Apaga el gran estruendo,

el ruido que hoy azota mis oídos,

ese ir y venir de palabras descompuestas;

las mentiras a modo de cizalla

rompiendo, triturando los quereres.

 

Abraza con tu cuerpo

la desnudez de mi alma.

 

Me mostraré ante ti sencilla

como el agua que mana en la montaña

y presta va a su río,

regalando la vida tras su paso.

 

Como lágrimas tristes,

lamiendo las heridas putrefactas,

limpiando todo hedor innecesario,

sanando con su sal.

 

Beberé de tus labios la certeza

de que el aquí y el ahora son presentes.

 

Besaré tu cuello, a modo de esperanza,

y tú me abrazarás tan fuerte

que se romperán todos los miedos.

 

Viviré de nuevo, cada día, a cada instante.

Quedarán atrás viejas sombras

y heridas olvidadas.

 

Alzaré nuevamente  la certeza

de que la vida sí tiene sentido

y me asiré de ti, de tu cintura;

será tu cuerpo quien me encienda

y tu voz, tu mirar, la fuerza del deseo,

que alimentará de nuevo la quimera.

 

Mi cuerpo se alzará, ilusionado,

temblando al son tu voz será

música que despierte mis sentidos.

 

Y te miro, penetras en mi

por la pupila.  Rígido quedó el recuerdo.

 

Los ahora,  placeres encendidos,

el roce de tu pecho

sobre el abismo de mi espalda,

y las enredaderas de tus piernas

ciñendo  fuertemente mi cintura,

mientras siembras de  ardiente escarcha

cada poro…, los pliegues de mi piel

me devuelven la vida arrebatada.

 

Las ansias hoy quedaron encendidas

 por tu boca,  hambrienta de placer.

 

Ahora lo comprendo

la llama del deseo aún sigue viva

latiendo eternamente en el volcán,

urgida por tu voz, a la deriva.

 

Inma Flores ©

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10




Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *