Son tus besos de sal en la mañana
la fuerza que ilumina mi semblante,
la luz que irradia nuestro abrazo
y ese faro en la noche más oscura.

Tus manos, mariposas de colores
inundando la estancia con su ser,
encrespando estos poros que se alzan
para clamar, hambrientos, unos labios
que pretenden libar del dulce fruto
ya maduro, se ofrece en el altar.

Y me abrazas el alma entre tu pecho
mientras calmas mis ansias de futuro.
Con sigilo te acercas a mi oído:
amor, mañana es siempre hoy.

Inma Flores ©

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10




Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *