX SARDINA (Gáldar)

Ref. 1297

PISO EN GUÍA

Ref. 2739

Duplex en Marmolejo

(Gáldar)

Piso en Agaete

Ref. 2776

 
  PRECIO: 124.000€ PRECIO: 95.000€ PRECIO: 120.000 € PRECIO: 91.000 €   
Obituarios "La Auxiliadora"
Domingo, 08 Octubre 2017 22:26

Choque de trenes o pelea de carneros

No comprendo que los que no quieren la independencia de Cataluña, encabezados por el gobierno de la nación, no hagan nada para “conquistar” a los catalanes, convenciéndolos de forma amable para que se queden. La incapacidad política de este Gobierno y que no necesitan sus votos para gobernar es una de las principales razones, de otro modo ya se habrían sentado hace mucho y esto no hubiese llegado hasta aquí. Como no necesitan sus votos han despreciado su órdago, pensando seguramente que esto sería otro "Plan Ibarreche"… Evidentemente se equivocaron y han seguido  equivocándose. Ahora tienen además el respaldo de un Rey al que toda su “preparación” se le ha desinflado (lamentablemente) en seis minutos de discurso, adoptando un tono aún más duro que el del propio Gobierno, en lugar de aprovechar para presentarse como un hombre de Estado y concordia, ganándose así el respeto de todos. Creo que en este caso ha pesado más el temor a que se extienda el republicanismo catalán al resto del Estado. En mi opinión, lo que ahora necesitaba el país era un discurso de paz, de consenso y de concordia, indicando a todas las partes el camino del diálogo como ÚNICA SALIDA. La dureza del discurso del Rey sólo ha conseguido endurecer las posturas.

A estas alturas de “la película”, después de los reiterados errores gubernamentales (de parte y parte), la única salida viable a todo esto es el referéndum pactado. Cualquier otra salida se me antoja difícil y peligrosa. Se ha podido hacer mucho desde hace mucho tiempo y no se ha querido o sabido. No cabe ninguna duda de que en el País Vasco están tomando buena nota de todo el proceso catalán, por lo que habrá que tener apertura de miras en el tratamiento a todo el asunto. El error ha sido dejar que todo llegase tan lejos sin ofrecer alternativas. El pudrimiento de las situaciones a las que Rajoy nos tiene tan acostumbrados aquí no le ha funcionado. Exhibir una y otra vez “músculo” y el imperio de la Ley (o de la porra) como único argumento de negociación no parece ser una actitud muy inteligente, si de resolver asuntos eminentemente políticos se trata.

Me ha dolido que el PP recurriera -y el Constitucional “destrozara”- el Estatuto de Autonomía Catalán (son los polvos de estos lodos) .

Me ha dolido la cerrazón de las partes en todo el proceso.

Me ha dolido ver despedir a guardias civiles al grito de “a por ellos”, cuando salían con destino a Cataluña, como si de una guerra contra el enemigo se tratara (falta de profesionalidad e independencia política al margen).

Me ha dolido que la única alternativa de este Gobierno para “conquistar” a los catalanes haya sido llenarla de policías y recurrir al imperio de la ley, sin dejar una vía alternativa.

Me ha dolido y sorprendido ver coches de la Guardia Civil destrozados por algunos fanáticos, sin que hubiese respuesta policial alguna...

Me han dolido y sorprendido los excesos de algunos policías contra una población pacífica que únicamente pretendía votar (interpretaciones legales al margen).

Me ha dolido el comportamiento de algunos radicales increpar a los guardias civiles en los hoteles de residencia, cuando la única culpa de todo lo ocurrido la tiene el Gobierno de la Nación que ha ordenado con torpeza cada actuación y que se ha ido casi de rositas.

Me ha dolido que algunos guardias saliesen a “castigar” con porras extensibles a los “insultadores”, extralimitándose claramente de sus atribuciones y consiguiendo increpar aún más los ánimos (a por ellos una vez más). Lamentable.

Me ha dolido ver abandonar sus hoteles a los guardias, mientras les increpaban los radicales, sin que hubiese reacción alguna, sin duda siguiendo instrucciones.

Me ha dolido y sorprendido ver apedrear a guardias civiles por una multitud de radicales, sin que hubiese reacción, cuando estaría más que justificada.

Los miembros de las Fuerzas de Seguridad están siendo utilizados de forma torticera por el Gobierno de la nación desde el minuto uno, en función de sus intereses políticos, porque no entiendo de otra forma que se agreda con inusitada violencia a pacíficos ciudadanos en un colegio electoral, mientras -en otro momento- corre delante de los violentos radicales que les insultan y les apedrean en una actuación “excesivamente tibia” (por no decir otra cosa), cuando una reacción contundente de contención estaría más que justificada. En todo caso sigo viendo un error monumental, además de ponerlos a los pies de los caballos, la utilización de las fuerzas de seguridad en un asunto eminentemente político.

Por otro lado, sigo viendo a muchos ciudadanos que se asoman al problema catalán por primera vez (lleva varios años pudriéndose – al menos 11-) y que confiados en “la desinformación” de telediario y “tertulia a la medida” que favorecen descaradamente la posición del Gobierno de la Nación, no aciertan a entender la torpeza con la que se ha gestionado este tema por parte del Presidente de la nación, que en ningún momento ha tenido ni la capacidad ni la cintura suficiente para no llegar hasta aquí.

Me sorprende, también hay que decirlo, “las caretas” democráticas que en estos días se le ha caído a más de uno, que sorprendentemente se considera demócrata. He visto comentarios en las redes de todo tipo, desde pedir “más mano dura” en las intervenciones policiales, hasta pedir la intervención del ejército para arrasar Cataluña. Seguro que muchas de estar personas no aciertan a entender que en un estado de derecho no es el policía de turno -menos aún el ejército- el que imparte justicia a su libre albedrío, que es el estamento judicial el que debe procesar y condenar en su caso. Lamentablemente seguimos arrastrando la rémora del pasado franquista que no acabamos de digerir.

La intensa manipulación mediática que ejerce de altavoz de todo lo malo de parte y parte, no hace sino incrementar la tensión y alejar la solución del conflicto. La pregunta es: ¿A quién interesa seguir avivando la llama de este fuego? Muy probablemente si encontramos la respuesta a esta pregunta entenderemos realmente lo que está pasando y por qué no ha podido encontrarse una solución civilizada.

Las Fuerzas de Seguridad del Estado no necesitan ser vitoreadas ni alabadas, simplemente necesitan justa remuneración y condiciones de vida y laborales dignas. Deben además de ser utilizadas dentro de los límites estrictos de la ley, alejadas del interés partidista del gobierno de turno. Los vítores y loas que en los últimos días inundan las redes sociales sería bueno aprovecharlas para adecuar y mejorar sus condiciones laborales como trabajadores que son. Sorprende leer y ver a muchos ahora envolviéndose en la bandera y “gritando vivas” a la Guardia Civil y la Policía, que en el pasado reciente guardaron silencio o se mostraron timoratos cuando estos profesionales exigían justas remuneraciones y condiciones de trabajo. Las mismas Autoridades y políticos que ahora gritan loas y realizan visitas “de cortesía” a las policías, son los que luego votan “NO” a sus mejoras salariales y laborales. Estén atentos al diario de Sesiones. Fíjense en lo que votan, no en lo que gritan y se llevarán tremendas sorpresas.

Los que estos días se muestran violentos en las redes sociales “sobrados de testosterona y faltos de neuronas” piensen por un momento en que los catalanes son muchos y variados, que un grupo se muestre violento en un momento dado  (han sido muy escasos para la tremenda movilización humana), no representa a la totalidad de los catalanes, como tampoco la extralimitación de unos policías representa a todo un colectivo de profesionales policiales. Recurrir a los más bajos instintos para caldear este asunto como se hace desde instituciones, medios de comunicación y algunos perfiles de redes sociales, no parece ser una solución inteligente. Que generalizar siempre fue nefasto y erróneo. Y sobre todo conocer que los medios de comunicación no siempre se ajustan a la verdad (cada vez menos) -salvo honrosas excepciones-, que no se traguen todo lo que sale por la pantalla, radio o prensa. Importantísimo tener opinión propia y no “prestada”.

EL DIÁGOLO deberá ser a partir de ahora “la única vía de entendimiento”. Los militaristas y violentos deberán dejar paso a los pacifistas. Lo contrario puede significar enquistar una situación de incierto futuro y graves consecuencias.

Tengo la sensación de que Puigdemont no tiene frenos en su tren y ya no puede ni quiere parar, además de considerarse políticamente amortizado, a no ser que alguien con la inteligencia y el arrojo suficiente, desde el Gobierno de la nación, ofrezca la posibilidad de un referéndum pactado, que a estas alturas considero es la única salida viable.

Si queda algo de cordura en este Gobierno debería mostrarse ahora… Estamos a tiempo. De lo contrario podemos enfrentarnos a un conflicto que inciertas consecuencias.

Publicado en Articulos de Opinión
Domingo, 08 Octubre 2017 21:53

Historias de la Luz y sus Festejos

Dicen que el hermoso rostro que por mano y obra del genial Luján Pérez nos muestra Nª Sª de la Luz es trasunto del que luciera en vida doña Josefa Gómez de Silva, esposa del capitán don José Jacinto de Arboníes y Muñíz.

Éste había ocupado el puesto de mayordomo de la Imagen casi dos décadas, cargo que ocupaba por ser su padre, don Miguel de Arboníes y Arostegui (Capitán de Infantería y Regidor perpetuo de Gran Canaria) el castellano del Castillo de La Luz, lo que evidencia aún más claramente la relación entre castillo, ermita y devoción.

Todo en La Luz es simbología, paradigma del Luján de principios del XIX.

Como afirma Graciela Santana..."la media luna de la corredentora......que se apoya sobre el universo creado......la túnica de color rosáceo apagado y el manto azul, el carácter concepcionista.... no sólo María mira candorosamente al Niño, produciéndose esa comunicación divina entre ellos, sino que lo alza casi sobre sus hombros, en un gesto de enseñarlo al mundo. Es bonito, es delicado y no muy visto este detalle de María de coger el piececito..."

Encargada a fines del XVIII, se culminó y entregó en 1802, mostrando significativas semejanzas con otra Imagen del mismo año: Nuestra Señora de las Mercedes, de Santa María de Guía; aunque con variantes en escorzo y posición que mejoran notablemente en La Luz.

Según Santiago Tejera, la Virgen de La Luz tiene partes inacabadas, lo que atribuye a que Luján prefería dejar algo a medio acabar antes de incurrir en algún defecto por ello. José Paz Vélez la ha restaurado en dos ocasiones.

Es la primera advocación del Puerto -esa ciudad dentro de la ciudad que generó la construcción del mismo en las últimas décadas del XIX-; y todo lo que la rodea: su ubicación, el Castillo, La Naval,... le confieren unos altísimos valiosos etnográficos, tradicionales, históricos y artísticos, que vienen a unirse a los evidentes valores devocionales y religiosos.

En razón a todo ello y mucho más; en septiembre de 1981, la comisión de fiestas de La Naval solicitó la concesión del título de Alcaldesa Mayor Perpetua de Las Palmas de Gran Canaria para La Luz. A fines de aquel mismo mes, la Comisión Municipal Permanente del ayuntamiento capitalino trató entre otros, dicho tema; pero argumentando el que la concesión pudiese ocasionar "agravios comparativos" con las patronas de otros barrios, el acuerdo final de la misma fue consultar al Obispado. Tal, como se vería años más tarde -y como ha ocurrido muchas veces con La Luz- la política se mezclaba con extrañas ignorancias sobre la historia de la isla y hasta con celos extraños, que hicieron inviable la decisión municipal.

Exactamente tres años más tarde, con una nueva corporación al frente de la municipalidad de Las Palmas de Gran Canaria, sería el mismo alcalde, don Juan Rodríguez Doreste, quien, en pleno celebrado el 28 de septiembre de 1984 daba cuenta asimismo de la solicitudes recibidas desde distintas instituciones de la Isleta para retomar la decisión de la concesión, teniéndose en cuenta "la antigüedad y la popularidad de su culto". Y así, tres años más tarde, por unanimidad se declaró a Nª Sª de La Luz Alcaldesa Mayor de la Ciudad y a sus fiestas como celebración de la ciudad.

Unos días más tarde, el Obispado manifestó su contrariedad a la declaración y nombramiento en términos que no dejaban lugar a dudas: "el acuerdo ha sido soberanamente tomado por el pleno municipal, pero no es fruto de ninguna petición proveniente ni de los sacerdotes ni de comunidades cristianas de La Isleta, ni de ninguno de los organismos eclesiales diocesanos...puede entenderse como una manifestación del deseo de reconocer la conexión que la imagen de la Virgen de la Luz tiene con la historia completa de la ciudad de Las Palmas....aunque, la pastoral actual pretende dar a la Virgen un culto de imitación más que un culto de rendimiento de honores. La normal aceptación de la presente distinción puede establecer un mal precedente y contradice la línea pastoral que pretende seguir actualmente la Iglesia". Queden estas palabras como expresión clara de las contradicciones, enfrentamientos y envidias que en la última centuria se han movido alrededor de La Luz y sus festejos.

Festejos que se iniciaron en el entorno de la primitiva ermita a los pocos años de iniciarse en ella, en un inicio a Nª Sª de Guía, luego a la del Rosario, para terminar con Nuestra Señora de la Luz, atraídos es lógico, por la importancia que, a raíz de la Batalla de Lepanto, tuvo la decisión del Papa Pío V expresada con nítida claridad: "Eríjanse templos, cántense misas, celébrense fiestas en hazimiento de gracias al Rosario Santísimo de María por la Victoria Naval, que ello es celebrar a María con toda su edificación" Que ello tuviese lugar un 7 de octubre de 1571 y que otro 7 de octubre de 1595; la escuadra mandada por el corsario inglés Sir Francis Drake cogiese el portante empujado por los grancanarios de entonces, instauró definitivamente la festividad en tan señalada fecha, y ligada en estos primeros momentos a la Virgen del Rosario y a la celebración de "La Naval", o el "Sábado Naval" como también se la conocía, de la batalla ya fuese contra moros, ingleses u holandeses. La victoria contra el holandés Van Der Doez en julio de 1599 remató el tema, dejándolo fijado en el ideario simbólico de los grancanarios,
Los domínicos, por lógicas razones de su relación con la advocación celebrada estuvieron muchos años festejándola tanto en se convento de las lindes de Vegueta como en la ermita isletera, aunque desde el Cabildo Catedralicio se hacían permanentes llamadas al control por parte el obispado en esta relevante celebración. Así, el 7 de septiembre de 1637, previendo lo que pudiera ocurrir al mes siguiente, aparece en las actas capitulares el siguiente apunte recordatorio: "El cura semanero desta cathedral baia a azer su oficio a la hermita de la luz... y no permita fraile alguno haga allí fiesta ni prosesion ni diga misa cantada..."
Por ello, existen referencias a esta llamada "Fiesta de Naval" en los libros de cuentas de la cofradía de Nuestra Señora del Rosario de 1802 a 1829, donde consta hasta el pago de gastos en pólvora. Aún después que el proceso desamortizador comenzara a acabar con la presencia dominica, en 1836 seguía existiendo una Cofradía de "Nuestra Señora de la Victoria", que la conmemoraban el primer domingo de octubre; y esta cofradía y los soldados pagaban los gastos de los festejos, teniendo lugar al día siguiente una "Misa cantada de Réquiem, por los soldados difuntos".

Serían ellos quiénes, unos años más tarde, completaran la celebración con la "representación de La Naval" a través de una figurada batalla de fuegos artificiales, que completaba festivamente la conmemoración y la romería a la ermita de La Luz.

Ayudó la llegada a Teror, mediando el XIX, de la familia de fueguistas de los Dávila, cuyo patriarca, el aldeano Gabriel Dávila Trujillo y sus descendientes, estuvieron hasta los años 30 del siglo XX, con la rústica representación del barco y el castillo de cartón-piedra y las andanadas de voladores de uno al otro animaron la noche de La Naval con este espectáculo, que tuvo -y tiene- otros de igual procedencia y muy variados recorridos (desde monólogos a aditamentos teatrales) en Barlovento, La Palma, y otros muchos lugares de la geografía isleña e hispánica, en general.

Y entonces comenzó todo a decaer. La voluntad política y religiosa fue hacia otros lugares y la desidia-sin llegar al completo abandono- se hizo presente en La Naval; una festividad por otra parte, que debía haber sido respetada y cuidada como una de las manifestaciones más peculiares y singulares del calendario festivo de la capital y, en suma, de la isla entera. Los Dávila, sabedores de la importancia de lo que hacían, cuando dejaron de encargársela, se la llevaron para Teror y allí sigue celebrándose en la actualidad en el marco de la festividad de San José y la Santa Cruz, de la que son patronos en la actualidad -con todos los derechos y prebendas- los descendientes de Gabriel Dávila.

Y el recorrido de la recuperación en estos últimos setenta años, está escrito con nombres propios que han puesto fe y esfuerzo en mantener y en recuperar esta secular celebración festiva de la isla, que se ha visto acrecentada con actos como la concesión del título de Alcaldesa a la Virgen de La Luz, al que me refería antes y la pareja elevación del rango de las mismas a fiestas de la ciudad. Sin poner en ello otro interés que el de destacar a tantos y tantos (que de seguro se me quedarían en el tintero del olvido), baste nombrar la meritoria, incansable e ilusionada labor de Alberto Trujillo, Jimmy Martín, el párroco Simón Pérez, Paco Peña y nuevas incorporaciones cada año, como las de Eliezer Mateos o Yeray Jesús Castellano, para saber que las fiestas de La Naval ya tienen el futuro que nunca debieron perder. Únase a ellos la colaboración de la Concejalía de Distrito, el propio Ayuntamiento y el Ejército y ya tenemos todos los ingredientes para que actos como el Chapuzón, la Romería, Encuentros Folclóricos, Elección de Romera Mayor o la Procesión de la Octava, los Carteles anunciadores (como el extraordinario que para este año ha realizado el artista güimarero Javier Eloy Campos) configuren definitivamente la perpetuación de la fiesta de La Naval, celebración que, por honra y decoro de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, nunca debieron decaer.

La Luz y sus festejos son un referente patrimonial e histórico de Gran Canaria y la capital tiene el honor y el deber de mantenerlos y acrecentarlos.

No soy objetivo, soy subjetivo, por ello ruego benignidad en el juicio que hagan de este escrito, que solo pretende ayudar.

No creo que tenga la solución, porque no la conozco. Quisiera que ayudase a buscar lo que debemos hacer por el bien de todos.

No quisiera compartir un país, una nación, con quien no quiere a ese país, a esa nación.

No querer a su nación lo entiendo y acepto cuando así opinan dos tercios de esa población. Y si han sido y siguen siendo maltratados, vejados, ofendidos, avasallados y en especial esclavizados. De ahí para abajo, con menos de los dos tercios, entiendo que quieren seguir siendo ciudadanos de esa nación porque no han sido esclavizados sino queridos como ciudadanos de ese país.

Ser separatista es una idea que se arrastra desde generaciones. Sean catalanes o de cualquier otra comunidad o nación. No surgen por generación espontánea.

Quien ha abusado y abusa de su autoridad para defender lo que cree, si sólo lo apoya una minoría, y no los dos tercios, creo que es merecedor de un grave castigo. Por daño causado.

Nadie tiene el menor derecho a molestar y maltratar a una mayoría al abusar de su autoridad.

Condeno taxativamente a quien abusa de su autoridad en favor de su particular voluntad o de la minoría descalificada por el porcentaje.

Condeno el daño que se haya causado sin necesidad, que considero ha sido abuso de la autoridad. Venga de donde venga.

Les pediría que se marchasen de esa patria para que sean y vivan lo que son: secesionistas, independentistas y no continúen en la patria en la que no quieren vivir.

La mayoría es significativa. Dos tercios son definitivos.

Así lo creo, y así lo digo. Sabiendo que soy subjetivo, por ello ruego, insistentemente, me aclaren y corrija todo lo que crean que sirva para conseguir el bien que todos necesitamos y queremos.

El bien que todos, separatistas o no, queremos alcanzar para vivir lo que es nuestra felicidad y libertad.

 

 Y aquí está noche, el alisio retorna en rumor y brisas,
Para anunciar hermosuras de La Luz y de la isla,
Y cumpliendo el pundonor de la mujer grancanaria
Los alisios nos convocan, desde La Isleta a la cumbre,
Con suave voz de mujer, que es dulzura y reciedumbre,
A que hagamos fiesta y son en honor a este lugar
Y poder así escuchar, con atención y cuidado,
Al alisio y la mujer, que anuncian con gran esmero,
La nobleza que venero en La Luz y La Naval.
--o--
I
En La Isleta suena el bucio clareando la alborada;
Andando por los veriles sobre las olas que braman
Han cogido los cardones con que adormecen las aguas
Para llenar los serones de guelde, morena y lapas…
¡Es hermoso paraíso sobre arenas de la playa
Que soñaron, años antes, Gumidafe y Andamana!
II
Los soñados paraísos que en arenas mal se afianzan
Vuelan, como alcaravanes, huyendo de las desgracias…
Adormilados, observan, crecer en la lontananza
La imagen de crueles barcos con sus crueles velas blancas
Que vienen para quedarse con las tierras ultrajadas
Que ayer fueron las quimeras de la Tamarán soñada…
III
Y los andenes y cuevas que antaño fueron morada
Quedan en terco silencio junto a Montaña Quemada
Que era un azul de promesas y ahora es gris de abandonada…
¡Ya partieron las pardelas! ¡Se secaron las aulagas!
¡Y en la suave y blanda tierra que fue nido de la hubara
El pendón de la Castilla bautiza la Gran Canaria!
IV
Castilla nos trae las cepas de Carvajales, Quintanas,…
Y otros muchos que cimientan las familias de Canarias…
Con San Juan vienen tres Juanes que ofrecen misa cristiana
en suelo que traería santa ermita consagrada
A la Virgen de La Luz con pura fe iluminada
Sembrando huella y estela que a nosotros llega intacta.
V
Defendiendo ya esta tierra, con cal y piedra labrada
Nacen torreón, castillo, con muros y barbacanas
Y junto a la mar radiante donde soñara Andamana,
Surge una gran fortaleza que de la mar se impregnaba…
Viendo que piedra y azul relumbra en luz engarzada
En Castillo de La Luz la espuma lo bautizaba…
VI
Y este Castillo de Luz en sueño de arena afianza
La defensa de estas tierras de gentes de tierra extraña,
Gentes de mala intención desde Bretaña y Holanda
Quieren usurpar riquezas que tanto hacer nos costaran
Pero milicianos bravos, hombres con sanas entrañas,
Con su coraje sentaron de nuestro orgullo la fama.
VII
Y hoy aquí lo celebramos; nuestra altivez y arrogancia
Que es castillo, arena, ermita, es cañón y espuma blanca,
Y es la base y la columna que mantienen la esperanza
De sabernos los custodios de fe y creencia compacta
Que la Virgen que nos une, con limpia creencia sana,
Es Luz que alumbra el sendero que camina Gran Canaria.

 

 

 

 

"Desde Santa María de Guía, en Gran Canaria, intentamos cada día saludar y abrazar a través de este medio a los habitantes de todas nuestras queridas islas (Ocho Perlas Preciosas rodeadas de mar), incluida La Graciosa, cada día mas habitada y mucho más conocida dentro y fuera de Canarias"

        

Goto Top

Calendario

« Octubre 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31