Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/5

¿Qué hacer? Pensar antes de decidir.

“¡El pensamiento es la facultad de decidir con raciocinio!”

“¡Decidir con raciocinio es la virtud que genera la conciencia formada!”

“¡El raciocinio nos acerca a la verdad si hay honestidad!”

“¡¡¡La verdad es la realidad incuestionable!!!”

La conciencia formada apoya, decide y ejecuta todo aquello que tenga como fundamento los valores que la rigen y la dirigen.

Para que la conciencia sepa dirimir y ordenar, tiene que estar formada en valores éticos, morales o religiosos, en los que prime la honestidad, la humildad y el amor sincero y verdadero.

“¡Para decidir, con criterio y con honestidad, lo que demanda cada momento hay que tener una conciencia bien formada, una gran responsabilidad y amar a quien lo requiere!”

“¡El cimiento de la conciencia es la honesta participación que la orienta hacia el bien, eliminando el mal!”

¿Qué hacer? Rezar o hacer pequeños sacrificios. Creyentes o no.

Decir por contestar, sin haber meditado y valorado lo que tiene de malo o bueno, es arriesgarse a no solo equivocarse, sino a dañar y perjudicar al requirente.

“¡La precipitación es mala consejera!”

La precipitación en el qué hacer y decir puede conducir a confundirse y a equivocarse, y si no se rectifica a tiempo, puede hacer un mal sin necesidad.

“¡¡¡La serenidad y el pensamiento honesto y sincero ayudan poderosamente!!!”

¿Qué hacer? Esperar. Jamás la precipitación, y menos en algo trascendental e importante, conducen a la contestación correcta.

“¡¡¡La sabiduría es saber, en todo momento, qué decir y qué hacer!!!”

“¡¡¡El saber qué hacer o decir es una responsabilidad que hay que meditar para saber decir o hacer!!!”

“¡¡¡El gran colaborador del saber qué decir o hacer es la verdad!!!”

¿Qué hacer? Oír a la conciencia formada en valores como la honestidad y el amor a los demás.

“¡¡¡El amor es el gran catalizador de lo que vamos a decir o hacer!!!”

¿Qué hacer? Mirar a los ojos de quien pregunta y contestar con la mayor responsabilidad basada en la honestidad.

Cuando se mira a los ojos con AMOR Y AMISTAD, con honestidad, se profundiza en el alma de quien pregunta para saber lo que realmente necesita y podamos ayudarle.

¿Qué hacer? Tratar de encontrar la verdad para ayudar.

¿Qué hacer? Repartir bondad con santidad.

¿Qué hacer? NUNCA DAÑAR.

¿Qué hacer? AMAR.

“¡¡¡Con el verdadero, honesto y sincero amor nunca hay equivocación!!!”

¿Qué hacer? Buscar el amor con la libertad para encontrar la verdad.

La verdad nos hace libres y capaces de amar y decir y hacer lo correcto en todo momento.

¿Qué hacer? Amar con honestidad y en libertad, para encontrar la verdad.




Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.