Presentación de "Quimeras de Sal" de la galdense Inma Flores

El pasado miércoles día 8 de febrero se presentó en el museo Poeta Domingo Rivero el poemario «Quimeras de sal», de Inma Flores, con la afluencia de número público. Inma estuvo acompañada de los escritores Isa Guerra y Anselmo Martín, además de Bruno Rodríguez, y Blanca Brescia dando vida hermoso piano de cola que posee el museo y Luís Fajardo  que puso música y voz a uno de los versos de este libro.

La portada del libro tiene una imagen de la pintora y escritora tinerfeña Graciliana Montelongo Amador. En la contraportada se sembró un soneto escrito por el poeta zamorano Felipe Fuentes García con motivo de la publicación de este poemario. El diseño de la portada está realizado por  C.Beatriz Rosales Rodríguez.

Inma Flores nació en Barrial de Gáldar. Fue a la edad de 11 años cuando comenzó a jugar con los versos, estando en Valladolid,  en un poema dedicado a Gran Canaria. Tras tres años en tierras castellanas regresó a esta isla y residió en Maspalomas y Las Palmas de Gran Canaria, hasta que  volvió al  municipio que la vio nacer.

Desde siempre le gustó la literatura, en especial Gustavo Adolfo Bécquer, Pablo Neruda, Tomás Morales, Antonio Machado, etc. y en los últimos años ha tenido como referentes a escritores y poetas canarios como Santiago Gil, María Jesús Alvarado, José M. Junco, J.M. Balbuena, etc. resaltando en especial los del noroeste grancanario,  como Adolfo García, Isabel Guerra, Anselmo Martín, Pedro Callicó,  Antonio Bolaños, Leonilo Molina, María Celestina Molina, entre otros, además de los componentes de la asociación de escritures Palabra y Verso(*), a la que pertenece. Es en el último lustro cuando se ha decidido a escribir y publicar sus relatos y versos en blogs, prensa, publicaciones colectivas, etc. Éste es su primera publicación individual. Participa en varios grupos literarios, entre ellos en Palabra y Verso, que tuvo su origen en el municipio galdense. También participa con asiduidad en programas de radio, recitales, etc.

«Quieras de sal» se puede encontrar en la librería Drago de Gáldar y en Ler de Santa María de Guía.

Les dejamos con algunos de sus versos:

 

Cuando se anida en un corazón se pertenece a él para siempre

Seguirás siendo mío, eternamente,

mientras el sol alumbre las mañanas

soñarás mis caricias cotidianas

en tu torso, en tu cuello y en tu frente.

Seguirás siendo mío, eternamente,

días tras día, y noche frente a noche

me pedirás que te ame con derroche

apasionado, y así, seguramente,

en calma soñarás mis dulces besos,

anhelarás caricias oxidadas

bajo el frío dolor de la derrota,

porque nunca hallarás mis embelesos

en roces de otras pieles excitadas

junto a un rumor de luna que alborota.

 
 

La belleza del almendro en flor

Desde lo más alto del barranco

te muestras, curioso, ante los transeúntes.

Quieres divisarlo todo:

las lágrimas que por las laderas se vierten

en los días de nubes y aguacero,

los mantos de colores que despliega

la dulce primavera ante tus ojos

tras recoger los ocres otoñales

en un cambio por los pastos de esmeralda

alguna vez tintados por la escarcha isleña

que, fortuita, duda si aparecer,

jugando a ser nevisca.

No solo eres coqueto, también discreto;

te desvistes con timidez de tus hojas

para cubrirte de pureza y alegría,

queriendo ser el primero en florecer

antes de finalizar el triste invierno.

Deleitas con tu luz y con tu aroma

a cuantos, admirados, te observan

divisando desde tu atalaya,

a quienes pasan a tu lado

buscando del domingo su disfrute.

Bello almendro que anuncias primavera

a todo viandante que te mira

mientras riegas su vista con tus pétalos

para, próximo el verano,

obsequiar los frutos de tu entraña.

Así, año tras año, te regalas

endulzando los labios y el paisaje

con besos de oro viejo tu cercado,

hasta que llegue el susurro de un último latido

donde te desharás en leña para seguir

amamantando de calor los corazones.

 
 
Felipe Funtes García le dedicó y enmarco uno de sus obras

Soplo de un himno en duelo, evocadora
de amor en la palabra renacida,
entre estrofa y estrofa de la vida
clama tu pluma donde el sueño mora.

Tu verbo sangra, y en su sangre dora
el sentimiento con la voz herida.
Es el frío amanecer de la partida
que en un orto de amores enamora.

Lúcida sed, el corazón inmerso
en sal que luego vibra y se agiganta,
tu quimera construye un universo.

Porque ungiste una fuente en tu garganta,
hoy, conmovida, el alma con tu verso
canta el ayer y por sus venas canta.

.
Felipe Fuentes García
30 de octubre de 2016

 

 Autor del siguiente tema musical Luís Fajardo al poema » ¿Dónde muere el amor?».

(*) Palabra y Verso: https://palabrayverso.com/

[iframe width=»560″ height=»315″ src=»https://www.youtube.com/embed/7SZV_hBPbFM?rel=0″ frameborder=»0″ allowfullscreen ]

Dejar respuesta

Entre su comentario
Entre su nombre

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.