Pastores, reyes y ángeles
te adoran de noche y día
Mi prenda, yo te adorara
con arrullos por mi vida.
Ni perlas, oro y ofrendas
alcanzan a un beso mío.
Con sólo ver tus ojitos
te llevas mi amor prendido.
De tus mejillas, hoyuelos;
de tu boca, una sonrisa;
de tu llorar, una lágrima;
de tu piel, una caricia.
Te quiero tanto, mi niño
que me hueles a limones…
Que no quiero que te vean,…
para mí son tus amores.
Guardar quisiera en un cofre
cada segundo que pase
acariciando tu pelo
tus ropitas y tus carnes.
Sé que algún día, mi niño,
te arrancarán de mi lado;
pero hasta entonces te quiero
en mi regazo guardado.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10




Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *