Te regalo una flor que dibujé en la arena. Va en ella escrita, muchos deseos implícitos. Bondad para darte a ti mismo, consideración para respetar a los demás, humildad para dominar a la soberbia, amor hacia tus seres queridos, amistad para entregar lo mejor de ti a tus amigos y podría decir más de la flor que dibujé, pero ella va para ti con todo mi cariño, con mis mejores deseos, de que  alivie tu alma herida y de que comprendas que no estás solo; yo estoy aquí para sostenerte, pues fui una náufraga en la tormenta de un tiempo pasado, pero sigo aquí pese a quien le pese, seguiré manteniéndome firme y flexible como junco. Sobre todo, haré de mi camino un campo fértil donde el sembrar mis semillas, se obtengan de ellas, frutos limpios e imperecederos.

Lou Arroyo@safe creative

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on digg
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Valora este artículo
5/10




Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de NorteGranCanaria.es. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

  • No se permitirán comentarios abusivos, obscenos, vulgares, difamatorios, xenófobos, amenazantes o de índole sexual
  • Todo comentario o sugerencia que vulnere las presentes normas se eliminará del sitio.

COMENTARIOS

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *