“Y ENTONCES, EL SUEÑO SE HIZO REALIDAD” por Jorge Luis Orihuela

Algunas veces encuentras en la vida 
una amistad especial: 
ese alguien que al entrar en tu vida 
la cambia por completo. 
Ese alguien que te hace reir sin cesar; 
ese alguien que te hace creer que en el mundo 
existen realmente cosas buenas. 
Ese alguien que te convence 
de que hay una puerta lista 
para que tú la abras. 
Esa es una amistad eterna… 

Cuando estás triste 
y el mundo parece oscuro y vacío, 
esa amistad eterna levanta tu ánimo 
y hace que ese mundo oscuro y vacío 
de repente parezca brillante y pleno. 
Tu amistad eterna te ayuda 
en los momentos difíciles, tristes, 
y de gran confusión. 
Si te alejas, 
tu amistad eterna te sigue. 
Si pierdes el camino, 
tu amistad eterna te guía y te alegra. 
Tu amistad eterna te lleva de la mano 
y te dice que todo va a salir bien. 

Si tú encuentras tal amistad 
te sientes feliz y lleno de gozo 
porque no tienes nada de qué preocuparte. 
Tienes una amistad para toda la vida, 
ya que una amistad eterna no tiene fin.

Autor desconocido 

 

La vida transcurre por etapas, las cuales van sucediéndose una tras otra casi sin darnos cuenta. Para los que decidimos y pudimos estudiar, estudiar y estudiar…, se van sumando cursos y cursos hasta que llega el día de la culminación de un esfuerzo en plena juventud; ese momento que no olvidaremos aunque pase el tiempo, quizás porque estuvimos esperándolo muchísimo. Alcanzar el título universitario que añorábamos y que ahora han decidido llamarle Grado.

Te llegó tu momento, Diandra, lo has conseguido, aunque sabes que sólo es un escalón más en tu andadura profesional pues como Historiadora no dejarás de actualizarte en esta disciplina tan amplia, diversa y llena de incógnitas y contradicciones.

Has logrado tu Grado en Historia por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, en una promoción que en el 2014 optó por esta hermosa carrera de Humanidades, quizás sin estar convencidos del todo de la responsabilidad que contraían. Con este triunfo también son felices tus padres y aquellos que te quieren y admiran dentro y fuera de esta isla, que aunque no fue la que te vio nacer ya la sientes como propia.

Una linda coincidencia del destino quiso que se igualara la fecha de tu graduación, 20 de julio, a similar acontecimiento vivido por tu madre hace 30 años; ella escogió la Logopedia pero ha estudiado junto contigo muchos pasajes de la historia que hasta tu padre se sabe de memoria, porque son tus seguidores más fieles. Siempre se aprende algo nuevo o se aclaran temas que creíamos antaño que eran diferentes, sobre todo aquello que abordaba a bucaneros y piratas, que trataste en tu trabajo final.

Este homenaje y felicitaciones que te dedicamos también son para ellos; extensivos a Jafar, tu fiel compañero, así como a los familiares, colegas y amigos que te han acompañado en estos duros pero emocionantes últimos cuatro años de tu vida, cargados de Historia de ayer y de siempre.

Te hemos visto crecer y madurar, nos has compartido otras aficiones que igualmente haces bien: el amor por la música y la pintura.

Eres emprendedora y no te detendrás en tu camino porque ya tienes a la vista tu siguiente objetivo ya que una historiadora no para de formarse.

Nunca, pero nunca, dejes de soñar, porque los sueños se cumplen siempre que quieras y éste de ahora, se ha hecho realidad.

 

Galería Fotográfica del propio AUTOR

Dejar respuesta

Entre su comentario
Entre su nombre

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.