Intentaba escribir algo sin saber qué pero mi mente divagaba con lo absurdo de este mundo donde la gente se mata. Despellejan al pobre que se queja y al rico que presume, al perro que ladra y al gato que huye. Me sentía desbordado por tanta información externa. Apagué la luz de las bombillas y encendí una vela. Me hizo ilusión parecerme a Cervantes escribiendo «El Quijote» aunque llegó a mi mente  Mingote para dibujar una caricatura.  Y ahí estaba yo con una vela en la mesa, un papel en blanco y seca la pluma.

Decidí dejar esa empresa, abandonar la mesa y dirigirme con un libro de poemas a la habitación para meterme en la cama y alimentar la mente con versos de Lorca, pero ni eso. En el preámbulo quedé tieso con los ojos cerrados, los pies helados y el poemario por los suelos. Estaba claro que no era mi día, ni mi noche tampoco. Tenía algo de fiebre, jaqueca encubierta y los perros sin comer ladrando en la azotea; sin embargo, la noche estaba iluminada por la luna llena y hasta un gallo cantaba como si ya amaneciera.

Me levanté y eché a andar descalzo por el pasillo. Al tacto de la madera sentía mis pasos como ausentes, las paredes  frías  y mis manos calientes (cosa nada usual) pero aquella noche todo estaba del revés, todo era diferente.

Volví al lugar de partida y corrí la incómoda silla del salón frente a una mesa gris rectangular sobre la que me esperaba provocador el teclado  del ordenador que tanto me hacía suspirar. Allí se congregaron los cuatros perros hambrientos y a través del ventanal  la «iluminada enamorada» que tantas horas de sueño me debía…Tenía tal confusión que opté por aclarar mis ideas con » Las Cuatro Estaciones de Vivaldi». Somnoliento cabalgué por todas ellas  pero les aseguro que el invierno frío en mí no hizo mella, el caliente verano estuvo de paso, sin embargo fue largo el otoño… hubo ahí una buena siembra, no sólo hojas caídas y jornadas tristes… surgieron nuevas ideas y con los vientos alisios más intensos, limpieza de caminos viejos, pero la sintonía que más se esperaba eran los armónicos sonidos de violines de la primavera. Con ellos pude dormir, soñar y sentir como si en aquella noche transcurriera la vida entera. Erg

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se Eliminará del sitio antes de ser publicado.
  • Todo aquel que reitere en seguir intentando comentar ofensivamente será BLOQUEADO del servidor 

Rogamos sean coherentes y educados en sus comentarios.

COMENTARIOS

  1. Que escrito tan ligero, dentro de la pesadez del sueño del escribiente . El tono ligero de un Vivaldi que ciento los fríos pies del que quiere soñar y no puede.
    Sin embargo, la primavera inunda su escrito. Los perros y ese gallo que canta a destiempo forma parte de esa primavera que anuncia a Vivaldi.
    Y los cálidos pies del actor.

    1. Muchas gracias por ese sentir interpretativo de una humildes letras que tratan de resarcirse de una noche de asueto.

  2. La soledad preserva en sus horizontes la tibieza de lo cercano. Esa pausa es en nuestro sentir, la melodía perfecta. Sil
    Quiero felicitar a este escritor polifacético que día a dia nos deslumbra con sus valiosas reflexiones. Sus pensamientos perfectamente plasmados escapan de un alma sensible y empática. Sus letras trazan un apasionado vinculo con la nitidez de su alma. Gracias Esteban!!!!

    1. Muchísimas gracias por esa sinfonía de palabras que vuelan armónicamente desde la otra orilla del océano que nos une.

  3. Eres un soñador despierto.
    Tienes una manera muy peculiar en describirlo todo.
    Bendecido martes. Erg

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Somos un magazín ubicado en el noroeste de Gran Canaria, informamos de las noticias del Norte y también de las noticias más relevantes de la Peninsula y fuera.

© 2008 Reservado Todos Los Derechos.