*Satisfacción de Roque Aldeano por el desbloqueo y el compromiso de Obras Públicas recuperar el tiempo perdido

123 Visitas

Tras la autorización favorable  por parte de la consejería de Transición  Ecológica y Planificación  Territorial, ayer lunes  se han reanudado  las obras para la construcción de los polvorines en el barranquillo del  Moro, a la salida de Agaete, que abastecerán  los explosivos a utilizar en  la segunda fase de la carretera Agaete-La Aldea. De igual forma, Roque Aldeano ha observado igualmente que  se ha vuelto a trabajar en el  acceso a la boca norte del túnel de Guguillo, en el barrio de El Risco,  vía secundaria que igualmente había sido paralizada desde el pasado mes de abril por carecer del correspondiente informe de impacto medioambiental.

Este desbloqueo permitirá que en un plazo de dos meses se puedan llevar a cabo voladuras en los túneles de Faneque de 2.100 metros, donde hasta el momento se ha venido utilizado medios mecánicos con la  consiguiente ralentización de las excavaciones.  Una situación que junto al anuncio del consejero de Obras Públicas, Sebastián Franquis,  referente a que  la UTE concesionaria

Acceso a la boca norte túnel de Guguillo en El Risco

trabajará las 24 horas de los siete días de la semana, Roque Aldeano valora positivamente al entender   que se  recuperará  el tiempo  perdido para que  los túneles de Faneque puedan estar operativos en los primeros meses de 2022, tal como estaba previsto inicialmente.

Este colectivo ciudadano había venido manifestando públicamente la inquietud  de los usuarios de la actual vía por unas incidencias que podían retrasar la puesta en servicio del tramo de unos 3.3 kilómetros, entre la primera fase y el barranquillo de Segura, en las cercanías del barranco de La Palma.  A nadie se le esconde el deseo de los aldeanos de no tener que transitar a cielo abierto por el peligroso macizo de Faneque, exponiéndose a los desprendimientos que con frecuencia se producen en la zona. 

La naturaleza volcánica que ocupará el nuevo trazado, con tramos de basalto muy duro,  dificultan la utilización de  maquinaria. Al coincidir las obras con el tránsito de vehículos obligan a la utilización de explosivos de emulsión que reduce notablemente el efecto de la expansión, máxime cuando se trata de un  relieve muy fraccionado por fenómenos meteorológicos y su cercanía al mar. 

Toda la obra de la segunda fase de la carretera de La Aldea tiene un plazo de ejecución de 65 meses y cuenta con un presupuesto de unos 153 millones de euros. Se actuará en un recorrido de 8,5 kilómetros de longitud, mediante  una sucesión de 8 túneles y dos viaductos, uno en el barranco de La Palma y otro que atravesará el barranco de El Risco,  que  podrá transitarse en 6 ó 7 minutos. Si bien en el futuro en ir de Agaete a La Aldea se tardará un poco más de un cuarto de hora, la principal  importancia del nuevo trazado reside en  que se hará  a través de  una vía segura que a su vez  permitirá acabar con el aislamiento del municipio aldeano para que definitivamente  deje de ser “una isla dentro de otra isla”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Somos un magazín ubicado en el noroeste de Gran Canaria, informamos de las noticias del Norte y también de las noticias más relevantes de la Peninsula y fuera.

© 2008 Reservado Todos Los Derechos.